Actualidad

El Pentágono cree que Al Qaeda podría regresar desde Afganistán

1 Vista
El Pentágono cree que Al Qaeda podría regresar desde Afganistán

“La naturaleza de Al Qaeda es que siempre intentarán encontrar un espacio para crecer y regenerarse», dijo el secretario de Defensa de EEUU.

Redacción | Primer Informe

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, dijo el jueves que el grupo extremista Al Qaeda, que utilizó Afganistán como base de operaciones para atacar a Estados Unidos hace 20 años, podría intentar regenerarse en ese país tras una retirada estadounidense que dejó a los talibanes en el poder.

Austin habló con un pequeño grupo de periodistas en la ciudad de Kuwait al final de una gira de cuatro días por los estados del Golfo Pérsico. Dijo que Estados Unidos está preparado para evitar un regreso de Al Qaeda en Afganistán.

«Toda la comunidad está observando para ver qué sucede y si Al Qaeda tiene la capacidad de regenerarse en Afganistán», dijo. “La naturaleza de Al Qaeda y (el grupo Estado Islámico) es que siempre intentarán encontrar un espacio para crecer y regenerarse, ya sea allí, en Somalia o en cualquier otro espacio no gobernado. Creo que esa es la naturaleza de la organización».

LEA TAMBIÉN: Jefe del antiterrorismo británico advierte mayor peligro islamista tras regreso del Talibán

Una vieja historia

Los talibanes habían proporcionado refugio a Al Qaeda mientras gobernaba Afganistán de 1996 a 2001. Estados Unidos invadió y derrocó a los talibanes después de que se negaran a entregar a los líderes de Al Qaeda tras el ataque del 11 de septiembre de 2001 contra Estados Unidos. Durante el transcurso de los 20 años de guerra de Estados Unidos, Al Qaeda disminuyó enormemente, pero surgieron dudas sobre sus perspectivas futuras con los talibanes en Kabul.

«Avisamos a los talibanes que esperamos que no permitan que eso suceda», dijo Austin, refiriéndose a la posibilidad de que Al Qaeda utilice Afganistán como base de operaciones en el futuro.

En un acuerdo de febrero de 2020 con la administración Trump, los líderes talibanes se comprometieron a no apoyar a Al Qaeda u otros grupos extremistas que amenazarían a Estados Unidos. Pero los funcionarios estadounidenses creen que los talibanes mantienen vínculos con Al Qaeda. Muchas naciones, incluidos los estados árabes del Golfo, están preocupados de que el regreso de los talibanes al poder pueda abrir la puerta a un resurgimiento de la influencia de Al Qaeda.

Nuevos desafíos estratégicos

Austin ha afirmado que el ejército estadounidense es capaz de contener a Al Qaeda o cualquier otra amenaza extremista para Estados Unidos que emane de Afganistán. Esto lo pueden hacer mediante el uso de aviones de vigilancia y ataque con base en otros lugares, incluido el Golfo Pérsico. También reconoció que será más difícil sin las tropas estadounidenses y los equipos de inteligencia con base en Afganistán.

Austin y el secretario de Estado Antony Blinken aparecieron juntos en Qatar el martes en una muestra de gratitud de Estados Unidos por la ayuda de ese estado del Golfo con el tránsito de decenas de miles de afganos y otros evacuados de Kabul. Blinken también visitó un sitio de tránsito de evacuados en Alemania, y Austin visitó Bahrein y Kuwait.

Juntos, los viajes de Austin y Blinken estaban destinados a tranquilizar a los aliados del Golfo de que la decisión del presidente Joe Biden de poner fin a la guerra de EEUU en Afganistán para centrarse más en otros desafíos de seguridad como China y Rusia, no predice un abandono a los socios de EEUU en el Medio Oriente.

El ejército de EEUU ha tenido presencia en el Golfo durante décadas, incluido el cuartel general de la Quinta Flota de la Armada en Bahrein. Biden no ha sugerido poner fin a esa presencia, pero tanto él, como la administración Trump calificaron a China como la prioridad de seguridad número uno, junto con los desafíos estratégicos de Rusia.

Austin, un general retirado del ejército, tiene una amplia red de contactos en la región del Golfo basada en parte en sus años al mando de tropas estadounidenses y de la coalición en Irak y luego como jefe del Comando Central de los Estados Unidos, que supervisa las operaciones militares estadounidenses en el Medio Oriente. Sin embargo, el viaje de esta semana fue el primero al Golfo desde que asumió el cargo en enero.

Tensión con Arabia Saudita

Austin tenía programado visitar Arabia Saudita el jueves como última parada de su gira por el Golfo. Pero el miércoles por la noche, su portavoz, John Kirby, anunció que la visita se había cancelado debido a «problemas de programación». Kirby no ofreció más explicaciones, pero dijo que Austin esperaba con ansias la reprogramación.

Austin indicó que su visita se pospuso a petición de los saudíes. “Los saudíes tienen algunos problemas de programación. No puedo hablar exactamente de lo que eran», dijo.

La parada saudí, en particular, iba a ocurrir dos días antes del vigésimo aniversario de los ataques terroristas en los Estados Unidos que mataron a casi 3.000 personas. Quince de los hombres que secuestraron aviones comerciales y los estrellaron contra las torres gemelas del World Trade Center, el Pentágono y un campo de Pensilvania el 11 de septiembre de 2001 eran saudíes, al igual que Osama bin Laden, cuya red Al Qaeda planeó el ataque desde su base en Afganistán. El ataque provocó la invasión estadounidense que se convirtió en una guerra de 20 años en Afganistán.

Las relaciones de Estados Unidos con el gobierno saudí se han tensado en ocasiones en los años intermedios. En 2018, el príncipe heredero Mohammed bin Salman supervisó una ofensiva sin precedentes contra activistas, rivales y críticos percibidos. El año culminó con el espantoso asesinato del columnista colaborador y disidente del Washington Post, Jamal Khashoggi, a manos de agentes saudíes en el consulado saudí en Turquía.

A principios de este mes, el presidente Joe Biden ordenó la desclasificación de ciertos documentos relacionados con los ataques del 11 de septiembre, un gesto a las familias de las víctimas que durante mucho tiempo han buscado los registros con la esperanza de implicar al gobierno saudí. Los documentos públicos publicados en las últimas dos décadas, incluida la Comisión del 11 de septiembre, han detallado numerosos enredos saudíes, pero no han demostrado la complicidad del gobierno.

El gobierno saudí niega cualquier culpabilidad. El miércoles, la Embajada de Arabia Saudita en Washington emitió un comunicado acogiendo con beneplácito la decisión de desclasificar y publicar más documentos relacionados con el 11 de septiembre, diciendo: “Nunca ha surgido ninguna evidencia que indique que el gobierno saudí o sus funcionarios tuvieran conocimiento previo del ataque terrorista o estuvieron involucrados de alguna manera en su planificación o ejecución «.

Con información de Associated Press.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de Afganistán o similares.
Últimas Noticias: