Análisis

ANÁLISIS The National Interest / México: ¿La vecina ‘Venezuela’?

230 Vistas
ANÁLISIS The National Interest / México: ¿La vecina ‘Venezuela’?

¿Andrés Manuel López Obrador llevará a México a la caída en picado que asociamos con la Venezuela de Hugo Chávez?

Richard M. Sanders* | The National Interest

¿PODRÍA MÉXICO bajo el liderazgo de Andrés Manuel López Obrador hundirse en la caída en picada política y económica que asociamos con Venezuela bajo Hugo Chávez, Nicaragua bajo Daniel Ortega o Argentina bajo los Kirchner? Después de tres años de su mandato de seis años, López Obrador, conocido universalmente por sus iniciales como AMLO, ha mostrado muchos instintos estatistas y autoritarios similares. Pero pueden existir suficientes fuerzas compensatorias para que México evite lo peor y, con ello, daños colaterales a Estados Unidos.

El interés de EEUU en México es, en el mejor de los casos, intermitente a pesar de nuestra extensa frontera compartida. Por lo general, un tema domina los titulares. Varía desde el comercio hasta los narcóticos y la inmigración, siempre en términos de su impacto inmediato en los Estados Unidos. Pero se presta relativamente poca atención sostenida al tema más amplio de la estabilidad política general de México y las perspectivas de una gobernabilidad democrática continua.

Aparecen breves ráfagas de interés, generalmente en relación con eventos electorales, más recientemente en junio de 2021 cuando las carreras intermedias plantearon la cuestión de si AMLO obtendría la mayoría deseada de dos tercios en el Congreso, pero desde finales de la década de 1970 y 1980 México no ha sido visto como un tema de seguridad nacional de primera línea.

Un artículo de 1979 titulado “México: ¿El Irán de al lado?” por el académico de derecha Constantine Menges trazó un paralelismo con la entonces reciente caída del sha de Irán, sugiriendo que México, otro aliado grande y problemático de Estados Unidos, podría seguir el mismo camino. Sin embargo, en este caso, el escenario que imaginó era esencialmente una repetición, en una escala mucho mayor, de la victoria de los sandinistas a principios de ese año sobre Anastasio Somoza en Nicaragua, incluso cuando parecía probable un triunfo guerrillero similar en el vecino El Salvador.

Menges ocupó cargos en la Agencia Central de Inteligencia y el Consejo de Seguridad Nacional en la administración Reagan. Mientras perseguía sus políticas de apoyo agresivo a una insurgencia antisandinista en Nicaragua y una campaña de contrainsurgencia progubernamental en El Salvador, hubo esfuerzos ocasionales para defender estas políticas con referencia a una amenaza percibida para México y, por extensión, la frontera sur de EEUU. El presidente Ronald Reagan incluso afirmó que solo había un viaje de dos días desde la revolucionaria Managua hasta Harlingen, Texas.

La inestabilidad percibida en México puede no haber sido realmente clave para el esfuerzo centroamericano de Estados Unidos, en sí mismo solo una parte de un impulso global contra la Unión Soviética que se desarrolló en otros teatros como Angola y Afganistán. No obstante, la década de 1980 fue de hecho una época en que las perspectivas de México parecían cuestionables. El auge petrolero de la década de 1970 le había permitido pedir prestado y gastar a voluntad. Esto se detuvo repentinamente cuando la Junta de la Reserva Federal elevó las tasas de interés de EEUU para controlar la inflación, lo que provocó una grave crisis financiera y económica en México. Después de décadas en el poder, el Partido Revolucionario Institucional (PRI), denominado “la dictadura perfecta” por el premio Nobel Mario Vargas Llosa, se estaba volviendo menos capaz de contener la disidencia política. La corrupción, siempre un problema importante, alcanzó nuevas dimensiones, ya que los funcionarios descubrieron que el dinero de los narcóticos era un sustituto de los ingresos perdidos desviados de los ingresos del petróleo.

No obstante, México se recompuso en la década de 1990. Primero, los presidentes del PRI, Miguel de la Madrid y Carlos Salinas de Gortari, sacaron a México de un modelo económico cerrado y estatista que ya no era viable. Y se permitió que el sistema electoral funcionara con suficiente libertad para que Vicente Fox, el primer presidente del conservador Partido Acción Nacional (PAN), llegara al poder en 2000. Fox, a su vez, fue sucedido por otro panista, Felipe Calderón. Le siguió Enrique Peña Nieto, del PRI, marcando una verdadera alternancia en el poder, aunque con una considerable continuidad en las políticas.

Quizás el paso más importante hacia la modernización de México ocurrió en 1994 cuando el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, negociado durante la presidencia de George Bush y ratificado bajo la de Bill Clinton, entró en vigor. Si bien los méritos del acuerdo se han debatido en Estados Unidos en gran medida en términos de su impacto económico interno, también fue una obra de estadista ilustrada que hizo mucho para promover la inversión y modernizar la economía de México, además de vincularla a Estados Unidos. y un modelo de libre mercado.

Sin embargo, durante las siguientes dos décadas, el asunto inconcluso del desarrollo político y económico creó una bomba de relojería de descontento popular. Surgió una nueva clase media, especialmente en las ciudades del norte de México, donde se sintieron los beneficios de las inversiones estadounidenses y extranjeras. Pero millones quedaron sumidos en la pobreza. A pesar de la importante asistencia de los EEUU a través de la llamada “Iniciativa Mérida”, los cárteles de la droga se convirtieron cada vez más en un poder en el país, mientras que la inseguridad cotidiana asolaba a quienes no podían refugiarse en barrios cerrados. Si bien la celebración de elecciones libres y justas y la alternancia en el poder entre el PRI y el PAN fue un logro genuino, la política se percibía como un juego de adentro, alejado del ciudadano promedio y plagado de corrupción en todos los niveles.

El chavismo de AMLO

La situación estaba entonces madura para que un “forastero” tomara el poder. Con el tiempo, AMLO se había consolidado como la voz de quienes se sentían excluidos en un México cambiante. Originalmente un político del PRI en el estado sureño de Tabasco, se separó y ganó la alcaldía de la Ciudad de México bajo la bandera del Partido de la Revolución Democrática (PRD), una rama izquierdista del PRI. Se postuló como candidato del PRD a la presidencia en 2006, perdiendo por poco, y nuevamente en 2012, perdiendo por un amplio margen. Se postuló por tercera vez en 2018 como candidato del Movimiento Regeneración Nacional (MORENA), esencialmente su vehículo personal. Su victoria, contra candidatos débiles del PAN, PRI y PRD, ha llevado a México a aguas desconocidas tanto política como económicamente.

AMLO está ahora a más de la mitad de su mandato de seis años, tiempo suficiente para permitirnos hacer algunos juicios. Donde más obviamente se parece a Hugo Chávez es en su clásico esfuerzo populista de gobernar a través del carisma personal, llegando directamente al público para que se identifique emocionalmente con él. En esto se ha diferenciado de sus antecesores inmediatos del PAN y el PRI, quienes se vistieron con el prestigio y formalidad la presidencia. A pesar de su larga carrera política, ha buscado presentarse como un ciudadano común. Los accesorios de su personaje de “hombre de la calle” incluyen permanecer en su casa en un barrio de clase media de la Ciudad de México en lugar de mudarse a “Los Pinos”, la residencia presidencial (que abrió a visitas después de asumir el cargo).

Su técnica difiere de la de Chávez, pero con el mismo fin de establecer una relación sin mediación con el votante. Chávez se vendió a sí mismo como el militar rudo y fanfarrón, vestido con su uniforme y boina roja de paracaidista, diciendo las verdades que el establecimiento no se atrevía a decir. (Nicolás Maduro, quien sucedió a Chávez después de su muerte, ha tratado de mantener una personalidad similar pero carece por completo del carisma de Chávez). Un elemento común al enfoque político de AMLO y Chávez es una confianza aparentemente infinita en la capacidad del líder para convencer a través del poder. de sus palabras AMLO ha realizado (excepto cuando estuvo enfermo de coronavirus) largas conferencias de prensa diarias. Chávez realizó un programa semanal llamado “Hola presidente”, junto con largos y frecuentes discursos al estilo castrista que las cadenas debían transmitir.

Fundamental tanto para el método de gobierno de AMLO como el de Chávez es un enfoque puramente instrumental de las normas democráticas. Cuando AMLO se postuló para la presidencia en 2006, inicialmente disfrutó de una gran ventaja sobre Felipe Calderón del PAN. Sin embargo, a medida que avanzaba la campaña, los votantes se pusieron nerviosos por su retórica radical y esta se fue reduciendo progresivamente. Cuando el día de las elecciones Calderón lo derrotó por un margen muy estrecho, AMLO gritó “fraude” a pesar de que la autoridad electoral de México y el tribunal que la supervisó se habían ganado el respeto internacional después de celebrar múltiples elecciones presidenciales que en general se consideraban libres y justas. . En lugar de aceptar su pérdida, se autoproclamó “presidente legítimo” y envió a sus seguidores a ocupar el Paseo de la Reforma, la arteria principal del centro de la Ciudad de México, durante dos meses. Sin embargo, las instituciones de México se mantuvieron y Calderón asumió el cargo.

Chávez, por supuesto, comenzó su carrera política en febrero de 1992 con un golpe de estado fallido en el que lideró un grupo de oficiales descontentos en un esfuerzo por tomar el poder del impopular Carlos Andrés Pérez. El intento fracasó cuando no lograron asegurar el palacio presidencial y la principal estación de televisión. Un segundo intento de golpe más tarde ese año, organizado por sus seguidores mientras estaba en prisión, estuvo cerca pero también fracasó. Seis años después de los golpes fallidos, Chávez ganó la presidencia en las urnas, así como AMLO la ganó doce años después de intentar reclamarla en las calles de la Ciudad de México.

LÓPEZ OBRADOR ha mostrado un interés claramente similar al de Chávez en remodelar las instituciones de su país para debilitar las entidades que pueden actuar como un freno a su poder. Es cierto que no ha ido a ninguna parte tan lejos como Chávez y su sucesor Maduro, quienes se han apoderado del estado por completo, habiendo colonizado por completo las autoridades electorales, el sistema judicial y las fuerzas del orden, así como reescribiendo la constitución de Venezuela. AMLO ha sido más moderado, aunque puede ser que esto sea más una característica de su posición relativamente más débil: carece de los recursos financieros casi ilimitados de los que disfrutó Chávez cuando el precio mundial del petróleo se disparó a principios de su mandato. Y, si bien AMLO conserva una popularidad personal considerable, su fracaso en lograr una mayoría de dos tercios en el Congreso en las elecciones intermedias de este año significa que tendrá que negociar cualquier cambio constitucional con al menos algunos de los partidos de oposición.

Aún así, hay algunos signos ominosos. Lo más notable es su campaña contra las instituciones electorales de México, el Instituto Nacional Electoral, que administra la votación, y el Tribunal Electoral, que escucha las apelaciones de disputas electorales. Además de su acusación de que se robaron las elecciones de 2006, agregó quejas de que a ciertos candidatos de MORENA para cargos inferiores no se les permitió postularse, ya que fueron descalificados por no cumplir con los requisitos técnicos. Ha montado una campaña que ha presionado a un juez del Tribunal Electoral para que deje su cargo antes de tiempo, ha propuesto cambios constitucionales para que las elecciones sean “más eficientes” y ha pedido la renuncia de todo el Tribunal Electoral y del Instituto Nacional Electoral. . Ha recortado el presupuesto del instituto, mientras que al mismo tiempo insiste en que administre un referéndum sobre su permanencia en el cargo. AMLO, sin embargo, es lo suficientemente popular como para que sea muy poco probable que pierda, por lo que el referéndum es simplemente un esfuerzo para subrayar el apoyo que aún disfruta. Vale la pena señalar que su campaña para lograr un sistema judicial amistoso se ha extendido más allá del Tribunal Electoral hasta la Suprema Corte de Justicia de la Nación, donde obtuvo una legislación para retener al juez presidente, generalmente considerado como su apoyo, en el cargo más allá de su mandato. (El juez finalmente se negó a aceptar una extensión).

La clave del estilo de Chávez y AMLO es una retórica que busca menospreciar a sus oponentes, con un fuerte sabor a lucha de clases. Chávez típicamente llamó a la élite política y económica anterior de Venezuela “los escuálidos”. AMLO llama a sus oponentes “fifis” (algo como los idiotas de clase alta). Ambos han hecho de la denuncia a los medios críticos un tema constante. Y AMLO se ha erigido con considerable éxito como el paladín de la anticorrupción en México. Sin embargo, puede haber límites en cuanto a qué tan lejos puede llevar este mensaje, especialmente a la luz del hecho de que su propio movimiento no ha estado libre de escándalos. Sobretodo después de que apareció un video que mostraba a uno de sus hermanos recibiendo fajos de dinero en efectivo de uno de sus hermanos y operador político  de AMLO. Más recientemente se informó que su hijo residente en Houston había alquilado una casa grande a un exejecutivo de una importante empresa de servicios petroleros que hacía negocios en México y que él era empleado de una firma perteneciente a un empresario mexicano que tenía vínculos con AMLO.

Medios de represión y militares

Recientemente, AMLO celebró un referéndum para autorizar al gobierno a procesar a expresidentes por corrupción (algo que ya podía hacer según la ley existente). El referéndum fue ampliamente visto como un gesto político transparente y no logró obtener el nivel mínimo de apoyo requerido. Pero, en general, lo que falta en la receta de AMLO para gobernar hasta ahora ha sido la represión abierta de los opositores que caracterizó a Chávez desde el principio y que su sucesor, Maduro, ha continuado.

Sin embargo, se han dado algunos desarrollos siniestros en los últimos meses. El fiscal general de México ha iniciado un caso penal dudoso contra distinguidos científicos afiliados al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología que se habían opuesto a los cambios de personal y de política en la institución. AMLO ha denunciado al Centro de Investigación y Docencia Económicas, una pequeña pero distinguida institución financiada por el Estado, por haberse “girado a la derecha” y de manera similar acusó a su alma mater, la Universidad Nacional Autónoma de México, de haberse vuelto “neoliberal” y “ individualista.» Y ha exigido (sin éxito) que las autoridades fiscales publiquen las declaraciones del periodista que informó sobre las actividades de su hijo. AMLO, al parecer, se está volviendo cada vez más hostil con aquellos a los que ve como opuestos a su proyecto.

Cualquier gobierno con tendencias autoritarias debe tratar con cuidado con la única institución que podría frustrarlo: las fuerzas armadas. En el caso de Venezuela, Chávez tenía la gran ventaja de provenir del ejército, por lo que conocía a sus líderes, sus ambiciones personales, inclinaciones políticas, grado de honestidad, etc. Después de ganar la presidencia, se movió metódicamente para tomar el control nombrando a sus partidarios a los principales puestos militares, mientras que los de lealtad más dudosa fueron puestos en licencia indefinida. Con los recursos disponibles de los altos precios del petróleo, se dedicó a gastar en equipo militar, y el dinero llegó a los bolsillos de los oficiales superiores. A medida que expandió el gobierno de Venezuela, creando un vasto y politizado estado de bienestar, los oficiales militares se encontraron en altos cargos, como administrar el sistema «Mercal» de mercados estatales de alimentos para consumidores de bajos ingresos. También hay informes de participación militar en el narcotráfico dirigido por grupos guerrilleros a lo largo de la frontera occidental de Venezuela con Colombia.

AMLO ha tenido que andar con más cuidado con los militares, pues ha carecido de los orígenes de Chávez en la institución, así como de la riqueza petrolera de la que había disfrutado para asegurar su aquiescencia. Sin embargo, AMLO ha favorecido claramente a las fuerzas armadas. Se ha esforzado por parecer solidario y ha ampliado su papel en la seguridad interna, utilizando a la policía militar como base para la creación de una nueva “Guardia Nacional” paramilitar que sustituya a las desacreditadas entidades policiales existentes.

Y se ha movido con decisión para mantener contentos a los militares cuando sus prerrogativas se ven amenazadas. El ejemplo más llamativo ocurrió cuando las autoridades estadounidenses arrestaron en Los Ángeles a un ex alto oficial del ejército por cargos de narcotráfico. Después de permanecer inicialmente callado, AMLO, sintiendo la presión de los militares, amenazó con cortar toda cooperación antinarcóticos con Estados Unidos si no lo liberaban. El Departamento de Justicia de los Estados Unidos cedió y lo dejó ir.

A nivel internacional, las políticas de AMLO han marcado una reversión a la típica forma mexicana de la década de 1980 y antes, con fuertes críticas ocasionales a Estados Unidos combinadas con pragmatismo en temas delicados como la inmigración y la renegociación del TLCAN. Ha hecho gestos de amistad con gobiernos de izquierda como el de Argentina y, recientemente, el de Perú, y ha mostrado renuencia a criticar a los violadores de derechos humanos, especialmente a los de tinte izquierdista. (México tardó en condenar a Nicaragua por el encarcelamiento de sus principales opositores políticos por parte de Ortega). Sin embargo, AMLO no ha ido tan lejos como lo hizo Chávez durante los días gloriosos de Venezuela con los altos precios del petróleo, cuando se convirtió en el banquero de Cuba y Nicaragua. bañando a ambos estados con subsidios.

Estado petrolero

Si las maniobras políticas de AMLO son una variante del populismo de izquierda al estilo de Chávez, aunque con importantes limitaciones, lo mismo puede decirse de su programa económico. Ambos han expresado sus políticas en los términos más grandiosos, con AMLO prometiendo la “cuarta transformación” de México mientras que Chávez se comprometió a crear el “socialismo del siglo XXI”. Ambas visiones se basan en el sector petrolero estatal como motor para financiar megaproyectos altamente visibles, así como amplios programas de bienestar.

Tanto AMLO como Chávez miraron hacia atrás a la década de 1970, cuando sus corporaciones petroleras estatales, PEMEX y PDVSA respectivamente, tenían monopolios en la producción de petróleo que databan de décadas atrás y se habían convertido en gigantes generadores de dinero cuando la OPEP controlaba estrictamente gran parte de la producción mundial. Los precios del petróleo, por supuesto, se desplomaron posteriormente, lo que llevó a ambos países a tragar saliva y permitir que las compañías petroleras internacionales formaran empresas conjuntas que trajeron el capital y la tecnología necesarios, aunque tanto en México como en Venezuela siempre hubo una fuerte corriente izquierdista comprometida con el nacionalismo de los recursos que criticó amargamente esta supuesta traición.

La marea cambió primero en Venezuela, donde Chávez disfrutó de un auge en los precios del petróleo que comenzó casi después de asumir el cargo a principios de 1999. Comenzó a exprimir a las compañías petroleras internacionales, exigiendo una mayor participación en las ganancias y, finalmente, expulsándolas en gran medida. Al mismo tiempo, ejerció un feroz control político sobre la petrolera estatal PDVSA, recortando inversiones y utilizando sus ganancias para construir su maquinaria política y de seguridad. (Irónicamente, con el colapso de la economía de Venezuela, él y su sucesor se vieron obligados a recurrir a nuevas fuentes de inversión petrolera extranjera de Rusia y China).

AMLO, durante mucho tiempo un defensor del nacionalismo basado en el petróleo, ha tomado algunas medidas en la misma dirección. No ha ido tan lejos como para hacer retroceder la presencia existente de compañías petroleras internacionales, cuya entrada había sido alentada por cambios constitucionales anteriores, pero ha mostrado una fuerte preferencia por el gigante petrolero estatal PEMEX a pesar de su historial de corrupción y enorme endeudamiento. Ha tratado de revertir los cambios constitucionales a favor del sector privado, una tarea que puede haber sido más difícil por su fracaso en asegurar una mayoría de dos tercios en las últimas elecciones parlamentarias de mitad de período. Sin embargo, ha tomado medidas bajo sus poderes ejecutivos, como insistir en que PEMEX actúe como socio operativo en una empresa conjunta existente con Talos Energy, con sede en Houston, en un gran depósito nuevo en alta mar.

También ha buscado aumentar la presencia estatal en las operaciones downstream, impulsando la construcción de una importante refinería en su estado natal de Tabasco para el crudo pesado de México. Esto es a pesar del hecho de que muchos observadores de la industria no ven que esto tenga sentido económico y está ubicado en un área ambientalmente sensible. Chávez tenía ambiciones similares y prometió construir una refinería que se llamaría “El último sueño de Bolívar”, que en medio del colapso económico de Venezuela aún no se ha construido. AMLO ha mostrado particular hostilidad hacia la participación extranjera en el sector de la energía eléctrica, buscando la aprobación de una legislación que le dé prioridad a la empresa estatal, la Comisión Federal de Electricidad, en la generación, transmisión, distribución y suministro. Esto recuerda la total nacionalización de Chávez de empresas de servicios públicos previamente privatizadas, como la distribuidora de energía de Caracas, que había pertenecido a la empresa estadounidense AES Corporation.

Tanto el gobierno de AMLO como el de Chávez, enamorados de la riqueza y el poder que vieron fluir del petróleo, han mostrado una indiferencia por el medio ambiente, a pesar de que este se ha convertido en un tema candente en la política mundial. La contaminación de la industria petrolera venezolana, que ya era alta, empeoró con Chávez mientras buscaba mantener la producción a toda costa, dejando, por ejemplo, el lago de Maracaibo como una zona de desastre contaminada.

Por su parte, AMLO está dando prioridad a las centrales eléctricas a base de petróleo de la Comisión Federal de Electricidad y a una que utilice carbón de producción nacional. Esto ha tenido el efecto de estancar proyectos privados de energía eólica y solar que no podrían conectarse a la red nacional. Más allá del sector energético, ha impulsado megaproyectos ostentosos como el “Tren Maya”, una línea férrea de pasajeros de alta velocidad hacia el sur de México de dudoso valor económico que atravesará áreas ambientalmente sensibles y que está construida sobre roca blanda. Esto ha llevado a AMLO a denunciar el apoyo extranjero a grupos ambientalistas mexicanos que se oponen al proyecto. Ante los retrasos en este proyecto insignia, AMLO lo ha declarado de interés de “seguridad nacional”, eludiendo las revisiones ambientales y los desafíos judiciales.

Ser justos con AMLO requiere que reconozcamos que su visión de la economía de México, aunque retrógrada, hasta ahora no ha sido tan completa como la de Chávez. No ha buscado nacionalizar sectores clave como las telecomunicaciones, la agricultura, la distribución minorista de alimentos y otras áreas donde la economía de Venezuela se ha visto afectada desastrosamente. Pero al igual que Chávez y su sucesor Maduro, AMLO ha utilizado el gasto social para subrayar el vínculo con la beneficencia del líder, utilizando a los activistas del partido para distribuir pagos en efectivo a los mexicanos de bajos ingresos.

También vale la pena señalar que AMLO no ha seguido el camino de Chávez de gastos y déficits masivos para consolidar su posición política, incluso frente a la crisis económica inducida por COVID. De hecho, ha proclamado abiertamente su compromiso con la austeridad, afirmando que la financiación del gobierno se destinará únicamente a esfuerzos que beneficien a los pobres. Ha recortado los subsidios gubernamentales tanto a la cultura como a la investigación científica y ha limitado los salarios de los funcionarios públicos (lo que puede tener el beneficio adicional de expulsar a los altos funcionarios que no simpatizan con su proyecto). No está claro en qué medida esta cautela se deriva de un compromiso genuino, aunque de hecho puede ser reacio a adquirir deuda externa y la vulnerabilidad a la presión externa que la acompaña. En cualquier caso, la realidad es que sin los precios del petróleo históricamente altos de los que disfrutó Chávez, y dado que México tiene menos petróleo y la necesidad de repartir los ingresos entre una población más grande, los grandes gastos nuevos simplemente no son una opción viable.

¿Aspirante a ‘Chávez’?

Al final, ¿AMLO es un aspirante a Chávez? La dura retórica con respecto a sus oponentes, los esfuerzos por hacerse con el control de las instituciones judiciales y electorales, y las grandes visiones estatistas basadas en un esperado retorno a la generosidad petrolera de la década de 1970, todo apunta en esa dirección. Pero no ha dado los pasos irrevocables que tomó Chávez para romper con la gobernabilidad democrática e imponer un modelo autoritario en su país. Lo que no se sabe es si AMLO, quien después de todo comenzó como un político de carrera en el PRI, que alguna vez fue dominante, simplemente no está preparado para llegar tan lejos como Chávez, quien ingresó a la política como golpista, o si México, una sociedad mucho más compleja, tanto política como económicamente, no le da esta oportunidad.

El propio AMLO ha señalado que su “cuarta transformación” de México requerirá más que el único sexenio que permite la constitución. ¿Significa esto que busca un sucesor de su propio partido MORENA o buscaría cambiar la constitución para permitir su reelección? Las perspectivas para esto han disminuido debido a que no logró obtener una mayoría de dos tercios en las elecciones intermedias de este año y el hecho de que su popularidad personal, aunque sigue siendo alta, está por debajo de los niveles anteriores. Así, la especulación ahora se centra en a quién apoyará dentro de MORENA. Pero la política mexicana puede ser opaca y transaccional y tal acuerdo no puede descartarse por completo. Los partidos de oposición en otros países latinoamericanos se han involucrado en actos autodestructivos similares, especialmente en Nicaragua donde Daniel Ortega, ahora en su decimocuarto año en el poder, hizo un trato corrupto con el principal partido de oposición para ganar el cargo y luego procedió a aplastar todos los partidos políticos. rivales

¿Veremos a México convertirse en la Venezuela de al lado? La mayor probabilidad es que no, y que las instituciones políticas y económicas de México puedan resistir cualquier presión que se les imponga. Pero las tensiones son reales, y con una población de 130 millones y una frontera de 1,900 millas de largo con los Estados Unidos, hay motivos para preocuparse. No obstante, México tiene barandillas contra el autoritarismo populista. Por importante que haya sido el petróleo, la economía de México es mucho más diversa que la de Venezuela. El sector industrial de este último siempre estuvo estrechamente vinculado al Estado como proveedor del gigante petrolero PDVSA, y la demanda de los consumidores internos, impulsada por una moneda inflada, se satisfizo en gran medida con las importaciones.

México tiene una economía mucho más diversificada, en gran medida impulsada por la proximidad al mercado estadounidense y el acceso proporcionado por NAFTA (ahora USMCA). Comenzando como “maquiladoras” (plantas de procesamiento en régimen de maquila en gran parte para la producción de prendas de vestir), el sector industrial se ha beneficiado de las enormes apuestas de las principales empresas estadounidenses y otras firmas internacionales en todos los ámbitos, pero más visiblemente en la fabricación de automóviles. Además, se ha desarrollado un gran sector agrícola orientado a la exportación para el mercado estadounidense. Todo esto significa que hay millones de mexicanos cuyos medios de vida están vinculados a una economía moderna que mira hacia el exterior, ya sea que AMLO lo vea de manera positiva o no. Las afueras de las grandes ciudades de México tienen enormes desarrollos suburbanos de viviendas ocupadas por una clase media emergente. Es posible que sus dueños se sintieran atraídos por la personalidad de hombre común de AMLO y su campaña contra la corrupción, pero es probable que no quieran apoyar grandes cruzadas ideológicas que ponen en riesgo su sustento.

Políticamente, México tiene instituciones más fuertes que Venezuela. Antes del ascenso de Chávez, Venezuela había sido una excepción entre los países latinoamericanos, con dos partidos estables, uno de centro izquierda y otro de centro derecha. Ambos se derrumbaron ante sus historias de corrupción, luchas políticas internas y el colapso de la economía petrolera, dejándolos sin condiciones de combatir a Chávez. Por el contrario, los dos grandes partidos de México, el PRI y el PAN, permanecen intactos, aunque golpeados, con presencia significativa en el Congreso y entre las gobernaciones estatales. Ambos tienen mucha reconstrucción por hacer, pero tienen bases desde las cuales pueden trabajar. Además, el requisito constitucional de que el presidente sirva solo un período de seis años está profundamente arraigado en la cultura política de México, donde durante mucho tiempo se ha visto como un control clave en el ascenso del gobierno de un solo hombre.

¿AMLO, quien ha demostrado ser muy hábil para movilizar resentimientos, tendrá un segundo aire y buscará impulsar no solo su programa sino también sus propias ambiciones personales? ¿O ha llegado a su punto más alto cuando las fuerzas opuestas comienzan a movilizarse? Pase lo que pase, el impacto será significativo.

 

*Richard M. Sanders es Global Fellow del Woodrow Wilson International Center for Scholars. Anteriormente miembro del Servicio Exterior Superior del Departamento de Estado de EEUU, se desempeñó en la Embajada de EEUU en Chile de 1991 a 1994 y como Director de la Oficina de Asuntos Brasileños y del Cono Sur del Departamento de 2010 a 2013.

Este artículo fue publicado por The National Interest, con el título ‘Mexico: The Venezuela Next Door?‘.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de AMLO o similares.
Últimas Noticias: