Actualidad

El fallido intento de ciberespionaje chino a altos mandos militares de EEUU

1 view
El fallido intento de ciberespionaje chino a altos mandos militares de EEUU

Desde 2017, la Ley Nacional de Inteligencia obliga a todas las empresas y ciudadanos chinos a actuar como espías para el Partido Comunista.

Redacción | Primer Informe

Una copia de una base de datos, dejada en Internet sin ninguna encriptación, permitió a una empresa australiana de ciberseguridad  descubrir a una firma china que se había  dedicado a recopilar datos de más de dos millones de personas en Occidente.

Entre ellas, al menos 50.000 estadounidenses y decenas de miles de personas que ocupan puestos públicos destacados.

Los datos almacenados contenían, por ejemplo biografías y registros de servicio de capitanes de portaaviones y oficiales importantes de la Marina de los EE. UU.

También se habían registrado tuits en tiempo real procedentes de instalaciones militares estadounidenses en el extranjero.

Shenzhen Zhenhua Data Technology, es el nombre de la compañía que recolectó y archivó  toda esa información.

El fin último de la data era ser entregada a clientes gubernamentales, militares y comerciales chinos.

LEA TAMBIÉN: Por primera vez en la historia la Unión Europea sanciona estructuras de Rusia, China y Norcorea por cibercrímenes

La empresa también elaboraba perfiles y mapas familiares de líderes extranjeros, incluidos sus familiares e hijos. También incluía registros de conversaciones en las redes sociales de personas que desde Washington vigilan al régimen del Partido Comunista Chino.

El diario The Washington Post explicó que esos pequeños pedazos de información digital junto con millones de otros fragmentos de redes sociales y datos en línea, se recopilaban sistemáticamente desde 2017.

Ese año, la Asamblea Nacional Popular de China, el parlamento controlado por el Partido Comunista, aprobó una Ley Nacional de Inteligencia, que en la práctica obliga a todas las empresas, instituciones y ciudadanos chinos a espiar para Beijing.

El caché, llamado Base de datos de Información Clave en el Extranjero, ( en inglés con la siglas OKIDB) ofrecía información sobre figuras políticas, militares y comerciales extranjeras, detalles sobre la infraestructura y los despliegues militares de los países, y análisis de la opinión pública.

Zhenhua, la empresa china que recolectaba los datos, se autodefine como una empresa patriótica. Además, admite que el Ejército Popular de Liberación, las fuerzas armadas del Partido Comunista Chino, es su principal cliente objetivo

La compañía se posiciona entre una constelación de firmas de datos y seguridad en la órbita cercana del gobierno.

Expertos estadounidenses, que revisaron la base de datos, explicaron que gran parte de la información proviene de fuentes abiertas como Factiva, LexisNexis y LinkedIn.

En China todos están obligados por ley a ser espías para el Partido Comunista.

La base de datos es consistente con un impulso de años del gobierno chino para expandir la capacidad del país para recolectar grandes cantidades de datos con fines estratégicos, incluso si esos datos no son reveladores de inmediato.

«Sabemos que el Partido Comunista Chino busca promover la recopilación de datos masivos ahora, con la intención de que la capacidad de procesarlos y usarlos siga en el futuro», dijo Samantha Hoffman, investigadora del Centro Cibernético del Instituto Australiano de Política Estratégica.

«Este conjunto de datos demuestra que se dirigen a personas y que las redes sociales son una herramienta importante» agregó.

Vínculo  directo con la inteligencia china

Shenzhen Zhenhua Data Technology fue fundada en 2017 y es propiedad mayoritaria de un exingeniero de IBM llamado Wang Xuefeng,

Uno de los socios corporativos que figuran en el sitio web de Zhenhua, una empresa de big data llamada TRS, publicita de manera destacada a clientes como el ejército chino y el Ministerio de Seguridad Pública.

Otro socio es Huarong, vinculada al PCCh, escindida de una empresa del Ejército de Liberación del Pueblo sin nombre.

Global Tone Communication Technology, una subsidiaria de una empresa estatal propiedad del departamento central de propaganda, también es socia de Zhenhua.

Contrarrestando la estrategia china

En 2015, el gobierno de China publicó su primer documento de estrategia de alto nivel sobre macrodatos y lo convirtió en un pilar de un plan de desarrollo industrial llamado Hecho en China 2025.

En 2017, China aprobó una ley de inteligencia nacional inaugural que requería que las organizaciones y los ciudadanos chinos ayudaran con el trabajo de inteligencia estatal de acuerdo con la ley.

Anna Puglisi, una ex-oficial de contrainteligencia nacional de EE. UU. Para Asia Oriental que ahora se encuentra en el Centro de Seguridad y Tecnología Emergente de la Universidad de Georgetown, dijo que la colección de código abierto vasta y meticulosa era un sello distintivo de la recopilación de información china.

El legislador Jim Himes ,del Comité de Inteligencia de la Cámara, dijo que la ubicuidad actual de los datos individuales es una preocupación tan importante que ahora es difícil, por ejemplo, reclutar y proteger a los oficiales de inteligencia.

Pero los datos de código abierto se utilizan universalmente para espiar, agregó. «Si hay un lado positivo aquí, es que podemos hacerle a China lo que ellos nos hacen a nosotros», dijo Himes.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

 

 

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de ciber espionaje o similares.
Últimas Noticias: