Actualidad

El «detective del ajedrez» que investiga las trampas con juguetes sexuales

581 views
El «detective del ajedrez» que investiga las trampas con juguetes sexuales

En los últimos años, Regan, profesor de informática en la Universidad de Buffalo, se ha convertido en el experto independiente del mundo del ajedrez sobre las trampas.

Redacción | TIME

Una mañana de octubre en Buffalo, Nueva York, el profesor Kenneth Regan se sentó frente al ordenador de su casa, encendió el Zoom y, tras unas alegres palabras, acusó a un gran maestro de ajedrez europeo de hacer trampas.

Un importante sitio web de ajedrez había pedido a Regan que investigara una serie de partidas que parecían sospechosas, y para él, las pruebas eran claras. «O estabas haciendo trampas», le dijo Regan al jugador, «o se trata de una excepción importante y sin precedentes a un veredicto de mi modelo».

Los modales solemnes de Regan y su aspecto no amenazante -como Wallace Shawn con las cejas revueltas y el gusto por las camisas estampadas- delataban su mensaje: la carrera de este tipo podría estar acabada. «Tengo que poner esto en su tejado», dijo Regan. «Dime la verdad de lo que pasó». El jugador negó haber hecho trampas, pero Regan dijo que igualmente transmitiría sus conclusiones al sitio web. A continuación, firmó: «¡Adiós!».

En los últimos años, Regan, profesor de informática en la Universidad de Buffalo, se ha convertido en el experto independiente del mundo del ajedrez sobre las trampas. La Federación Internacional de Ajedrez, conocida como FIDE, le paga para que supervise los torneos, y realiza consultas informales para sitios web como Chess.com. Desde 2020, ha utilizado su propio software de detección de trampas para analizar más de un millón de partidas.

A medida que los ordenadores han superado a los jugadores humanos, los tramposos del ajedrez han recurrido cada vez más a los motores para obtener una ventaja, tanto en línea como en el juego presencial. (Regan calcula que el índice de casos de trampas «sustanciales» ha aumentado aproximadamente un tercio en los últimos años). Se ha sorprendido a jugadores consultando teléfonos móviles en los baños, escondiendo dispositivos en su ropa y recibiendo señales codificadas de sus colaboradores. En un caso, un co-conspirador se movía por la habitación, situándose detrás de diferentes sillas para representar casillas en el tablero de ajedrez.

LEA TAMBIÉN: Acusan a gran maestro de ajedrez de usar juguete sexual para hacer trampa

El caso que puede enmarcar una carrera

Después de pasar años al margen del mundo del ajedrez, este modesto profesor de 63 años se ha encontrado en su centro. El 5 de septiembre, el indiscutible campeón de ajedrez Magnus Carlsen publicó un críptico tuit en el que insinuaba que Hans Niemann, un joven estadounidense de 19 años en pleno ascenso, había hecho trampas durante una partida del torneo de San Luis, en la que Niemann había conseguido una sorprendente victoria sobre Carlsen. En respuesta, Niemann confesó haber hecho trampas en partidas online cuando tenía 12 y 16 años, pero dijo que no había hecho trampas desde entonces. Después de que los funcionarios del torneo de San Luis reforzaran la seguridad pero no encontraran nada sobre Niemann, los expertos de Internet especularon sobre posibles métodos de trampa, incluyendo zumbadores escondidos en lugares corporales de difícil acceso.

Regan no tardó en verse atrapado entre bandos enfrentados. Carlsen redobló sus acusaciones contra Niemann, y Chess.com publicó un informe el 4 de octubre en el que afirmaba que Niemann había hecho trampas en más de cien partidas online. El informe citaba a Regan como una autoridad independiente que apoyaba sus conclusiones en algunos casos. Dos semanas después, Niemann presentó una demanda por difamación contra Carlsen, Chess.com y otro jugador que le había criticado, solicitando 100 millones de dólares por daños y perjuicios, invocando también el análisis de Regan.

El programa de Regan detecta las trampas calculando las probabilidades de que un jugador de un determinado nivel de habilidad pueda realizar una serie de jugadas. Compara las jugadas del jugador con las recomendadas por varios motores informáticos y, mediante un modelo estadístico, arroja una «puntuación z» que representa el grado en que el jugador se ajusta a los motores. Si la puntuación z supera un determinado umbral, Regan marca la partida para que se investigue más a fondo.

Cuando los organizadores del torneo de San Luis pidieron a Regan que analizara el juego reciente de Niemann, comprobó que parecía normal. Sin duda, Niemann había jugado de forma más agresiva que los demás jugadores, pero -aunque Regan no lo exoneraba- descubrió que el rendimiento de Niemann estaba dentro de lo esperado para alguien de su categoría. Por lo tanto, Regan se sintió «consternado» cuando Carlsen fue a por Niemann sin pruebas estadísticas aparentes. «Fue decepcionante», dice.

Al mismo tiempo, Regan se sintió frustrado porque la demanda de Niemann había «sobredimensionado» las declaraciones de Regan para sugerir que estaba en desacuerdo con el informe de Chess.com, que él respaldaba en gran medida. Si la demanda llega a juicio, Regan podría ser llamado a declarar por cualquiera de las partes. «Tengo que ponerme al día», dice.

«Detective del ajedrez»

No se necesita una licencia para llamarse «detective de ajedrez», como se suele describir a Regan. Pero la credibilidad en el tablero ayuda. Creciendo en Paramus, Nueva Jersey, Regan empezó a jugar al ajedrez con su padre a los cinco años y le ganó a los seis meses. A los 13 años, se convirtió en la persona más joven en alcanzar el título de «maestro» desde Bobby Fischer. Tyler Cowen, economista y profesor de la Universidad George Mason que jugó al ajedrez con Regan cuando eran niños, describe el estilo de juego de Regan como «muy excéntrico», con aperturas extrañas y un final despiadado. El genio de Regan llevó a Cowen a dejar el ajedrez por completo, dice.

Regan también abandonó el camino de los grandes maestros y prefirió estudiar matemáticas. (Aun así, consiguió el título de «maestro internacional»). Acumuló títulos en Princeton, Oxford y Cornell, luego aceptó un trabajo como profesor en Buffalo y se dedicó a desentrañar abstrusas cuestiones teóricas, en particular el famoso problema conocido como «P vs. NP», que está tangencialmente relacionado con si es posible o no «resolver» el ajedrez.

Su atención cambió en 2006, cuando el campeón ruso Vladimir Kramnik visitó el baño en numerosas ocasiones durante una partida, lo que alimentó las sospechas de trampas, un escándalo conocido como «toiletgate». Regan, que es un cristiano devoto, ha dicho que se sintió «llamado» a opinar en Internet. Determinó que las jugadas de Kramnik, aunque similares a las de un motor de ajedrez, no eran lo suficientemente significativas desde el punto de vista estadístico como para justificar las acusaciones. Regan pronto comenzó a crear el software que se convertiría en su carta de presentación.

Cuando Regan debutó con su programa antitrampas en 2011, se enfrentó a un «escepticismo generalizado», dice; en ese momento, la FIDE «tendía a minimizar las trampas.» Pero con el auge del ajedrez online y la proliferación de motores, tomar medidas contra las trampas -al igual que las medidas antidopaje en otros deportes- se convirtió en una cuestión de supervivencia del juego.

Al principio, el software de Regan respaldó las acusaciones de trampas contra el gran maestro francés Sebastian Feller y el jugador búlgaro Borislav Ivanov (el cómplice de Feller confesó; Feller e Ivanov negaron haber hecho trampas). En 2013, descubrió que las partidas de un torneo en Rusia fueron parcialmente fabricadas para aumentar la puntuación de ciertos jugadores. Y en 2019, el gran maestro letón-checo Igors Rausis confesó haber hecho trampas una vez confrontado con los datos de Regan.

Ese mismo año, Regan compitió con Chess.com, Lichess y ChessBase para proporcionar servicios de detección de trampas en el tablero para la FIDE. Su metodología es ahora la única aprobada por la FIDE. El sistema de juego limpio de la federación «depende ahora en gran medida de la competencia de Ken», afirma la directora general de la FIDE, Dana Reizniece-Ozola.

Los críticos de Regan sostienen que su sistema tiene fallos. En un podcast, el gran maestro italo-estadounidense Fabiano Caruana dijo que se toma los cálculos de Regan con «un gran grano de sal», ya que conoce a un tramposo que se coló en la red de Regan. («Es justo lamentar que mi prueba no sea tan sensible», dice Regan). El gran maestro ruso Evgeny Gleizerov escribió que el uso de algoritmos para atrapar a los tramposos ofrece una «cortina de humo» que atrapa a los tramposos elementales, pero permite a los tramposos inteligentes esconderse más fácilmente. Por ejemplo, un jugador podría eludir la detección consultando al ordenador sólo ocasionalmente, o seleccionando jugadas que no son las mejores recomendaciones del motor, sino las cuartas o quintas mejores.

Regan reconoce que su sistema no es perfecto. Un jugador que hace trampas sólo una o dos veces por partida podría obtener una ventaja sin que se le disparen los cables. Asimismo, una sola partida no contiene suficientes datos para descubrir a un tramposo; Regan suele necesitar revisar al menos cuatro partidas para detectar un patrón. (No es raro que un jugador de alto nivel tenga una «partida perfecta», en la que todas las jugadas coinciden con las del ordenador). Regan dice que, por regla general, podría pillar a alguien que hace trampas tres veces por partida en el transcurso de nueve partidas. Sin embargo, dice, si hay algún patrón en las trampas, por muy ocasional que sea, lo descubrirá a la larga.

Regan siempre ha sido religioso -se describe como un «fideísta parcial»- y está obsesionado con las coincidencias. Adereza las conversaciones con asideros sobre ese profesor que está casado con esa persona cuyo colega fue una vez compañero de habitación de su esposa. Detectar las trampas en el ajedrez es esencialmente medir la probabilidad de que la jugada brillante de un jugador sea una coincidencia. Regan rechaza la idea de que las coincidencias sean una prueba de la existencia de Dios, pero dice que pueden ser oportunidades de «servicio».

Aunque la aplicación del sistema de detección de trampas de Regan no ha sido revisada académicamente, sus artículos sobre su metodología sí lo han sido. Richard L. Smith, profesor de estadística de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, dice que cree que el enfoque de Regan es «sólido».

«Siempre hay incertidumbres con un sistema de esta naturaleza», escribió en un correo electrónico. «Si se pone el listón demasiado alto, los verdaderos tramposos se saldrán con la suya, pero si se pone demasiado bajo, habrá demasiadas reclamaciones falsas». Ken es bastante conservador en este sentido».

Danny Rensch, director de ajedrez de Chess.com, elogió la «enorme contribución» de Regan a la detección de trampas, pero dice que el sistema de su propio sitio web es «de lejos el mejor del mundo». Mientras Regan trabaja solo, Chess.com cuenta con una plantilla de «juego limpio» de 20 empleados que analizan las partidas, dice Rensch. Y el modelado estadístico es sólo un arma del arsenal de la empresa; también tienen acceso a datos del juego, como el cambio de ventanas -señal de que un jugador podría estar consultando un motor- y el tiempo entre jugadas.

Los clientes de Regan suelen utilizar sus datos estadísticos junto con otras pruebas. Por ejemplo, si se descubre a un jugador alternando entre ventanas u ocultando un dispositivo, una puntuación z más baja puede ser suficiente para convencer a un funcionario del torneo de que ha hecho trampas. Sin esas pruebas concretas, la puntuación z tendría que ser más alta para sellar una condena. Hasta ahora, la FIDE nunca ha sancionado a un jugador por hacer trampas basándose únicamente en las estadísticas, según Reizniece-Ozola.

más de 30 horas a la semana

El trabajo de Regan en el ajedrez es tan absorbente -últimamente le dedica más de 30 horas a la semana- que es fácil olvidar que no es su trabajo a tiempo completo. También imparte tres cursos cada año y coescribe un popular blog sobre matemáticas e informática. Dedicó años de trabajo académico a resolver el problema de «P vs. NP», pero a principios de la década de 2000 no consiguió nada. «Pensé que tenía un camino interior», dice. «Resulta que no lo tenía».

En 2002, Regan empezó a tomar medicamentos para una afección esofágica, uno de cuyos efectos secundarios es la depresión. Durante tres años, su trabajo se resintió. «Era un poco como un zombi», dice. Incluso después de más de una década en la universidad, no había sido promovido más allá de profesor asociado. El trabajo de trampas en el ajedrez le ayudó a recuperarse. En lugar de «poner mi cerebro al máximo», dice, «me dio algo que hacer que era menos difícil que los problemas centrales de mi campo».

Ahora, el trabajo de Regan contra las trampas puede ser su legado. Gracias en parte a su análisis del ajedrez, este otoño se convirtió en profesor titular. Regan vuelve a menudo a la idea de fusionar lo técnico y lo humano. Intenta tener en cuenta el impacto social de su trabajo, dice: «Me impide ser un científico de corazón frío».

Su investigación también puede tener implicaciones más allá del ajedrez. Cowen dice que el trabajo de Regan ha sido «pionero» en la búsqueda de distinguir el comportamiento humano del de las máquinas, un problema esencial en el campo de la inteligencia artificial. A Regan le gustaría poder combinar su sistema con GPT-3, el modelo de lenguaje de la Inteligencia Artificial, para detectar si un texto está generado por un ordenador o no. «El tema de las trampas y la inteligencia artificial nos acompañará durante siglos», dice Cowen. «Ya es un pionero».

Aun así, Regan cree que nunca habrá una solución puramente técnica para las trampas en el ajedrez. La guerra entre los tramposos y los detectives es interminable. Cualquier arreglo a largo plazo, dice, tendrá que «involucrar el espíritu y la psique humana».

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de Ajedrez o similares.
Últimas Noticias: