Actualidad

Migrantes cubanos rompen récord de llegadas a Estados Unidos

154 Vistas
Migrantes cubanos rompen récord de llegadas a Estados Unidos

«Cuba sigue desangrando el talento, la capacidad, la energía y los recursos», dijo Alejandro de la Fuente, profesor de historia cubana en la Universidad de Harvard. «Están vendiendo todo lo que tienen para salir».

Redacción | The Wall Street Journal

Los migrantes cubanos están llegando a Estados Unidos al mayor ritmo desde que Fidel Castro llegó al poder en 1959. Están huyendo de la represión política y de la peor crisis económica de la isla en más de tres décadas.

Más de 175.000 migrantes cubanos fueron detenidos en Estados Unidos entre octubre y julio pasados Esto es seis veces más que en el período anterior de 12 meses, según la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos.

La mayoría son adultos jóvenes y solteros, según las estadísticas del gobierno. Muchos de ellos tienen un nivel de estudios relativamente alto, dicen las personas que trabajan con los inmigrantes.

El éxodo «refleja la desesperación, la falta de esperanza y la falta de futuro que siente la gente en la isla», dijo Jorge Duany, director del Instituto de Investigación Cubana de la Universidad Internacional de Florida.

Alrededor de 250.000 cubanos abandonaron la isla en los años inmediatamente posteriores a la toma de posesión de Cuba por parte de Castro en 1959, dijo Duany. La actual oleada también eclipsa a los aproximadamente 125.000 cubanos que llegaron a Estados Unidos en 1980, cuando el Castro, enfrentado a una crisis política, permitió que cientos de barcos, en su mayoría tripulados por cubano-americanos, los recogieran en el puerto de Mariel.

Otros 30.000 cubanos partieron hacia Florida en balsas improvisadas en 1994, cuando Castro les permitió emigrar después de que miles de personas se amotinaran en La Habana, debido a las dificultades económicas provocadas por el fin de las subvenciones soviéticas a la isla caribeña.

La actual crisis económica de Cuba desencadenó una ola de protestas en toda la isla en julio de 2021, que provocó una dura respuesta de las fuerzas de seguridad. En los meses siguientes, el gobierno presentó cargos contra 930 manifestantes y condenó a 675 de ellos a penas de prisión, algunas de hasta 25 años, según Laritza Diversent, directora del grupo de derechos humanos Cubalex.

Con el endurecimiento de las sanciones por parte de la administración Trump, la mala gestión económica cubana y el impacto de la pandemia, la inflación se ha disparado, los alimentos básicos y las medicinas han escaseado y las transferencias de dinero de los cubanos en Estados Unidos han disminuido. El flujo de turistas extranjeros también se ha agotado.

El pesimismo en la isla se agudizó después de que un incendio el 5 de agosto destruyera el 40% de la capacidad de almacenamiento de combustible en la ciudad portuaria de Matanzas, lo que provocó un aumento de los cortes de electricidad que, incluso antes del desastre, duraban hasta 20 horas al día en muchos lugares.

«Cuba sigue desangrando el talento, la capacidad, la energía y los recursos», dijo Alejandro de la Fuente, profesor de historia cubana en la Universidad de Harvard. «Están vendiendo todo lo que tienen para salir».

Los funcionarios cubanos no respondieron a las solicitudes de comentarios.

El éxodo actual se ve facilitado por el estrecho aliado de Cuba, Nicaragua, que en noviembre eliminó los requisitos de visado para que los cubanos volaran a la capital, Managua. Esto abrió un corredor para que los cubanos, en su mayoría utilizando «coyotes» o contrabandistas de personas, se abrieran camino por tierra hacia Estados Unidos a través de Centroamérica y México. La medida ha aliviado la presión política y social sobre el gobierno cubano, ya que los cubanos más jóvenes, frustrados por las condiciones, abandonan la isla.

En decenas de anuncios publicados en Facebook, agentes de viajes y personas que trabajan desde sus casas en Miami, La Habana, Managua, Panamá e incluso en Nebraska, ofrecen billetes de ida y vuelta en vuelos chárter con un precio de entre 3.000 y 4.000 dólares desde ciudades cubanas a Managua.

Debido al elevado coste del largo viaje a Estados Unidos a través de Nicaragua -hasta 10.000 dólares-, la mayoría de los que toman esa ruta son cubanos blancos, que tienen más probabilidades que los cubanos negros de tener parientes viviendo en Estados Unidos que puedan financiar el viaje, dijo el Sr. de la Fuente.

Un portavoz del Departamento de Estado dijo que Estados Unidos está profundamente preocupado por el aumento de la migración cubana. «Las empresas depredadoras se están aprovechando de su desesperación, cobrando a los cubanos y sus familias tarifas exorbitantes para salir de la isla», dijo el portavoz.

Una vez en Estados Unidos, la mayoría de los emigrantes cubanos se dirigen a la zona de Miami, donde muchos tienen amigos y familiares que ayudan a financiar los viajes de los recién llegados.

«Estoy tratando de entender los números», dijo Esteban Bovo, alcalde de Hialeah, Florida, una ciudad de clase trabajadora de más de 230.000 habitantes, vecina de Miami, que se considera que tiene el mayor número de cubanos en Estados Unidos.

Hasta ahora, muchos migrantes han encontrado refugio en los sofás y en las habitaciones libres de amigos y parientes, mientras que las redes familiares han proporcionado a muchos de ellos trabajos extraoficiales, dice Pedro Freyre, un abogado cubano-americano de Akerman LLP.

Los funcionarios del estado de Florida no respondieron a las solicitudes de comentarios. La vicegobernadora de Florida, Jeanette Núñez, cubano-americana y republicana, dijo la semana pasada en una entrevista radiofónica que la nueva oleada de inmigrantes cubanos sería «peor que el Mariel» y sugirió que fueran enviados al estado natal del presidente Biden, Delaware.

En Cuba, el verano pasado, el boxeador amateur Ermes Orta y un grupo de sus amigos fueron arrestados por la policía cubana en la ciudad central de Sancti Spiritus, a raíz de las manifestaciones nacionales que sacudieron al gobierno comunista.

Orta, de 20 años, pasó un mes en la cárcel antes de ser condenado por «asociación delictiva y rebeldía» y multado con unos 100 dólares. La policía cubana lo llevaba cada semana a la comisaría para interrogarlo.

Orta no veía ningún futuro en Cuba. Su padre vendió una motocicleta, y un hermano mayor, camarero en Miami Beach, aportó unos 7.000 dólares para que el Sr. Orta comprara un billete de avión a Nicaragua y pagara a un contrabandista para que lo guiara a través de México hasta los Estados Unidos.

En Florida, Orta comparte el apartamento de su hermano y entrena diariamente en un gimnasio con un grupo de boxeadores cubanos. El boxeador de 140 libras de peso superligero espera convertirse pronto en profesional.

Reyniel Sánchez, un inspector eléctrico de 31 años, vendió una motocicleta por por 2.000 dólares y obtuvo dinero de su padre, que dirige una empresa de autobuses en Miami, para financiar el viaje a Estados Unidos a través de Nicaragua.

Sánchez dijo que fue robado y golpeado repetidamente en México por asaltantes armados que él pensaba que eran miembros de un cártel de la droga. Cerca de la frontera con Estados Unidos, un miembro de la banda le puso una pistola en la cabeza. Dijo que dos mujeres que viajaban en su grupo fueron violadas por hombres armados. El grupo de migrantes fue liberado después de que sus familiares en Estados Unidos enviaran dinero a sus captores, dijo.

«Tengo muchas pesadillas», dice.

La mayoría de los cubanos se entregan a los agentes de la Patrulla Fronteriza, el primer paso en el proceso de solicitud de asilo, y suelen ser liberados en Estados Unidos con papeles que les indican que deben presentarse ante el tribunal de inmigración. Al menos 1,8 millones de casos están pendientes en el tribunal de inmigración, según datos del gobierno, y los cubanos suelen recibir fechas de audiencia en 2024. Se tarda una media de varios años en completar un caso.

Hasta el final de la administración Obama, los cubanos solían recibir un estatus legal temporal que conducía a una tarjeta verde un año después, siempre y cuando no cometieran ningún delito. Esa política terminó en enero de 2017.

María, una limpiadora de casas cubano-estadounidense, ha reunido unos 8.000 dólares con otros familiares para ayudar a pagar a dos miembros de la familia -Samuel, un sobrino que acaba de graduarse como cirujano, y su novia, una estudiante de medicina- para hacer el viaje a Miami por la ruta nicaragüense.

Samuel dijo que hasta 50 compañeros y amigos han abandonado la ciudad de Colón, en el centro de Cuba, donde él vivía, en el último año. «Colón está vacío de jóvenes», dijo.

The Wall Street Journal accedió a utilizar sólo los nombres de pila de varios inmigrantes preocupados por las represalias en Cuba o por trabajar ilegalmente en Estados Unidos.

Los cubanos pueden inscribirse en Medicaid y recibir estipendios en efectivo de 180 dólares por persona, así como cupones de alimentos por valor de 250 dólares, dicen los funcionarios del condado de Miami-Dade. Pueden obtener una licencia de conducir una vez que solicitan asilo, pero no se les permite obtener permisos de trabajo hasta unos seis meses después de haber solicitado asilo político.

Una señal de la oleada migratoria es la larga cola que rodea el edificio de la Seguridad Social en Hialeah, donde los solicitantes, la mayoría recién llegados, hacen cola desde primera hora de la mañana para rellenar el papeleo de una tarjeta temporal de la Seguridad Social.

Ana, una maestra de la ciudad de Santa Clara, en el centro de Cuba, dijo que fue despedida de su trabajo allí después de negarse a marchar en el desfile del Primero de Mayo de Cuba para mostrar su lealtad al régimen. En Estados Unidos, quiere convertirse en auxiliar de enfermería.

«Voy a estudiar y a superarme», dijo.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de Comunismo o similares.
Últimas Noticias: