Análisis

ANÁLISIS: Daniel Ortega, el «presidente más popular» de América

438 Vistas
ANÁLISIS: Daniel Ortega, el «presidente más popular» de América

Los números evidentemente inflados de la elección sandinista en Nicaragua, posicionan a Ortega como el líder más querido por su pueblo en Latinoamérica.

Circles Robinson | Havana Times

Luego de un proceso electoral altamente controlado, el gobernante nicaragüense Daniel Ortega y su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo anunciaron su “victoria” el 8 de noviembre, con el 75,92% de los votos. Ese resultado convertiría a Ortega en el presidente más popular de América Latina. El FSLN también mantendrá su mayoría absoluta en la legislatura, con 75 de los 90 escaños de la Asamblea Nacional.

Los asociados de la firma de encuestas del gobierno M&R habían pronosticado que Ortega obtendría entre el 70 y el 80% de los votos el domingo 7 de noviembre, mientras que las encuestas recientes de Cid Gallup mostraron a Ortega con solo el 19% de preferencia de los votantes y perdiendo fácilmente frente a cualquiera de los candidatos encarcelados. En un país donde la gente está encarcelada por hablar en contra del régimen, ninguna de las encuestas puede considerarse precisa.

Lo cierto es que Ortega y su partido FSLN controlaban a todas las autoridades electorales, desde los colegios electorales hasta los máximos dirigentes. Además, el hombre fuerte y su esposa / vicepresidenta habían estado ocupados en los últimos meses encarcelando en régimen de incomunicación a todos los candidatos de la oposición que representaban una amenaza. Los pequeños partidos a los que se les permitió presentarse como «oposición» no hicieron campaña ni revelaron sus plataformas.

La pareja gobernante trató de evitar que la prensa independiente nicaragüense cubriera directamente las elecciones, cerrando los principales medios de comunicación y hostigando, encarcelando y forzando a muchos reporteros al exilio. También prohibió la entrada al país de medios extranjeros. Solo los medios oficiales, en su mayoría dirigidos por Murillo y los hijos del dúo, informaban libremente antes, durante y después del día de las elecciones.

En una campaña en la que la oposición había pedido a la gente que se quedara en casa, mientras el régimen reunía todo el peso de su aparato estatal para llevar a los nicaragüenses a las urnas, la pregunta clave era cuántas personas realmente votaban. Aquí, también, los relatos diferían radicalmente.

El día de las elecciones, los observadores independientes vieron lugares de votación vacíos y muy pocas filas para votar. Estimaron una abstención de los votantes del 81%, cifra imposible de corroborar. Lo que estaba claro para la mayoría era que apenas se veían las largas filas para votar características de las elecciones hasta 2006. Incluso muchos votantes de Ortega estuvieron de acuerdo con esa evaluación.

Mientras tanto, los funcionarios electorales de Ortega-Murillo afirmaron que el 65,23% de los votantes registrados acudieron a emitir su voto.

Incluso el aliado cercano de Ortega, Nicolás Maduro de Venezuela, solo se asignó a sí mismo 67.85 de los votos en 2018 cuando se postuló esencialmente sin oposición en 2018.

El cubano Miguel Díaz Canel, otro partidario de Ortega y sus métodos, fue elegido presidente por voto indirecto del parlamento cubano en 2019. Recibió el 99,9% de los votos emitidos, la mayor cantidad de cualquier líder del continente.

LEA TAMBIÉN: Las claves del último fraude de Daniel Ortega en Nicaragua

Reacción internacional

Como era de esperar, las reacciones a las elecciones del 7 de noviembre en Nicaragua reflejaban totalmente las alianzas políticas. Los aliados de Ortega inmediatamente elogiaron su victoria, mientras que muchos otros no reconocieron el voto como legítimo. Diario de Cuba recopiló algunas de estas declaraciones, incluidos informes del servicio de noticias EFE.

El presidente cubano Miguel Díaz Canel calificó las elecciones del domingo en Nicaragua como «una demostración de soberanía y espíritu cívico ante una cruel campaña mediática».

Nicolás Maduro de Venezuela declaró: “¡Han llegado buenas noticias de Nicaragua! Hoy hubo un buen nivel de participación en las elecciones. La gente votó en paz en los colegios electorales ”. Agregó: “Votar en Nicaragua, como votar en Venezuela, es un paso hacia la paz, la estabilidad, el progreso y la prosperidad de nuestros países”.

El canciller ruso Serguei Lavrov dijo que la votación se llevó a cabo en medio de «presiones sin precedentes» sobre las autoridades nicaragüenses. Denunció la campaña liderada por Estados Unidos para no reconocer los resultados.

El gobierno boliviano dio la bienvenida al “volcán democrático” en las elecciones nicaragüenses. En un comunicado oficial, “la Cancillería elogió al pueblo hermano de Nicaragua por su participación y vocación democrática en el proceso electoral”.

El expresidente Evo Morales agregó: “Alabamos al honorable pueblo nicaragüense que en una demostración de coraje y madurez democrática eligió al hermano Daniel Ortega como su presidente constitucional, a pesar de la campaña de mentiras, chantajes y amenazas de Estados Unidos”.

Otros líderes cuestionaron o condenaron la votación.

“Nuestras previsiones para Nicaragua son inciertas”, dijo el presidente ecuatoriano Guillermo Lasso. Agregó: “La posición de Ecuador, en términos generales, será siempre la de apostar por la democracia y los principios de la libertad. Ojalá Nicaragua pueda avanzar en esa dirección ”.

La Cancillería chilena emitió un duro comunicado, rechazando las elecciones e indicando que Chile no reconocía su legitimidad. “Su objetivo es perpetuar a Daniel Ortega y Rosario Murillo en el poder mediante la consolidación de un régimen dictatorial”.

“El evento se realizó en un contexto de graves violaciones de derechos humanos, encarcelamiento de líderes y candidatos de la oposición, represión de partidos independientes, persecución sistemática a líderes y organizaciones de la sociedad civil, ausencia de observadores internacionales y bloqueo de los medios de comunicación”, destaca el documento. .

El Gobierno chileno pidió al gobierno de Ortega que libere «incondicionalmente» a los presos políticos, así como que «restablezca la vigencia de los derechos civiles y políticos, autorice el ingreso de organizaciones de derechos humanos y cese el hostigamiento de la oposición».

Costa Rica, que ha acogido a más de cien mil refugiados del vecino país desde 2018, anunció tras el cierre de los colegios electorales que no reconoce el proceso electoral en Nicaragua, por la “ausencia de condiciones y garantías” exigidas en una democracia para acreditar las elecciones como transparentes, creíbles, independientes, libres, justas e inclusivas.

El presidente Joe Biden los describió como «pantomima ni libre, ni justa, y ciertamente no democrática», luego de anunciar que utilizará «todas las herramientas diplomáticas y económicas» a su alcance para exigir responsabilidad, incluida la llamada ley Renacer, para extender las sanciones a Nicaragua.

Biden instó al “régimen Ortega-Murrillo” a tomar “inmediatamente” las medidas necesarias para “restaurar” la democracia y pidió que los disidentes encarcelados sean liberados “inmediata e incondicionalmente”.

Mientras tanto, la Unión Europea dijo que la reelección de Daniel Ortega carece de «legitimidad», ya que las elecciones se realizaron «sin garantías democráticas», completando así la conversión del país en un «régimen autocrático».

El alto representante de Política Exterior de la UE, Josep Borrell, pidió a Ortega que libere a todos los presos políticos “de forma inmediata e incondicional” y anule el proceso judicial en su contra.

La UE exigió que Ortega “devuelva la soberanía de Nicaragua al pueblo” y anunció que está considerando “todos los instrumentos a su alcance para tomar medidas adicionales, incluidas aquellas que pueden ir más allá de las restricciones individuales”.

Estados Unidos, la Unión Europea (UE) y la Organización de Estados Americanos (OEA) habían condenado, antes de las elecciones, la detención de siete candidatos presidenciales de oposición, la eliminación de tres partidos políticos de oposición, la prohibición de la observación electoral y el establecimiento de leyes que restringían la participación en el proceso.

España también se unió al grupo de países que critican abiertamente las elecciones en Nicaragua. El canciller José Manuel Albares, declaró este lunes que la votación “no puede ser convocada a elecciones” porque “han sido una farsa” y también reclamó la liberación de opositores y periodistas presos en el país centroamericano.

El Reino Unido dijo que Ortega está arrastrando a su país por la “trágica senda del autoritarismo”. “La elección presidencial que tuvo lugar en Nicaragua el 7 de noviembre fue una elección solo de nombre. No fue ni gratis ni justo”, informó el Ministerio de Relaciones Exteriores británico.

El gobierno alemán también criticó las elecciones generales del domingo por no cumplir con los estándares mínimos. “Hacemos un llamado al gobierno de Nicaragua para que regrese al proceso democrático y libere de inmediato a los presos políticos”, dijo la canciller Andrea Sasse.

El gobierno de Ortega expresó su desafío a la condena externa

El canciller nicaragüense, Denis Moncada, dijo el domingo que el gobierno de Daniel Ortega no teme que los miembros de la comunidad internacional no reconozcan las elecciones generales.

“No nos vamos a dejar intimidar por sus amenazas, con sus medidas unilaterales, con sus sanciones, o sus amenazas de no reconocer nuestras elecciones”, declaró el canciller en referencia a las declaraciones de la comunidad internacional principalmente de Estados Unidos y la Unión Europea. miembros.

Daniel Ortega, quien en la década de 1980 gobernó por un solo mandato como presidente durante la década de los 80 antes de perder en las elecciones de 1990. Luego de dos postulaciones presidenciales fallidas posteriores, finalmente regresó al cargo en 2007. Es el líder con más años de servicio en las Américas.

Solo cinco candidatos poco conocidos de partidos pequeños aliados del FSLN de «el presidente» Ortega compitieron contra él en las elecciones. El Consejo Electoral dijo que la participación fue del 65%. A los observadores electorales de la UE y la Organización de Estados Americanos (OEA) no se les permitió escudriñar el voto y se prohibió la entrada al país a los periodistas.

Este artículo fue publicado por Havana Times, con el título ‘Daniel Ortega, the Most Popular President in the Americas‘.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de Daniel Ortega o similares.
Últimas Noticias: