Actualidad

Los problemas del asesor rebelde de Donald Trump

169 Vistas
Los problemas del asesor rebelde de Donald Trump

La defensa de Bannon dijo que las conversaciones sobre la validez de la demanda de privilegio ejecutivo de Trump eran continuas y flexibles y que no había desafiado voluntariamente la solicitud del Congreso.

Redacción | Primer Informe

Steve Bannon, el que fuera principal asesor de campaña de Donald Trump y alto estratega de la Casa Blanca, fue declarado culpable de dos cargos de desacato al Congreso. Bannon se negó a cumplir con una citación de documentos y testimonios emitida por el comité selecto de la Cámara de Representantes que investiga el ataque del 6 de enero en el Capitolio.

Un jurado compuesto por 12 personas de Washington, D.C., condenó a Bannon tras menos de tres horas de deliberación. El ex asesor no declaró en su propia defensa y se enfrenta a un año de prisión por cada uno de los dos cargos. No será detenido hasta que se dicte la sentencia, que está prevista para el 21 de octubre.

El Departamento de Justicia acusó a Bannon de desacato después de que la Cámara de Representantes votara a favor de enviar una remisión penal por su incumplimiento para su procesamiento el año pasado.

Bannon se declaró inocente, y lo que siguió fue una tumultuosa batalla legal entre la defensa y los fiscales sobre qué pruebas eran admisibles.

El comité de la Cámara de Representantes, que terminó su última audiencia de verano el jueves por la noche, emitió la citación en septiembre de 2021. El panel buscó información de Bannon en 17 áreas clave, que van desde sus comunicaciones con el ex presidente Trump hasta su conocimiento de la coordinación entre los grupos de extrema derecha para llevar a cabo el ataque del Capitolio.

Los fiscales dijeron al jurado que Bannon se creía «por encima de la ley» y que «se burlaba» de las exigencias del Congreso. Bannon no declaró y su equipo legal no llamó a ningún testigo.

LEA TAMBIÉN: Polémica tras los últimos perdones concedidos por Donald Trump

Lealtad a Trump

El abogado jefe de la comisión del 6 de enero dijo a los miembros del jurado que es «muy inusual» que los testigos que reciben una citación del Congreso no la cumplan, como hizo Bannon. Kristin Amerling, uno de los dos testigos llamados por los fiscales, dijo que el comité consideraba su remisión de Bannon al Departamento de Justicia por desacato penal al Congreso como un «paso muy serio.» Advirtieron a Bannon de que podría ser acusado de un delito, dijo, pero él no cumplió.

Bannon mantuvo en el momento de su negativa que no podía testificar debido a las preocupaciones de privilegio ejecutivo planteadas por el ex presidente. Amerling, sin embargo, dijo que el comité nunca recibió una notificación de Trump sobre este obstáculo para deponer a Bannon, y que el comité no habría reconocido tal reclamo de todos modos.

En un sorprendente cambio de rumbo días antes de que comenzara el juicio, Bannon dijo al comité del 6 de enero que estaría dispuesto a testificar -públicamente- después de que su abogado, Robert Costello, dijera que Trump había dado marcha atrás en esas reclamaciones de privilegio ejecutivo.

Al jurado se le permitió escuchar acerca de la reversión tanto en el interrogatorio de los testigos como en las declaraciones finales. Sin embargo los miembros del jurado fueron instruidos por el juez de que no tenía ninguna relación con la supuesta negativa anterior de Bannon a cumplir.

«Que el señor Bannon cumpla o no en el futuro con la citación no es relevante para saber si estaba o no en rebeldía en octubre», les dijo el juez Carl Nichols.

Los fiscales también llamaron al agente del FBI asignado al caso, quien testificó que Bannon supuestamente había hecho múltiples publicaciones en línea indicando su decisión de no cumplir con la citación, para «estar con Trump.»

«Nuestro gobierno sólo funciona si la gente se presenta. Sólo funciona si la gente juega con las reglas. Y solo funciona si la gente rinde cuentas con no lo hace», dijo la fiscal Molly Gaston en los argumentos finales.

«El acusado eligió la lealtad a Donald Trump por encima del cumplimiento de la ley», dijo.

Un caso político

El equipo de la defensa argumentó que Bannon era inocente, que pensaba que las conversaciones sobre la validez de la demanda de privilegio ejecutivo de Trump eran continuas y flexibles y que no había desafiado voluntariamente la solicitud del Congreso. Dijeron al jurado que posiblemente había sido «señalado» por el comité y Amerling debido a la política.

«Incluso si piensan en retrospectiva que el camino que tomó el señor Bannon y el camino que tomó su abogado… resultó ser un error», dijo el abogado Evan Corcoran al jurado en sus declaraciones finales, «no fue un crimen».

«Toda la base del caso del gobierno descansa en la señora Amerling», añadió el abogado, acusándola de inexactitudes y destacando después que Amerling y Gaston fueron antiguos colegas y formaron parte del mismo club de lectura. Amerling dijo que no tenían ninguna relación personal y que el club de lectura no tenía ninguna relación con su testimonio.

A lo largo del juicio, pero fuera de la presencia del jurado, los abogados de Bannon se opusieron a las decisiones del juez previas al juicio, entre ellas, una que impediría a Bannon decir que sólo seguía el consejo del abogado y que creía que el privilegio ejecutivo se aplicaba a su decisión de no declarar ante el comité. A la defensa tampoco se le permitió llamar como testigos a los miembros del comité de la Cámara de Representantes el 6 de enero, lo que, según ellos, les puso en desventaja al no poder indagar en el razonamiento de la citación y sus plazos.

Fuera del tribunal, Bannon dijo a los periodistas que estaba al lado de Trump y de la Constitución. Sus abogados indicaron que tienen la intención de apelar la decisión, basándose en la sugerencia de Nichols de que podría no haber estado de acuerdo con el precedente vinculante de la D.C. que prohibió a Bannon llamar a miembros del Congreso a declarar y le impidió defenderse, basándose en el consejo de un abogado.

«Es una vergüenza para esta oficina… por lo lejos que llegaron en este caso», dijo Schoen sobre el fiscal federal.

Uno de dos

Bannon es el primero de los dos aliados de Trump acusados de desacato penal a las exigencias del comité del 6 de enero.

El ex asesor comercial Peter Navarro también se enfrenta a dos cargos de desacato al Congreso. Se declaró inocente y está previsto que vaya a juicio en noviembre.

Los fiscales se negaron a presentar cargos contra otros dos ex funcionarios de la Casa Blanca de Trump que la Cámara remitió por desacato. El ex jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, y el asesor Dan Scavino no fueron acusados de ningún delito después de que el comité del 6 de enero dijera que no cumplieron adecuadamente con una citación.

Con información de CBS News.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de 6 de enero o similares.
Últimas Noticias: