Actualidad

¿Qué pasó con el antiguo líder comunista chino Hu Jintao?

845 views
¿Qué pasó con el antiguo líder comunista chino Hu Jintao?

Los medios estatales chinos afirman que Hu se marchó por motivos de salud y es probable que la intriga aumente aún más con la publicación de las imágenes que muestran los 90 segundos que precedieron a su repentina destitución.

Redacción | Primer Informe

Es un momento que para muchos observadores ha llegado a definir el control cada vez más estricto del líder Xi Jinping sobre China: su predecesor, Hu Jintao, visiblemente frágil, es escoltado fuera de una reunión clave del Partido Comunista durante una remodelación quinquenal de la dirección, aparentemente a instancias de Xi.

Las imágenes de dos hombres acompañando a Hu Jintao, de 79 años, desde su asiento hacia la salida dieron la vuelta al mundo cuando el Congreso Nacional del Partido llegó a su fin el sábado, lo que llevó a días de especulaciones sobre si Hu era víctima de un juego de poder deliberadamente público.

Esta semana, esos rumores no han hecho más que crecer -a pesar de que los medios de comunicación estatales chinos afirman en Twitter que Hu se marchó por motivos de salud- y es probable que la intriga aumente aún más con la publicación de las imágenes que muestran los 90 segundos que precedieron a su repentina destitución.

Las imágenes, publicadas por la emisora de Singapur CNA el martes, muestran una serie de intercambios de alto nivel entre altos dirigentes del partido, en los que se impide repetidamente a Hu mirar los documentos oficiales que tiene delante.

En él se ve cómo Li Zhanshu, el número tres saliente del partido, que está sentado junto a Hu en la mesa principal del escenario, coge los documentos de la mano de Hu y los coloca bajo una carpeta roja. Cuando Hu coge los documentos, Li los aparta.

Xi, que está sentado al otro lado de Hu, echa un vistazo a los intercambios y llama a un ayudante principal con el que habla brevemente. Momentos después, un segundo ayudante se apresura a acercarse, recibe una instrucción de Xi y luego habla con un Hu aparentemente desconcertado.

Según las imágenes que circularon el sábado, Hu -que parece reacio a marcharse- es levantado de su silla, cogido del brazo y escoltado fuera.

Ninguna de las imágenes, ni las publicadas el sábado ni las del martes, han sido difundidas en China. Tampoco se ha informado del incidente en los medios de comunicación en lengua china, ni se ha comentado en las redes sociales chinas, donde las conversaciones en torno a los altos dirigentes están muy restringidas.

A última hora de la noche del sábado, la agencia oficial de noticias china Xinhua tuiteó en inglés que Hu «insistió en asistir» a la ceremonia de clausura a pesar de su mal estado de salud y que fue escoltado a la salida tras sentirse indispuesto. Sin embargo, en China, donde Twitter está bloqueado, no se mencionó el incidente.

En Weibo, los censores incluso restringieron los resultados de búsqueda de palabras clave vagas como «escoltado» o «abandonando la reunión», en un aparente esfuerzo por evitar que los usuarios hicieran referencias veladas al incidente, según Eric Liu, analista de censura de China Digital Times.

Las imágenes del martes han alimentado una ferviente especulación sobre el contenido del documento y el motivo por el que no se permitió a Hu verlo, y han dejado a los observadores divididos sobre lo que provocó su salida.

Algunos sostienen que probablemente se debió a la mala salud o al estado mental de Hu -después de retirarse en 2013, se le ha visto en público con un aspecto cada vez más frágil-. Otros sugieren que podría tratarse de un juego de poder deliberado por parte de Xi para demostrar su incomparable autoridad.

LEA TAMBIÉN: Empresas chinas se desploman después de la última toma de poder de Xi Jinping

Símbolo de una nueva era

Como muchos episodios inexplicables en la caja negra de la política china de élite, es posible que nunca se conozca la verdadera razón de la inesperada marcha de Hu. Pero los expertos dicen que el simbolismo -intencionado o no- es difícil de pasar por alto: Tras erradicar cualquier vestigio de influencia de los ancianos del partido o de las facciones rivales, Xi ha dado paso a una nueva era de gobierno unipersonal rodeado únicamente de leales incondicionales.

Mientras tanto, con Hu han desaparecido las numerosas características que habían definido su década en el poder, durante la cual presidió un periodo de crecimiento económico de dos dígitos y de apertura comparativa.

Hu también renunció a sus cargos en el partido y en el ejército cuando se retiró en 2012 tras dos mandatos en el poder, lo que le valió los elogios de Xi por «su mente amplia y su carácter noble».

Aunque Hu nunca fue tan poderoso como lo es ahora Xi -debido en parte al modelo de liderazgo colectivo y a la influencia equilibrada de múltiples facciones y ancianos del partido, incluido su predecesor Jiang Zemin-, estaba asociado a una facción vinculada a la Liga de la Juventud Comunista, una agrupación antaño poderosa cuya influencia ha disminuido considerablemente durante el gobierno de Xi.

Steve Tsang, director del Instituto SOAS de China en la Universidad de Londres, dijo que las últimas imágenes sugieren que la dramática salida de Hu probablemente no fue planeada.

«Por las razones que sean, Xi ordenó que se escoltara a Hu a la salida cuando debió pensar que Hu podría no comportarse exactamente como Xi hubiera querido», dijo.

El nuevo vídeo ha sido interpretado por algunos como una señal del supuesto descontento de Hu con el resultado del Congreso, en el que Xi consolidó su poder apilando el nuevo equipo de liderazgo con sus leales aliados y protegidos.

El primer ministro Li Keqiang y Wang Yang, jefe del máximo órgano consultivo de China, se retiraron del Comité Permanente del Politburó del partido, a pesar de estar un año por debajo de la edad de jubilación no oficial de 68 años. Tanto Li como Wang se consideran más cercanos a la esfera de influencia de Hu.

En una revelación aún más sorprendente, el domingo, el viceprimer ministro Hu Chunhua, otro protegido del mayor de los Hu (ambos no están emparentados), fue excluido del nuevo Politburó de 24 miembros. El futuro político de Hu Chunhua, que en su día se consideraba una estrella emergente que se preparaba para la cúpula del poder, se ha ido diluyendo bajo el mandato de Xi.

Pero Wen-Ti Sung, politólogo de la Universidad Nacional de Australia, dijo que una purga pública planeada en la clausura del congreso era poco probable, dado el énfasis del partido en la unidad.

«El Partido Comunista Chino premia la imagen de unidad y control, y más que nunca durante la era Xi», dijo Sung.

Si Xi hubiera querido purgar a Hu para evitar que el ex líder planteara objeciones en público, lo habría hecho antes de que la prensa extranjera pudiera entrar en el auditorio, dijo Sung.

«Una purga de alto perfil de Hu en una coyuntura crítica como el 20º Congreso del Partido muestra la presencia de la disidencia, y la noción de que Xi es al menos ‘desafiable'», dijo. «Ninguna de las dos cosas es buena para la imagen de invencibilidad de Xi».

Sin empatía

A muchos observadores también les llamó la atención la aparente frialdad de los demás líderes en el escenario. Pocos mostraron preocupación por Hu, y muchos evitaron mirar en su dirección.

«No hay empatía», dijo Alfred Wu, profesor asociado de la Escuela de Política Pública Lee Kuan Yew de la Universidad Nacional de Singapur.

Para ascender en el partido, los funcionarios han aprendido a ocultar sus emociones y características personales, dijo Wu. «Sólo tratan de ser como una máquina en la maquinaria del partido».

Al salir, Hu dio una palmadita en el hombro de su protegido, el primer ministro Li, que asintió con la cabeza y se giró brevemente para verle alejarse. Junto a Li, Wang se sentó erguido y miró fijamente hacia delante, aparentemente congelado en el movimiento.

Más abajo, en el borde del escenario, Hu Chunhua ni siquiera dirigió una mirada al anciano del partido cuando éste pasó. En su lugar, miró al frente con el ceño notablemente fruncido y los brazos cruzados sobre el pecho.

Pero incluso si la verdadera razón de la salida del anciano Hu nunca se aclara, el incidente ha enviado un mensaje inequívoco sobre el control absoluto del poder por parte de Xi, dicen los analistas.

La indigna salida de Hu demostró que «Xi había reducido a la insignificancia la otrora poderosa facción de la Liga de la Juventud (Comunista)», dijo Tsang en la Universidad de Londres.

«Sin sucesor a la vista, y con el anterior líder humillado, Xi había proyectado al partido que… nadie en el partido debería mirar por encima del hombro a otro líder, ya sea el futuro o el pasado», dijo Tsang.

«Ahora sólo hay un líder en China».

Información de CNN.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de China o similares.
Últimas Noticias: