Actualidad

En El Salvador aumentan las muertes en las cárceles en medio de la guerra contra las pandillas

508 Vistas
En El Salvador aumentan las muertes en las cárceles en medio de la guerra contra las pandillas

Los jueces que permanecen están sometidos a una tremenda presión para que sigan los objetivos del presidente para proteger sus puestos de trabajo, dijo Sidney Blanco Reyes, uno de los jueces obligados a renunciar.

Redacción | The Associated Press

Jesús Joya dice que su hermano era «especial»: a los 45 años, era infantil, con ganas de agradar. Estaba tan lejos de ser un pandillero como cualquiera podría serlo. Y, sin embargo, la última vez que vio a Henry, estaba subiendo a un autobús para ir a la cárcel.

«Henry, vas a salir», gritó Jesús. «No has hecho nada malo».

Desde su asiento, Henry respondió con un pequeño saludo. Un agente de policía le golpeó en la cabeza.

Tres semanas antes, el 26 de marzo, las bandas callejeras de El Salvador habían matado a 62 personas en todo el país, desatando un furor nacional. El presidente Nayib Bukele y sus aliados en el congreso lanzaron una guerra contra las pandillas y suspendieron los derechos constitucionales.

Casi siete meses después, este «estado de excepción» sigue siendo ampliamente popular. Pero los pandilleros no son los únicos atrapados en una red de arrastre que ha sido azarosa, con consecuencias fatales.

Las detenciones de más de 55.000 personas han desbordado un sistema de justicia penal ya sobrecargado. Los acusados no tienen prácticamente ninguna esperanza de obtener una atención individualizada por parte de los jueces, que celebran audiencias para hasta 300 acusados a la vez; los defensores públicos, sobrecargados de trabajo, hacen malabares con montones de casos.

Los acusados detenidos por la más mínima sospecha mueren en la cárcel antes de que ninguna autoridad estudie detenidamente sus casos. Al menos 80 personas detenidas bajo el estado de excepción han sucumbido sin ser condenadas por nada, según una red de organizaciones no gubernamentales que intenta seguirles la pista.

El gobierno no ha facilitado cifras y ha denegado las solicitudes de información pública de estas organizaciones sobre las muertes. La información no se hará pública hasta dentro de siete años, según las autoridades.

La vida en las prisiones es brutal; la administración de Bukele rechazó las solicitudes de AP para visitarlas. Los acusados desaparecen en el sistema, dejando a las familias para que los localicen. Un mes después de la detención de Henry, los guardias de la prisión de Mariona, al norte de San Salvador, dijeron a Jesús que Henry ya no estaba allí. Eso fue todo lo que dijeron.

Un fotógrafo de un periódico local había captado la imagen de Henry, ya vestido de blanco en la prisión, divisando a Jesús entre la multitud mientras se lo llevaban. Durante más de dos meses, Jesús llevó un recorte de esa foto a todas las cárceles de El Salvador, y luego a todos los hospitales.

¿Has visto a este hombre? ¿Han visto a mi hermano?

LEA TAMBIÉN: Aunque estaba prohibido, Bukele anunció que se lanzará a la reelección en El Salvador

Cuando la policía y los soldados se desplegaron por todo El Salvador para realizar sus detenciones, Bukele tuiteó el número diario de «terroristas» detenidos y habló con dureza de hacerles la vida imposible.

La policía y los soldados rodearon barrios o pueblos, establecieron puestos de control y registraron puerta por puerta. Agarraron a personas que estaban en la calle, yendo al trabajo, en sus trabajos, en sus casas. A veces era un tatuaje lo que llamaba su atención, una foto en el teléfono móvil de alguien. A veces, llevaban listas de nombres, personas con antecedentes o roces con la ley. Animaban a los informadores anónimos a soltar una moneda sobre los miembros de las bandas o sus colaboradores.

Algunos mandos policiales impusieron cuotas de detenciones y animaron a los agentes a masajear los detalles.

Pronto se hizo evidente que el plan del presidente no iba más allá de las detenciones masivas.

Los legisladores ganaron tiempo suspendiendo el acceso de los arrestados a los abogados, ampliando de tres a 15 días el periodo en el que se podía mantener a alguien sin cargos y levantando el límite de tiempo que se podía mantener a alguien antes del juicio. Los jueces enviaban casi automáticamente a los detenidos a la cárcel durante seis meses mientras los fiscales intentaban construir los casos.

Un tercio de los jueces más experimentados del país se vio obligado a jubilarse el año pasado por una reforma legislativa cuya verdadera motivación parecía ser apilar los tribunales con los aliados de Bukele.

Jueces anónimos que dictan sentencia en audiencias protegidas de la vista del público. Las razones por las que algunos son liberados son tan poco claras como las razones por las que otros fueron detenidos.

Los jueces que permanecen están sometidos a una tremenda presión para que sigan los objetivos del presidente para proteger sus puestos de trabajo, dijo Sidney Blanco Reyes, uno de los jueces obligados a renunciar. «Es como si el destino de los encerrados dependiera de lo que diga el presidente».

El magistrado Juan Antonio Durán es uno de los pocos jueces que siguen en el banquillo y que se ha pronunciado críticamente sobre la situación. Según una propuesta que circula en el congreso, la carrera judicial de Durán podría terminar a principios del próximo año si los legisladores reducen el número de años que puede cumplir un juez a 25 años.

«La impotencia que sentimos es enorme», dijo Durán. «Da tristeza ver cómo están tratando a la gente, porque hay mucha gente inocente encerrada». Incluso los culpables de delitos, dijo, merecen el debido proceso.

El Congreso destituyó a los miembros de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo y los sustituyó por magistrados leales a la administración en mayo del año pasado. De la noche a la mañana, el tribunal pasó de ser un control del poder de Bukele a uno que le dio luz verde para buscar la reelección a pesar de la prohibición constitucional, algo que confirmó que haría el mes pasado.

Los nuevos magistrados no han resuelto ni una sola petición de hábeas corpus -que obliga al gobierno a demostrar que la detención de alguien estaba justificada- de nadie detenido bajo el estado de excepción, dijo Durán.

Según el propio gobierno, las cárceles de El Salvador ya estaban superpobladas antes de la guerra contra las pandillas. El presidente anunció rápidamente la construcción de una nueva megacárcel, pero aún no está terminada. Siete meses después, la población carcelaria de El Salvador se ha duplicado con creces.

En las últimas semanas, un pequeño número de detenidos ha sido puesto en libertad bajo fianza, y han comenzado a surgir relatos sobre las horribles condiciones en el interior de las prisiones. Pero Zaira Navas, abogada de la organización no gubernamental Cristosal, dijo que muy pocas personas han estado dispuestas a hablar, debido a la probabilidad de que sean enviadas de nuevo a prisión.

«Nos han dicho que han visto cuando sacan los cuerpos de algunas cárceles», dijo Navas. Los presos se hacinan en las celdas y defecan en receptáculos abiertos que no se vacían hasta que están llenos. Subsisten con un par de tortillas de maíz al día y carecen de agua potable.

Por lo general, las muertes se deben a lesiones no atendidas sufridas en palizas durante su captura, enfermedades crónicas para las que los presos no reciben tratamiento, agresiones de otros reclusos o condiciones sanitarias deplorables, dijo Navas. A menudo, los guardias de la prisión sólo permiten el tratamiento médico cuando otros que comparten la celda hacen un escándalo.

Las muertes en prisión se confirman casi siempre cuando una funeraria llama a un familiar del fallecido. No hay comunicación directa del gobierno. «Hay interés en ocultar estas muertes», dijo Navas, y por eso se achacan a causas naturales. No hay autopsia ni investigación.

La mayoría de las veces, la causa es un edema pulmonar, un llenado de los pulmones con líquido. Nancy Cruz de Quintanilla dijo que cuando fue a la morgue y trató de acercarse al cuerpo de su marido, los trabajadores le dijeron que no se acercara: había tenido COVID-19, dijeron. Pero en el documento que le dieron no se mencionaba eso. Sólo el edema pulmonar.

José Mauricio Quintanilla Medrano, pequeño empresario local y predicador evangélico a tiempo parcial, había estado comiendo en un restaurante local con Cruz y sus dos hijos el 25 de junio, cuando una pareja de policías entró a comer. Cuando la familia terminó, los policías se acercaron a su mesa y pidieron ver la identificación y el teléfono móvil de Quintanilla.

Más tarde, el informe de la policía afirmaría que los agentes encontraron a Quintanilla solo en otro barrio tras un aviso sobre una persona sospechosa. Cruz dijo que la policía sólo trataba de cumplir su cuota.

Desde la comisaría local de San Miguel, no lejos de la frontera oriental de El Salvador con Honduras, a Quintanilla se le permitió hacer una breve llamada telefónica a su padre. Quintanilla le dijo que estaría detenido allí durante 15 días mientras la policía investigaba y que luego sería liberado. Ese fue el último contacto que cualquier familiar tuvo con él. Tres días después fue trasladado en autobús a la prisión de Mariona, en la zona norte de la capital.

Cruz recibió la llamada de la funeraria en agosto. «Dame a mi marido», gritó.

Cruz está de acuerdo en que las pandillas son una plaga. «La verdad es que nadie se opone a que agarren a los delincuentes de las pandillas, nadie… Lo único que pide la gente y yo digo es que por qué no investigan antes de llevarse a alguien».

Guillermo Gallegos, vicepresidente de la Asamblea Legislativa de El Salvador, admite que se han cometido errores y dice que es una «tragedia» cuando ocurren. Pero no ve ninguna razón para levantar el estado de excepción a corto plazo. Señaló que cada vez hay más personas en libertad bajo fianza, lo que considera una señal de que el sistema está funcionando.

Atribuyó las muertes en prisión a rivalidades entre miembros de bandas encarceladas. Planteó dudas sobre las denuncias de detenciones arbitrarias. Es muy difícil, dijo, que una madre admita que su hijo era miembro de una banda o que colaboraba con ella.

Gallegos dijo que esperaba que el estado de excepción continuara durante otros seis meses, tiempo suficiente, dijo, para encerrar a todos los 30.000 pandilleros que cree que siguen en libertad.

Hay que mantenerlos entre rejas el mayor tiempo posible, dijo Gallegos, que también es partidario de la pena de muerte en El Salvador. «No se pueden rehabilitar, no hay reinserción».

Si eso suena duro, no está muy lejos de la opinión de muchos salvadoreños cuando se trata de las pandillas.

Este mes, la encuestadora CID Gallup publicó una encuesta que situaba la aprobación de Bukele en un 86%. En una encuesta de agosto, CID Gallup encontró que el 95% de los salvadoreños consideraba positiva la actuación del gobierno en materia de seguridad, el 84% dijo que la seguridad había mejorado durante los cuatro meses anteriores y el 85% expresó su apoyo a la aplicación de medidas más duras contra los pandilleros.

Este apoyo público puede explicarse en gran parte por el largo y brutal reinado de las pandillas. Tras formarse en las comunidades de inmigrantes salvadoreños de Los Ángeles en las décadas de 1970 y 1980, los miembros de las bandas llevaron sus redes criminales a El Salvador. Reclutaron a niños por la fuerza y ejecutaron a personas a voluntad. Extorsionaban incluso a los propietarios de negocios más pequeños hasta el punto de que muchos simplemente cerraban.

También demostraron que podían operar mientras sus líderes estaban encarcelados, lo que plantea dudas sobre si el gobierno de Bukele puede arrestar para salir de un problema de seguridad persistente.

Johnny Wright, legislador de la oposición, dijo que la administración seguirá buscando prórrogas del estado de excepción porque no tiene un plan para lo que viene después. Bukele entró en el cargo hablando de rehabilitación, prevención e intervenciones tempranas en los barrios marginados, pero esa retórica se ha olvidado, dijo Wright.

«Creo que el principal objetivo del gobierno es mantenerse en el poder», dijo Wright.

Henry Joya vivía en una habitación individual en Luz, un barrio de San Salvador famoso por sus pandillas. Henry y Jesús llevaban allí unos 35 años, y Henry era una figura conocida, educada y amable. Los vecinos le daban pequeñas cantidades por sacar la basura y limpiar sus patios.

Jesús Joya pagaba 50 dólares al mes por la habitación de Henry en una modesta pensión situada en un estrecho callejón en la que, según dijo, se aseguraba de que no hubiera pandilleros. Henry tenía una compañera de mucho tiempo que alquilaba una habitación en el mismo edificio.

Dos días antes de la detención de Henry, Jesús le había hablado del estado de excepción y le había advertido que se quedara dentro. “Ten mucho cuidado, acuéstate temprano”, dijo Jesús. Henry dijo que solo iría a trabajar.

Un vecino, que habló bajo condición de anonimato por temor a llamar la atención de la policía, dijo que escuchó tres fuertes golpes en la puerta del edificio de Henry la noche del 19 de abril. En el cuarto, alguien gritó «¡Policía!»

El vecino vislumbró policías y soldados. Henry no opuso resistencia y el vecino no lo oyó decir nada mientras se lo llevaban. El compañero de Henry lloró histéricamente. La policía le dijo que si Henry no había hecho nada malo, sería liberado al día siguiente.

Cuando Jesús subió corriendo la colina desde su casa, la policía y Henry se habían ido.

La búsqueda de Jesús por su hermano terminó en septiembre. Se obligó a ir a la morgue y dar a los secretarios el nombre de su hermano: Henry Eleazar Joya Jovel.

Encontraron que un Henry Cuellar Jovel había muerto en la prisión de Mariona el 25 de mayo, apenas un mes después de que Henry saludara desde el autobús. El gobierno había enterrado a este hombre en una fosa común el 8 de julio.

Jesús pidió ver fotografías del cuerpo y sus peores temores se confirmaron.

¿La causa oficial de la muerte? Edema pulmonar.

Jesús Joya ha trabajado para corregir el nombre de su hermano, que cree que las autoridades tergiversaron para ocultar su muerte. Convenció al gobierno de exhumar el cuerpo de Henry para que pudiera ser enterrado donde vivían sus abuelos, pero primero llevó el ataúd a su barrio, para que todos los amigos de este hombre pudieran despedirse.

Jesús todavía no puede entender cómo sucedió esto.

La prisión “tenía mi número de teléfono”, dijo. “No he cambiado mi número en 15 años aquí en El Salvador y nunca me dijeron: ‘Mira, tu hermano está enfermo; mira, esto le pasó a tu hermano’”.

“Estaba bien de salud”, dijo. “Lo único malo era su cabeza”.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de Bukele o similares.
Últimas Noticias: