Actualidad

INFORME: ¿Qué ocurrirá tras la muerte de la Reina Isabel?

487 Vistas
INFORME: ¿Qué ocurrirá tras la muerte de la Reina Isabel?

El príncipe Carlos, de 73 años, es ahora efectivamente rey, aunque el protocolo dicta que sea proclamado como nuevo monarca al día siguiente de la muerte de la Reina.

Redacción | Primer Informe

La muerte de la Reina Isabel en Escocia ha puesto en marcha los planes de contingencia conocidos como Operación Unicornio.

Como parte de los llamados arreglos del Puente de Londres para después de la muerte de Isabel, Unicornio pone en marcha eventos ceremoniales adicionales en Edimburgo antes de la logística de trasladar el ataúd de la Reina de vuelta a Londres.

El Conde Mariscal que está a cargo de los planes, junto con los ayudantes reales y el Gobierno, ajustará rápidamente el calendario general para incorporar el elemento escocés, mientras los militares, el clero y la policía se centran en los inmensos aspectos prácticos.

La familia real ya se ha desplazado urgentemente a Balmoral, con Carlos -el nuevo rey- y los otros hijos de la Reina, la Princesa Real, el Duque de York y el Conde de Wessex, junto al lecho del monarca.

Mientras se ponen en marcha los preparativos para el funeral, el proceso de sucesión de un nuevo jefe de Estado comienza inmediatamente.

El príncipe Carlos, de 73 años, es ahora efectivamente rey, aunque el protocolo dicta que sea proclamado como nuevo monarca al día siguiente de la muerte de la Reina.

Esto tendrá lugar en una reunión del Consejo de Adhesión, que suele reunirse en el Palacio de San Jaime de Londres. El nombre en clave de la subida al trono del Rey Carlos es Operación Marea de Primavera.

Se espera que los miembros de la familia real celebren en los próximos días una conmovedora vigilia en torno al féretro de la Reina en la catedral de San Giles de Edimburgo.

En Balmoral también se encuentran el Duque de Cambridge, ahora heredero del trono, y Camilla -la nueva Reina- y la Condesa de Wessex. En principio, se espera que el féretro de la Reina descanse en el Salón de Baile de Balmoral.

El Parlamento escocés se suspenderá y se espera que el cuerpo de Su Majestad sea trasladado primero a Edimburgo en el Tren Real, en un viaje de más de cinco horas, para reposar durante la noche en el Palacio de Holyroodhouse.

Al día siguiente, su féretro será transportado por la Milla Real hasta la Catedral de San Gil para un servicio de recepción.

Se espera que los hijos de la Reina organicen una vigilia en torno al féretro de la Reina -conocida como la Vigilia de los Príncipes- mientras reposa en la catedral. Se espera que se permita al público pasar por delante del féretro de la Reina para presentar sus respetos.

A continuación, el féretro de la Reina volverá a subirse al Tren Real para ser trasladado al Palacio de Buckingham en Londres.

Otro plan de contingencia, denominado Operación Overstudy, se pondrá en marcha si el viaje se realiza por vía aérea, lo más probable es que el féretro se traslade en un avión del Queen’s Flight a RAF Brize Norton o RAF Northholt.

Tanto si el féretro se transporta por aire como por ferrocarril, será recibido por un comité de recepción del Primer Ministro y miembros de su Gabinete a su llegada a Londres.

Una vez que el cuerpo de Su Majestad esté de vuelta en el Palacio de Buckingham, habrá otros ocho días de luto oficial que terminarán con su funeral en la Abadía de Westminster.

Ahora se requerirá un nivel extraordinario de acción por parte de todas las ramas del Estado británico, incluyendo una vasta operación de seguridad para gestionar las multitudes sin precedentes y el caos de los viajes que podría ver, en palabras de una nota oficial, que Londres podría incluso ser declarado «lleno».

LEA TAMBIÉN: Las cartas de la reina Isabel con las que Maduro quiere rebatir la sentencia por el oro venezolano en Londres

Día D

Los planes de la Operación Puente de Londres se filtraron con todo lujo de detalles en 2019.

En ellos se cuenta cómo la primera persona fuera de Balmoral y del Palacio de Buckingham a la que se le comunicó la muerte de la Reina fue el Primer Ministro en una llamada telefónica.

Desde que se elaboró el plan en la década de los 60, se rumoreaba que se utilizaría el código «El Puente de Londres ha caído» para describir la muerte de Su Majestad, pero no se ha confirmado que esto sea lo que ha ocurrido hoy.

Antes de que se informara al público a través de una «notificación oficial» que se envió a las principales emisoras del Reino Unido, se produjo una «cascada de llamadas» a los miembros del Gabinete, el Consejo Privado y los altos cargos de las Fuerzas Armadas.

Según los planes de la Operación Puente de Londres, se les habrá leído un guión que decía: «Acabamos de ser informados de la muerte de Su Majestad la Reina. Se requiere discreción».

Una vez que se informó al público a primera hora de hoy, se envió un correo electrónico a los ministros y funcionarios que decía: «Estimados colegas, les escribo con tristeza para informarles del fallecimiento de Su Majestad la Reina.

Todas las banderas de Whitehall y de los edificios estatales han sido o serán arriadas a media asta a lo largo del día de hoy».

El Parlamento también será convocado en las asambleas legislativas de Escocia, Gales e Irlanda del Norte.

La página web oficial de la Familia Real se ha vuelto negra, con un breve anuncio que confirma la muerte de la Reina.

Las páginas web de los gobiernos también se han modificado y muestran banners especiales ya diseñados.

Las cuentas oficiales de Twitter, Facebook e Instagram también se volverán negras y todos los tuits en pausa, salvo los ya acordados, pero habrá silencio hasta que hable el Primer Ministro.

La Primera Ministra se dirigirá a la nación desde Downing Street y rendirá un homenaje a Su Majestad.

A continuación, se dirigirá a ver al nuevo Rey, el Príncipe Carlos, que se dirigirá él mismo a la nación en una declaración televisada.

La Primera Ministra y los principales ministros del Gabinete asistirán más tarde a un servicio de conmemoración en la Catedral de San Pablo.

Día D +1

10am

El Consejo de Adhesión -que está formado por todos los Consejeros Privados, los Grandes Oficiales de Estado, el Lord Mayor y el partido cívico de la ciudad, los Altos Comisarios del Reino y algunos altos funcionarios- se reunirá en el Palacio de Buckingham.

Allí proclamarán al Rey Carlos como nuevo soberano, aunque tendrá la opción de cambiar su nombre.

Podrá elegir un nombre «regio» de entre sus nombres de pila o segundo nombre, lo que significa que podría convertirse en el Rey Felipe, Arturo o Jorge en lugar del Rey Carlos III.

Carlos jurará «mantener y preservar inviolablemente el asentamiento de la verdadera religión protestante» en Escocia, en un juramento realizado por todos los nuevos monarcas desde Jorge I en 1714.

Todos los hombres que asistan a la ceremonia deberán llevar traje de mañana o de salón con corbata negra u oscura. No se pueden llevar medallas ni condecoraciones.

El siguiente en la línea de sucesión al trono es el príncipe Guillermo, de 39 años, seguido de sus hijos, el príncipe Jorge, de ocho años, la princesa Carlota, de seis, y el príncipe Luis, de tres, con el hermano de Guillermo, el príncipe Harry, de 37, después.

La esposa de Carlos, Camila, duquesa de Cornualles, se convertirá oficialmente en reina consorte, después de que la reina Isabel II diera su visto bueno para que así fuera.

La Proclamación de Adhesión será leída en voz alta y firmada, antes de ser leída al público en el Palacio de St James y en otras ciudades como Edimburgo, Cardiff y Belfast.

En Hyde Park se disparará una salva de 41 cañonazos por orden del Consejo, que durará casi siete minutos.

A continuación, los políticos de la nación jurarán lealtad al nuevo gobernante.

Hacia el mediodía, los diputados comenzarán a rendir homenaje en la Cámara de los Comunes, encabezados por el Primer Ministro.

Alrededor de las 15:30, el Primer Ministro y el Gabinete se dirigirán al Palacio de Buckingham para una audiencia con el Rey Carlos, pero no se admitirán cónyuges.

Día D +2

Como está en Balmoral, la Operación Unicornio continúa. Se cree que el cuerpo de Su Majestad descansará en Holyroodhouse, donde tradicionalmente es custodiado por la Real Compañía de Arqueros.

El féretro podría ser llevado por la Royal Mile hasta la catedral de St Giles para un servicio de recepción. A continuación, se introducirá en el tren real en la estación de Waverley, desde donde se dirigirá a Londres.

Se espera que se reúnan multitudes en los pasos a nivel y en los andenes de las estaciones a lo largo de todo el país cuando pase el tren.

Si el viaje en tren no fuera posible, se cree que los funcionarios pasarían a la Operación Overstudy, en virtud de la cual el féretro sería trasladado a Londres en avión desde el aeropuerto de Aberdeen.

Una vez en Londres, el cuerpo de la Reina será llevado al Palacio de Buckingham, donde su ataúd será expuesto en el Salón del Trono.

Habrá un altar, el féretro, el estandarte real y cuatro guardias de granaderos, con sus sombreros de piel de oso inclinados y sus rifles apuntando al suelo, haciendo guardia.

Su Majestad vivía en Windsor desde el estallido de la pandemia de coronavirus en 2020 y sólo estaba en Balmoral para sus vacaciones de verano.

Si hubiera estado en Windsor cuando murió, su cuerpo habría sido trasladado al Palacio de Buckingham en coche.

Si hubiera estado en Sandringham, en Norfolk, su cuerpo sería llevado a Londres en el tren real.

También se espera otro día de homenajes en la Cámara de los Comunes y en los parlamentos descentralizados.

Día D +3

El nuevo Rey Carlos iniciará una gira por el Reino Unido, que comenzará con una visita a Westminster Hall en las Cámaras del Parlamento.

Allí, los diputados presentarán una «moción de condolencia».

Su siguiente parada será Edimburgo para visitar el parlamento escocés, seguido de un servicio conmemorativo en la catedral de St. Giles.

Día D +4

A continuación, el rey Carlos volará a Irlanda del Norte, donde los miembros del parlamento descentralizado presentarán otra moción de condolencia, esta vez en el Castillo de Hillsborough, residencia del Secretario de Estado para Irlanda del Norte, y residencia oficial del monarca durante su estancia en Irlanda del Norte.

A continuación, asistirá a un servicio religioso en la catedral de Santa Ana de Belfast.

En Londres, tendrá lugar el primer ensayo de la procesión del féretro de la Reina desde el Palacio de Buckingham hasta el Palacio de Westminster pasando por The Mall, conocida como Operación León.

Día D +5

El cuerpo de la Reina saldrá del Palacio de Buckingham y será trasladado al Palacio de Westminster para que repose en él.

La procesión será el primer gran desfile militar tras la muerte de Su Majestad.

Una marcha lenta similar para la Reina Madre en 2002 contó con 1.600 efectivos y se extendió por media milla. Se cree que en el recorrido caben alrededor de un millón de personas.

A su llegada se celebrará un servicio conmemorativo.

Del sexto al noveno día

Comienzan los tres días en los que la Reina permanecerá en estado de reposo, denominados Operación Pluma.

Su féretro se sentará en un catafalco oscuro -un marco de madera decorado que sostiene el féretro de una persona distinguida durante un funeral o mientras yace en estado- para facilitar que el público que pase por allí pueda ver el féretro.

Westminster Hall estará abierto al público durante 23 horas al día, pero los primeros en visitarlo serán los VIP. Se les dará un horario para presentar sus respetos.

Mientras tanto, Carlos volará a Gales para la última etapa de su gira por el Reino Unido. Visitará el Parlamento galés antes de celebrar un servicio conmemorativo en la catedral de Llandaff, en Cardiff.

En la Casa Real y en Whitehall habrá una gran cantidad de planes, sobre todo para garantizar que los jefes de Estado, las personalidades y los dignatarios tengan todo preparado para dirigirse al Reino Unido para el funeral el día 10.

El Departamento de Transporte, el Ministerio del Interior y la Fuerza de Fronteras tienen planes para el número de británicos y turistas extranjeros que se espera que vayan a Londres en este periodo.

Transport for London también intervendrá para garantizar que el metro y los autobuses sean suficientes.

Se cree que podrían llegar más de un millón de personas.

Es probable que se cancelen las licencias de la policía, pero existe la preocupación de saber de dónde saldrá el gran número de auxiliares que se necesitan.

Día 10

El día del funeral de la Reina. Será un «Día de Luto Nacional», aunque no será un día festivo oficial.

Si el día cayera en un día laborable, serían los empleadores los que decidirían si el personal puede tener el día libre, pero no habrá ningún decreto que lo ordene.

Su Majestad se trasladará al funeral de Estado celebrado en la Abadía de Westminster, que culminará con dos minutos de silencio en toda la nación a mediodía.

Se espera que asistan unas 2.000 personas.

Cuando el féretro vuelva a salir, los portadores del féretro lo colocarán en el carro de armas verde que se utilizó para el padre de la Reina, su padre y el padre de su padre, y 138 marineros menores bajarán la cabeza al pecho y tirarán.

Información de Daily Mail.

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de Inglaterra o similares.
Últimas Noticias: