Actualidad

La última imputación a Trump es por su intento de anular las elecciones de 2020

53 views
La última imputación a Trump es por su intento de anular las elecciones de 2020

Una condena en este caso, o en cualquier otro, no impediría a Trump aspirar a la Casa Blanca o ejercer como presidente.

Redacción | Primer Informe

Donald Trump fue acusado el martes de delitos graves por trabajar para anular los resultados de las elecciones de 2020 en el período previo a los violentos disturbios de sus partidarios en el Capitolio de Estados Unidos, con el Departamento de Justicia actuando para responsabilizarlo de un esfuerzo sin precedentes para bloquear la transferencia pacífica del poder presidencial y amenazar la democracia estadounidense.

La acusación de cuatro cargos, el tercer caso penal contra Trump, proporcionó una visión más profunda de un momento oscuro que ya ha sido objeto de exhaustivas investigaciones federales y cautivadoras audiencias públicas.

Incluso en un año de rápidos ajustes de cuentas legales para Trump, la acusación del martes, con cargos que incluyen conspirar para defraudar al gobierno de Estados Unidos que una vez dirigió, fue impresionante en sus acusaciones de que un ex presidente asaltó la «función fundamental» de la democracia.

«El ataque al Capitolio de nuestra nación el 6 de enero de 2021 fue un asalto sin precedentes a la sede de la democracia estadounidense», dijo el abogado especial del Departamento de Justicia Jack Smith, cuya oficina ha pasado meses investigando a Trump. «Fue alimentado por mentiras, mentiras del acusado dirigidas a obstruir una función fundamental del gobierno de Estados Unidos: el proceso de la nación para recoger el recuento y certificar los resultados de las elecciones presidenciales.»

La campaña de Trump calificó los cargos de «falsos» y preguntó por qué se tardó dos años y medio en presentarlos.

Trump fue la única persona acusada en la acusación del martes. Pero los fiscales se refirieron oblicuamente a media docena de co-conspiradores, incluyendo abogados dentro y fuera del gobierno que, según ellos, habían trabajado con Trump para deshacer los resultados de las elecciones. También presentaron planes jurídicamente dudosos para reclutar listas de electores falsos en estados disputados ganados por el demócrata Joe Biden para afirmar falsamente que Trump realmente los había ganado.

La acusación acusa a Trump y a sus aliados de intentar «explotar la violencia y el caos» convocando a los legisladores por la noche del 6 de enero para retrasar la certificación de la victoria de Biden.

También cita notas manuscritas del ex vicepresidente Mike Pence que dan gravedad a la implacable instigación de Trump a rechazar los votos electorales. Pence, que está desafiando a Trump por la nominación presidencial del Partido Republicano, declinó las propuestas de un panel de la Cámara que investigó la insurrección y trató de evitar testificar ante el abogado especial. Sólo compareció después de perder una batalla judicial, al enterarse los fiscales de que Trump en una conversación se burló de él como «demasiado honesto» para detener la certificación.

LEA TAMBIÉN: Ex socio del hijo problema del presidente Biden reveló cómo traficó sus influencias en la Casa Blanca

Trump debe comparecer ante el tribunal el jueves, el primer paso de este proceso legal. El caso ya está siendo desestimado por el ex presidente y sus partidarios -e incluso por algunos de sus rivales- como una acusación más por motivos políticos.

La acusación se centra en los turbulentos dos meses posteriores a las elecciones de noviembre de 2020, en los que Trump se negó a aceptar su derrota y dijo que le habían robado la victoria. La agitación desembocó en los disturbios en el Capitolio, cuando los leales a Trump irrumpieron violentamente en el edificio, atacaron a agentes de policía e interrumpieron el recuento de votos electorales en el Congreso.

Entre las elecciones y los disturbios, Trump instó a los funcionarios electorales locales a deshacer los resultados de la votación en sus estados, presionó a Pence para detener la certificación de los votos electorales y afirmó falsamente que las elecciones habían sido robadas, una noción rechazada repetidamente por los jueces. Entre esas mentiras, según los fiscales, estaban las afirmaciones de que más de 10.000 votantes muertos habían votado en Georgia, junto con decenas de miles de votos dobles en Nevada. Según la acusación, todas estas afirmaciones habían sido refutadas por los tribunales o por funcionarios estatales o federales.

Los fiscales dicen que Trump sabía que sus afirmaciones de haber ganado las elecciones eran falsas pero que «las repitió y difundió ampliamente de todos modos – para hacer que sus afirmaciones a sabiendas falsas parecieran legítimas, para crear una intensa atmósfera nacional de desconfianza e ira, y para erosionar la fe pública en la administración de las elecciones.»

El documento esbozaba cuidadosamente los argumentos que Trump ha venido esgrimiendo para defender su conducta, que tenía todo el derecho a impugnar los resultados y a recurrir a los tribunales. Pero con todo detalle, la acusación describe cómo el expresidente tomó medidas criminales para revertir el claro veredicto de los votantes.

La acusación se esperaba desde que Trump dijo a mediados de julio que el Departamento de Justicia le había informado de que era objeto de su investigación. Un comité bipartidista de la Cámara de Representantes que investigó durante meses los preparativos de los disturbios en el Capitolio también recomendó procesar a Trump por cargos como ayuda a la insurrección y obstrucción de un procedimiento oficial.

La acusación incluye cargos de conspiración para defraudar a los EE.UU., conspiración para obstruir un procedimiento oficial, obstrucción de un procedimiento oficial y violación de un estatuto de derechos civiles de la época de la Reconstrucción posterior a la Guerra Civil que tipifica como delito la conspiración para violar los derechos garantizados por la Constitución, en este caso, el derecho al voto.

Trump sigue en la carrera presidencial

Los crecientes casos penales se están desarrollando al calor de la carrera de 2024. Una condena en este caso, o en cualquier otro, no impediría a Trump aspirar a la Casa Blanca o ejercer como presidente, aunque Trump como presidente podría teóricamente nombrar a un fiscal general para desestimar los cargos o potencialmente tratar de indultarse a sí mismo.

En Nueva York, los fiscales estatales han acusado a Trump de falsificar registros comerciales sobre un pago de dinero por silencio a una actriz porno antes de las elecciones de 2016. El juicio comenzará en marzo.

En Florida, el Departamento de Justicia ha presentado más de tres docenas de cargos por delitos graves, acusándolo de poseer ilegalmente documentos clasificados después de abandonar la Casa Blanca y ocultarlos a los investigadores. El juicio comenzará en mayo.

Los fiscales de Georgia también están investigando los esfuerzos de Trump y sus aliados para revertir su derrota electoral ante Biden allí. Se espera que el fiscal de distrito del condado de Fulton anuncie las decisiones de acusación en cuestión de semanas.

El equipo de Smith ha lanzado una amplia red como parte de su investigación federal, con su equipo interrogando a altos funcionarios de la administración Trump, incluido Pence, ante un gran jurado en Washington. Los fiscales también entrevistaron a funcionarios electorales en Georgia, Wisconsin, Michigan y otros estados disputados ganados por Biden que fueron presionados por el equipo de Trump para cambiar los resultados de la votación.

Rudy Giuliani, uno de los abogados de Trump que presentó impugnaciones legales tras las elecciones, habló voluntariamente con los fiscales. Giuliani no fue nombrado en la acusación, pero parece coincidir con la descripción de uno de los co-conspiradores. Un portavoz de Giuliani dijo el martes por la noche que Trump tenía una «base de buena fe» para las acciones que tomó.

El fiscal general Merrick Garland nombró el año pasado a Smith, un fiscal internacional de crímenes de guerra que también dirigió la sección de corrupción pública del Departamento de Justicia, como abogado especial para investigar los esfuerzos para deshacer las elecciones, así como la retención por parte de Trump de documentos clasificados en su casa de Florida, Mar-a-Lago. Trump se ha burlado de él como «trastornado» y lo ha calificado de motivado políticamente.

Con información de The Associated Press.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de Acusación o similares.
Últimas Noticias: