Análisis

INFORME: Así influyó Maduro en la muerte de Qassem Soleimani a manos de EEUU

2.551 Vistas
INFORME: Así influyó Maduro en la muerte de Qassem Soleimani a manos de EEUU

Su papel en la ayuda a Venezuela en el desarrollo de capacidades militares fue visto en Washington como un salto cualitativo en las relaciones exteriores de Irán y probablemente fue un factor en la decisión de dar de baja a Soleimani.

Redacción | Primer Informe

El 3 de enero de 2020, el ejército estadounidense asesinó al general de división iraní Qassem Soleimani, comandante de la Fuerza Quds de élite del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI), junto con su compañero, el jefe adjunto de las Unidades de Movilización Popular de Irak, Abu Mahdi al-Muhandis.

Tres años después, los motivos de esta decisión -y su momento- siguen siendo objeto de debate. Sin embargo, es posible que las razones del sorprendente asesinato de Estados Unidos no estén relacionadas únicamente con el papel de Soleimani en los conflictos regionales, sino que también podrían derivarse de su creciente influencia internacional.

LEA TAMBIÉN: Hasta la hermana del líder supremo quiere que el régimen de Irán sea derrocado

¿Por qué fue asesinado Soleimani?

Al parecer, Soleimani era el responsable de dirigir el plan iraní de rodear Israel con un arco de misiles y aviones no tripulados de precisión en la región de Asia Occidental -desde Líbano hasta Siria, Irak y Gaza, pasando por Yemen-, que las autoridades israelíes consideraban una amenaza existencial para el Estado judío.

Estados Unidos acusa desde hace tiempo a Soleimani de estar detrás de gran parte de la resistencia a la que se enfrentó tras invadir Irak en 2003, así como de ordenar supuestamente operaciones contra fuerzas estadounidenses en el periodo previo a su asesinato.

El comandante de la Fuerza Quds -junto con Muhandis- fueron fundamentales en el esfuerzo iraquí por derrotar al ISIS, fuera del control y la agenda de EE.UU. y sus aliados regionales, que a menudo utilizaron al grupo terrorista para asegurarse ganancias políticas y geográficas.

Además, EEUU responsabilizó a Irán, y por extensión a Soleimani, del ataque yemení contra las instalaciones petrolíferas de Aramco en Arabia Saudí el 14 de septiembre de 2019. El ataque a Aramco fue tan masivo que interrumpió la mitad de la producción de petróleo saudí, y fue el mayor de este tipo desde la invasión de Kuwait por el expresidente iraquí Saddam Hussein en 1990.

Un líder en el Eje de la Resistencia

Soleimani era el «hombre clave» en el Eje de la Resistencia, según un político árabe con fuertes vínculos con los círculos de toma de decisiones tanto en Washington como en Riad.

«Hajj Qassem», dice el político, era excepcionalmente capaz de tomar decisiones y luego ponerlas en práctica, lo que se considera una «rara ventaja» entre los líderes. Era capaz de lograr importantes resultados estratégicos -rápidamente- moviéndose con libertad y negociando directamente con diversos estadistas, milicias y movimientos políticos.

Abundan los ejemplos de ello: El comandante de la Fuerza Quds persuadió al presidente ruso Vladimir Putin en 2015 para que interviniera militarmente en Siria, y organizó la compleja relación «frenemiga» entre Turkiye y Teherán a través del director de inteligencia turco Hakan Fidan.

Soleimani desempeñó un papel fundamental para evitar la caída de Damasco, mantuvo y desarrolló importantes vínculos con el movimiento de resistencia libanés Hezbolá en Beirut, dirigió una campaña en toda la región para derrotar al ISIS y gestionó con éxito los delicados equilibrios entre diversos componentes políticos en Irak. En Yemen, fue capaz de suministrar al movimiento Ansarallah entrenamiento y armas que posiblemente cambiaron el curso de la agresión liderada por Arabia Saudí.

Juntos o por separado, los puntos mencionados lo convirtieron en un objetivo deseado de asesinato tanto para el gobierno estadounidense como para el establishment de seguridad de Israel.

Una visita a Venezuela

Sin embargo, puede haber factores adicionales que contribuyeran a la decisión estadounidense de asesinar a Soleimani el 3 de enero de 2022. Aunque algunos analistas citan, por ejemplo, el asalto a la embajada estadounidense en Bagdad en 2019 por parte de manifestantes tres días antes de la ejecución extrajudicial, es poco probable que los responsables de la toma de decisiones estadounidenses movilizaran a sus asesinos como reacción a este incidente relativamente benigno.

Más significativo para ellos habría sido el viaje no anunciado de Soleimani a Venezuela en 2019, que cruzó las líneas rojas de Washington dentro de su propia esfera geográfica de influencia.

Su visita al país sudamericano fue revelada públicamente más de dos años después por el presidente venezolano Nicolás Maduro, durante una entrevista con Al-Mayadeen en diciembre de 2021.

Maduro afirmó que Soleimani visitó Caracas entre marzo y abril de 2019, periodo durante el cual EEUU supuestamente lanzó un ataque cibernético y de sabotaje contra Venezuela, que provocó apagones generalizados. Glorificó al general iraní como un héroe militar que «combatió el terrorismo y a los brutales criminales terroristas que atacaron a los pueblos del Eje de la resistencia. Fue un hombre valiente».

Aunque Maduro no reveló la fecha exacta de la visita, se puede suponer que tuvo lugar el 8 de abril de 2019 y que Soleimani vino a bordo del primer vuelo directo de la aerolínea iraní Mahan Air entre Teherán y Caracas.

En ese momento, el ataque de Estados Unidos contra Caracas estaba en su punto álgido: El reconocimiento por parte de Washington de Juan Guaidó como presidente de Venezuela, amplias sanciones económicas, y luego, a finales de abril, la organización de un intento de golpe de Estado que solo logró la huida del líder opositor Leopoldo López, apoyado por EEUU, a la embajada española.

Ampliación de lazos militares con Caracas

Durante la visita de Soleimani a Caracas, la cooperación militar entre Irán y Venezuela fue probablemente un tema clave de discusión. Antes de su visita, Maduro había anunciado la creación de «Unidades de Defensa Popular», o milicias revolucionarias, para mantener el orden frente a los intentos de golpe de Estado respaldados por Estados Unidos.

Tanto fuentes iraníes como latinoamericanas confirman que Teherán tuvo un papel en la organización de estas milicias. Sin embargo, la cooperación militar más significativa entre ambos países se ha producido en el campo de la industrialización militar.

Desde el mandato del difunto ex presidente Hugo Chávez, Venezuela ha estado trabajando en un proyecto para fabricar aviones no tripulados. Así lo anunció Chávez el 13 de junio de 2012, señalando que «lo estamos haciendo con la ayuda de diferentes países, entre ellos China, Rusia, Irán y otros países aliados.»

Unos meses antes, el comandante del Comando Sur del Ejército estadounidense SOUTHCOM (su área de responsabilidad asignada incluye América Central y del Sur), el general Douglas Fries, habló sobre el mismo proyecto, restándole importancia al afirmar que Irán estaba construyendo drones con «capacidades limitadas» en Venezuela con fines de seguridad interna.

Desarrollo de drones

De hecho, Irán, representado por la Fuerza Quds de Soleimani, estaba ocupado aumentando la cooperación militar con Venezuela mediante el desarrollo de nuevas generaciones de aviones no tripulados y proporcionando a Caracas piezas de repuesto para sus aviones de fabricación estadounidense existentes. Curiosamente, el izado de la bandera iraní se ha convertido en rutina en las ceremonias militares de la Fuerza Aérea Venezolana.

El 20 de noviembre de 2020, el presidente Maduro pronunció un discurso en el que anunció planes para producir diferentes tipos de aviones no tripulados. Cerca de él, en exhibición, había un modelo en miniatura de un avión no tripulado que parecía ser el de la aeronave iraní «Muhajer 6» que entró en servicio en Irán en 2018.

Esta cuestión fue planteada por el entonces ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, mientras recibía a los jefes de las organizaciones judías estadounidenses en febrero de 2022.

El legado de Soleimani en América Latina

Estos avances fueron el resultado directo de los esfuerzos de Qassem Soleimani. Un funcionario venezolano ha confirmado a La Cuna que el proyecto de drones del país se construyó con pleno apoyo iraní: desde la formación de ingenieros hasta la creación de centros de investigación y fabricación, pasando por la producción.

En octubre de 2019, el comandante del Comando Sur de Estados Unidos, el almirante de la Armada Craig S. Faller, advirtió que Rusia, China, Irán y Cuba estaban operando en diversas capacidades en el área de responsabilidad del Comando Sur. Señaló, en concreto, que la influencia y la presencia de Irán se están dejando sentir en Sudamérica.

En marzo de 2020, el comandante estadounidense del Comando Sur repitió la misma advertencia, situando a Irán a la cabeza de la lista de países que han ayudado a Venezuela a eludir las sanciones estadounidenses.

EE.UU. ha considerado durante mucho tiempo a América Latina como su «patio trasero» y ha tratado de impedir la influencia de potencias rivales u hostiles en la región mediante su adhesión a la Doctrina Monroe. La influencia de Soleimani en el hemisferio occidental puede haber sido vista como una amenaza a los intereses estadounidenses y un cruce de esta «línea roja».

Su papel en la ayuda a Venezuela en el desarrollo de capacidades militares, incluida la producción de aviones no tripulados, fue visto en Washington como un salto cualitativo en las relaciones exteriores de Irán y probablemente fue un factor en la decisión de asesinar a Soleimani.

Publicado originalmente por The Cradle con el título ‘Qassem Soleimani in Venezuela: The lesser known motive behind his assassination‘.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de Irán o similares.
Últimas Noticias: