Actualidad

Las causas del congelamiento del acuerdo nuclear con Irán

108 Vistas
Las causas del congelamiento del acuerdo nuclear con Irán

Los avances se pusieron en stand by en medio de una disputa sobre la etiqueta «terrorista», incluso cuando ya hay el borrador claro de un acuerdo sobre la mesa.

Redacción | Primer Informe

Las negociaciones para restaurar el acuerdo nuclear con Irán se han estancado por completo. A pesar de tener un acuerdo de aproximadamente 27 páginas prácticamente listo para funcionar, los diplomáticos todavía están preocupados por un último punto conflictivo entre los EEUU e Irán: el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC).

Estados Unidos designó al grupo en su lista de “Organización terrorista extranjera” en 2019. Esto fue parte de la campaña de “máxima presión” del presidente Donald Trump después de retirarse del acuerdo nuclear, que limitaba las ambiciones nucleares de Irán a cambio del alivio de las sanciones.

Ahora el tema se ha arrastrado a las etapas finales de las conversaciones para revivir el acuerdo nuclear bajo la presidencia de Joe Biden. El tema es de una sensibilidad política tan inmensa tanto en Washington como en Teherán. Al punto que un compromiso ha resultado imposible y ahora parece cada vez más poco realista.

El punto conflictivo gira en torno a la etiqueta de terrorista que técnicamente cae fuera del alcance del acuerdo nuclear, conocido formalmente como el Plan de Acción Integral Conjunto, o JCPOA. Estados Unidos, que mantiene muchas otras sanciones contra Irán, se resiste a llegar a acuerdos más allá de los contornos del acuerdo original, pero Teherán insiste en que los temas deben estar entretejidos.

“La posición de EEUU ha sido que, a menos que Irán acepte tomar ciertas medidas para mitigar las preocupaciones de seguridad más allá del JCPOA, Washington no levantará la designación de terrorista, que en sí misma está más allá del JCPOA”, dijo a POLITICO un funcionario estadounidense familiarizado con el tema.

La postura no está cambiando, agregó el funcionario, “especialmente dadas las continuas amenazas del IRGC contra [los estadounidenses]”. La administración Biden se enfrenta a una resistencia política bipartidista en casa para no despojarse de la etiqueta de terrorista. Debido a todos estos factores, dijo el funcionario, “es muy poco probable que la administración Biden en este momento abandone la designación en el contexto de las conversaciones del JCPOA”.

LEA TAMBIÉN: Tras rumores sobre el fin de la cooperación petrolera con Venezuela, ministro iraní viaja a Caracas

Un obstáculo más alto

El estancamiento ha hecho que el resurgimiento del acuerdo nuclear con Irán, visto como inminente hace solo unos meses, sea una perspectiva lejana. Las conversaciones también se estancaron brevemente recientemente debido a una demanda de Rusia, un signatario original del acuerdo, de recibir protecciones de sanciones para cualquier negocio futuro con Irán.

Ahora, la etiqueta de terrorista parece ser el obstáculo más alto. Washington inicialmente ofreció eliminar de la lista al IRGC a cambio de que Irán se comprometiera a abstenerse de atacar a los estadounidenses en la región y a evitar las represalias contra ex funcionarios estadounidenses considerados responsables de decisiones como matar al comandante del IRGC Qassem Soleimani en enero de 2020. Pero Irán se negó a hacer tales concesiones recíprocas.

Enrique Mora, el funcionario de la Unión Europea que coordina las conversaciones indirectas entre EEUU e Irán, ha estado transmitiendo propuestas entre las dos partes durante las últimas siete semanas en vano e incluso participó en una diplomacia itinerante entre Teherán y Washington el mes pasado en un esfuerzo por lograr un acuerdo.

Aún así, las conversaciones se han detenido de manera efectiva.

Si bien el ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Hossein Amirabdollahian, y el jefe de política exterior de la UE, Josep Borrell, discutieron la posibilidad de otra reunión personal en una llamada telefónica reciente, no se materializó ninguna reunión.

El ministro de Asuntos Exteriores iraní le ha dicho a Borrell que “EEUU necesita tener el coraje de corregir las políticas equivocadas del pasado de la Casa Blanca. No hay duda de la voluntad del gobierno iraní de llegar a un acuerdo bueno, fuerte y duradero”.

Mientras tanto, la marea en Washington se ha vuelto en contra de sacar al grupo militar iraní de la lista de terroristas, reduciendo la ventana para que Estados Unidos resuelva el problema.

Un número creciente de senadores republicanos, así como algunos senadores clave del Partido Demócrata de Biden, están presionando a la Casa Blanca para que no ceda.

«Déjame ser claro. El IRGC es una organización terrorista”, señaló el senador demócrata Joe Manchin en una carta reciente al secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken. “No debemos ser miopes en el uso del alivio de las sanciones para mitigar nuestros desafíos energéticos actuales”, agregó, refiriéndose al deseo de los aliados occidentales de evitar la energía rusa en medio de la guerra en Ucrania. Revivir el acuerdo nuclear podría facilitar los flujos de energía iraní a los países occidentales.

Los riesgos de un acuerdo estancado

“Si las perspectivas de restaurar el JCPOA colapsan, la crisis nuclear se intensificará y el riesgo de conflicto aumentará dramáticamente”, dijo Kelsey Davenport, directora de política de no proliferación en la Asociación de Control de Armas con sede en Washington. “Restaurar el acuerdo nuclear es la única buena opción para evitar una crisis nuclear”.

Analistas y funcionarios del gobierno de Biden han estado advirtiendo que se está acabando el tiempo para restaurar el acuerdo nuclear con Irán. En una carta abierta publicada recientemente, más de 40 expertos internacionales y ex funcionarios del gobierno advirtieron que Irán está ahora a solo una o dos semanas de acumular suficiente uranio apto para bombas para un arma nuclear.

Irán siempre ha sostenido que su programa nuclear es pacífico y que no tiene intención de producir una bomba atómica.

Pero la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA), el organismo de control nuclear de las Naciones Unidas, ha sufrido una supervisión reducida del programa nuclear de Irán durante más de un año, con Irán ocultando imágenes de las cámaras de la OIEA instaladas en sus instalaciones nucleares.

“Mientras las conversaciones siguen estancadas, el programa nuclear de Irán continúa creciendo sin control”, dijo Davenport. “Teherán se está acercando constantemente al punto en el que los inspectores internacionales podrían pasar desapercibidos si se apresuran a producir material nuclear para una bomba”.

El borrador del acuerdo, forjado en negociaciones mediadas por la UE en la capital austriaca durante el año pasado, contiene todos los elementos necesarios para que Estados Unidos e Irán vuelvan a cumplir plenamente con el acuerdo original de 2015. Allí se revierten las sanciones a Irán a cambio de límites estrictos en su programa nuclear.

Todos los detalles altamente técnicos se acordaron en minuciosas conversaciones entre diplomáticos de Gran Bretaña, Francia, Alemania, Irán, Rusia, China y EEUU.

“Les puedo decir que la gente que invirtió mucho en esta negociación está frustrada porque un muy buen acuerdo que beneficia a todas las partes, así como la arquitectura de no proliferación, está siendo rehén de cuestiones bilaterales que nada tienen que ver con la JCPOA o cuestiones nucleares”, dijo a POLITICO un alto funcionario occidental que participó en las conversaciones.

Con información de POLITICO.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de Acuerdo nuclear o similares.
Últimas Noticias: