Actualidad

La apertura al trabajo privado es el último fraude del comunismo en Cuba

0 Vistas
La apertura al trabajo privado es el último fraude del comunismo en Cuba

Nada ha cambiado con las nuevas medidas implementadas por la dictadura de Cuba, al contrario el descontento del pueblo sigue.

Redacción | Primer Informe

El régimen castrista continúa su lenta reforma económica y a ella se le añade la apertura al trabajo privado para algunos sectores económicos desde el pasado 6 de febrero.

Esta apertura al trabajo privado es parte de un paquete de medidas anunciado en julio por la crisis generada por la pandemia de la COVID-19.

Las actividades permitidas pasaron de 127 establecidas anteriormente hasta un aproximado de 2.000, quedando restringidas unas 124 actividades.

LEA TAMBIÉN: Comunismo cubano emitió nuevas prohibiciones en la isla

Todo sigue igual

Desde que fue anunciada la noticia algunos medios calificaron la medida como una auténtica revolución liberalizadora.

Sin embargo, esta se ha visto diluida. Ésto tras la publicación el pasado 10 de febrero de la lista definitiva de actividades vetadas para el sector privado.

Nada ha cambiado. En definitiva los sectores más relevantes, poderosos y productivos seguirán en manos de la dictadura en Cuba.

A estos se incluyen los que emplean a los profesionales más calificados, como la arquitectura, la ingeniería, la atención sanitaria, la medicina, la educación o las telecomunicaciones. 

Asimismo, actividades como la publicación de libros, los fondos de cobertura, la producción de armas, los concesionarios de automóviles o los zoológicos siguen totalmente prohibidas.

Cabe destacar que esta apertura al trabajo privado no es inmediata. Los interesados deben presentar un proyecto y realizar los trámites pertinentes a través de una ventanilla única, según explicó el gobierno.

La revolución celebra la apertura al trabajo privado y el pueblo sigue padeciendo

La ministra de Trabajo y Seguridad Social Marta Elena Feitó fue la encargada de celebrar su reforma a pesar de las importantes restricciones aún vigentes.

«Que el trabajo por cuenta propia continúe desarrollándose es el propósito de este perfeccionamiento» y además recordó que el sector privado emplea a 600.000 trabajadores y supone el 13% de la población ocupada.

Sin embargo, el pueblo cubano piensa diferente con los cambios. 

«Es un desastre«, dijo a The New York Times Gerardo Guillén, un arquitecto de 26 años de La Habana que seguirá bajo el control absoluto del Estado. 

«Cada vez que aparece algo que parece una panacea, acaba en nada. Quiero hacer mi propia arquitectura sin que la burocracia me lo impida», se lamentó el arquitecto.

La apertura al trabajo privado motivada por la COVID-19

El descontento no es nuevo, y la eliminación de la lista de actividades prohibidas lleva años siendo un clamor dentro del sector privado cubano, al considerarla un lastre para la economía del país. 

Pese a todo, es muy posible que la reciente reforma no se hubiera llevado a cabo de no ser por el impacto del coronavirus. 

Y es que la pandemia ha generado enormes desbarajustes en la maltrecha economía cubana, que se contrajo un 11% en 2020.

El cierre de fronteras derivado de la pandemia ha provocado que gran parte del impacto haya sido provocado por la paralización del turismo, que es uno de los principales sectores económicos del país.

El infierno socialista legado por Fidel

Pese a que las reformas se han acelerado (a regañadientes) en los últimos tiempos, lo cierto es que aún son insuficientes para alcanzar una economía de mercado mínimamente libre en Cuba. 

Por ejemplo, el país caribeño todavía prohíbe a los agricultores elegir qué cultivar, y ni siquiera pueden fijar libremente el precio de venta de sus cosechas. 

Por otra parte, la figura de los empresarios sigue cuestionada. Las empresas no gozan de personalidad jurídica propia, las cooperativas son lo más parecido a corporaciones empresariales.

Además la inversión extranjera está fuertemente restringida.

Como respuesta a este asfixiante entorno, a los cubanos no los queda otra que abandonar el país. 

«Si los profesionales no se ven en Cuba ejerciendo la actividad privada, el único camino que les queda es irse al extranjero. 

Esto ya ha estado pasando hace mucho tiempo», asegura Omar Everleny, un exprofesor de la Universidad de la Habana, a The New York Times.

Siguen soltando restricciones a cuenta gotas

El gobierno cubano anunció este sábado que ampliará los permisos para que empresas privadas y emprendedores operen de forma autónoma en diferentes rubros económicos.

Se trata de un significativo cambio en un país que lleva más de seis décadas con una economía controlada por el Estado. La decisión la explicó la ministra Feito.

«Como parte de la amplia agenda de trabajo que definió este encuentro del máximo órgano de gobierno cubano, fueron aprobadas tres normativas que complementan el desarrollo económico y social de la nación”, reseñó el medio estatal Granma.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de Actividad privada o similares.
Últimas Noticias: