Análisis

INFORME: Lo que esconde el número récord de capturas de migrantes venezolanos en la frontera entre EEUU y México

726 Vistas
INFORME: Lo que esconde el número récord de capturas de migrantes venezolanos en la frontera entre EEUU y México

Por primera vez en la historia, la CBP encontró más venezolanos, cubanos y nicaragüenses durante el año fiscal 2022 que migrantes de El Salvador, Guatemala y Honduras.

Ariel G. Ruiz Soto | Migration Policy Institute

Los titulares centrados en el récord de los casi 2,4 millones de encuentros en la frontera entre Estados Unidos y México en el año fiscal 2022 pasan por alto la historia mucho más amplia que nos cuenta esta cifra: Los flujos de migrantes y solicitantes de asilo se han vuelto cada vez más hemisféricos y, como resultado, las políticas de aplicación de la ley de Estados Unidos dirigidas durante mucho tiempo a las llegadas desde México y el norte de Centroamérica están desajustadas, lo que subraya la necesidad de nuevos enfoques regionales.

Por primera vez en la historia, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP) encontró más venezolanos, cubanos y nicaragüenses durante el año fiscal 2022 que migrantes de El Salvador, Guatemala y Honduras. El año también registró importantes llegadas de brasileños, ecuatorianos, haitianos y de países más lejanos, como Ucrania, India y Turquía.

Aunque las autoridades de inmigración estadounidenses llevaron a cabo 2,38 millones de aprehensiones con migrantes (término que engloba las aprehensiones y las expulsiones) en la frontera suroeste en el año fiscal 2022, la estadística incluye un número significativo de migrantes que intentaron entrar en Estados Unidos varias veces sin autorización. Esta reincidencia se ha visto parcialmente incentivada por la falta general de consecuencias, resultado de la política de expulsiones del Título 42 aplicada al inicio de la pandemia del COVID-19. Sin embargo, incluso teniendo en cuenta las entradas repetidas, el número de encuentros únicos en el año fiscal recién concluido superó el récord anterior de 1,64 millones de aprehensiones en el año fiscal 2000. Sin duda, las llegadas, que representan un aumento del 37% con respecto al año fiscal 2021, han desbordado las capacidades de procesamiento, las infraestructuras federales y las comunidades fronterizas.

No entender la compleja historia que hay detrás de estas tendencias no sólo obstaculiza el desarrollo y la aplicación de políticas para gestionar mejor los caóticos flujos migratorios, sino que también se pierde la oportunidad de informar sobre la creación de relaciones y políticas regionales que puedan abordar las nuevas realidades compartidas de la migración a gran escala que cada vez comienza mucho más al sur que México o el norte de Centroamérica.

LEA TAMBIÉN: Historias de migrantes venezolanos varados por el abrupto cambio de política de Biden

La historia detrás de las cifras

Aunque la atención pública se centrará en las cifras récord, es igualmente importante el cambio en la composición de los migrantes que llegan a la frontera de Estados Unidos. Esta diversificación de los flujos es el resultado de una compleja mezcla de factores de empuje y de políticas estadounidenses y regionales.

Después de casi una década en la que la migración provenía mayoritariamente de México, El Salvador, Guatemala y Honduras, los flujos hacia Estados Unidos desde mucho más allá de estos países emisores tradicionales están aumentando. Los migrantes de más allá de México y el norte de Centroamérica representaron el 43% de los que se encontraron entre los puertos de entrada en la frontera entre Estados Unidos y México en el año fiscal 2022, en comparación con el 4% de hace sólo cinco años.

Migrantes aprehendidos entre puertos de entrada, por nacionalidad. Años 2008-22

Hubo 571.159 encuentros de venezolanos, cubanos y nicaragüenses que llegaron entre puertos de entrada durante el año fiscal 2022, más que los 520.602 encuentros de migrantes de El Salvador, Guatemala y Honduras. Estos nuevos países de origen han tensado los lazos diplomáticos con Estados Unidos, haciendo inoperantes las prácticas establecidas para el retorno de sus nacionales. El cambio de tendencia es el resultado del aumento simultáneo de las llegadas de venezolanos y la disminución de los encuentros con hondureños y guatemaltecos en los últimos cuatro meses del año fiscal. Como reflejo de esta nueva realidad, los cinco principales países de origen de los migrantes fueron México, Guatemala, Honduras, Cuba y Venezuela, que juntos representaron el 71% de todos los encuentros entre puertos de entrada en el año fiscal 2022.

Aprehensiones mensuales de migrantes en la frontera entre Estados Unidos y México, por nacionalidad, año fiscal 2022
Realidades cambiantes en la frontera

No sólo los migrantes vienen de más lejos, sino que sus puntos de llegada a la frontera entre Estados Unidos y México también han cambiado mucho y varían según la nacionalidad. Esto ha obligado a las autoridades de inmigración a cambiar el personal y ajustar las capacidades a lo largo de la frontera, especialmente en los sectores de la Patrulla Fronteriza menos equipados para procesar a los migrantes no mexicanos. Aproximadamente el 57 por ciento de todos los encuentros con migrantes entre los puertos de entrada en el año fiscal 2022 ocurrieron en los sectores del Valle del Río Grande, Del Río y Yuma. Después de años de una actividad mucho más baja, el sector de Del Río superó al del Valle del Río Grande, observando el mayor número de encuentros. Yuma, sin embargo, experimentó el mayor aumento (170%) entre el año fiscal 2021 y el año fiscal 2022. Además, las principales nacionalidades encontradas en estos tres sectores demostraron la composición cambiante de los flujos. Los hondureños ocuparon el primer lugar en el sector del Valle del Río Grande, los cubanos en Yuma, y los venezolanos y mexicanos se encontraron casi al mismo ritmo en Del Río.

Aprehensiones de migrantes entre puertos de entrada, por sector fronterizo, ejercicio 2019-22
Factores que impulsan la migración hemisférica

Estos cambios en el volumen y la diversidad nacional de la migración irregular hacia Estados Unidos se han desencadenado por episodios agravados de inestabilidad económica y represión política en América Latina y el Caribe, junto con factores de atracción en Estados Unidos que incluyen una creciente demanda de mano de obra. Desde 2015, más de 7 millones de venezolanos han emigrado de su país con problemas económicos y políticos, la mayoría de los cuales se establecieron inicialmente en países vecinos. En la actualidad, un número cada vez mayor está transitando por Sudamérica y Centroamérica a través de México y hacia Estados Unidos. Del mismo modo, los nicaragüenses que tradicionalmente han emigrado a Costa Rica ahora también están emigrando hacia el norte, uniéndose a los patrones de migración de larga data hacia Estados Unidos desde México, el norte de Centroamérica y Cuba.

Más allá de los factores de empuje en los países de origen y del imán de un mercado laboral estadounidense que tiene numerosos puestos de trabajo sin cubrir por la oferta nacional, las largas esperas para la toma de decisiones en materia de asilo y la aplicación desigual de otras políticas migratorias en Estados Unidos y el hemisferio también sirven de catalizador para la creciente migración.

Las consecuencias imprevistas del cambio de políticas quedan ilustradas por el Título 42, la orden de salud pública que autoriza a la CBP y al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE) a expulsar a algunos migrantes a México o a su país de origen, basándose en la preocupación por la transmisión del COVID-19.

Aplicación del Título 42

Aproximadamente el 45 por ciento de todos los encuentros de migrantes en y entre los puertos de entrada en la frontera entre Estados Unidos y México en el año fiscal 2022 fueron objeto de procedimientos de expulsión del Título 42, en comparación con el 61 por ciento del año anterior. Pero qué migrantes están sujetos a expulsión depende en gran medida de su nacionalidad, de los acuerdos de repatriación entre Estados Unidos y el país de origen de los migrantes, y de los acuerdos con México para aceptar el retorno de algunos ciudadanos no mexicanos. Por ejemplo, el 86% de los encuentros con mexicanos fueron objeto de expulsión en el año fiscal 2022, en comparación con menos del 2% de los venezolanos, cubanos y nicaragüenses encontrados. La falta de acuerdos de repatriación de los Estados Unidos y las tensas relaciones diplomáticas con Venezuela, Cuba y Nicaragua, junto con la represión política y las profundas dificultades económicas en esos países, hacen que sea casi imposible devolver a los migrantes de forma segura.

Los cambios en la aplicación del Título 42 y el cambio en la composición de los flujos (con una menor proporción de encuentros con mexicanos y centroamericanos del norte) ayudan a explicar la disminución proporcional de las expulsiones a lo largo del tiempo. Queda por ver cómo el anuncio del 13 de octubre de que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de EE.UU. comenzaría a expulsar a los venezolanos a México en virtud del Título 42 afectará a las tasas de expulsión generales. La política busca reducir las entradas irregulares de venezolanos y promover una nueva vía legal para hasta 24.000 venezolanos que reúnan los requisitos necesarios y que serían preaprobados para obtener la libertad condicional humanitaria en los aeropuertos.

Porcentaje de aprehensiones de migrantes sujetos a procedimientos del Título 42 y del Título 8, por país de nacionalidad, ejercicio 2022

Al mismo tiempo, los migrantes sujetos al Título 42 son expulsados sin cargos de inmigración, lo que incentiva a algunos a intentar el reingreso irregular varias veces. El resultado ha sido un aumento de las tasas de reincidencia, que ahora se sitúan en el 26%, frente al 7% del año fiscal 2019. El Título 42 ha avivado un importante flujo de encuentros con mexicanos, y es probable que la nueva política del DHS provoque un aumento de los intentos de entrada irregular de venezolanos.

Pivotando hacia una nueva estrategia

Este año en el que se han batido récords de encuentros en la frontera -que se suma a los aumentos de 2014, 2016, 2019 y 2021- no hace más que subrayar la realidad de que se necesita una nueva estrategia. La gestión de las llegadas a la frontera entre Estados Unidos y México requiere mucho más que seguir añadiendo nuevos recursos y autoridades de control.

Dada la incesante inestabilidad económica y la represión política, así como la menor resistencia a los fenómenos climáticos, es probable que continúen los nuevos flujos procedentes de Venezuela, Nicaragua y otros países, al menos a corto plazo. Por lo tanto, para gestionar mejor la migración, además del control de las fronteras, Estados Unidos debe

  1. Reformar su proceso de asilo en la frontera para garantizar adjudicaciones justas pero más rápidas mediante el aumento de la capacidad de procesamiento. La norma final de asilo aplicada recientemente por el gobierno de Biden, que hasta ahora sólo ha registrado un número muy reducido de casos, tiene el potencial de renovar la tramitación del asilo en la frontera si se amplía. Esto podría poner fin a las largas esperas de años para la toma de decisiones que mantienen a los solicitantes de asilo en el limbo y fomentan la presentación de solicitudes injustificadas, además de aumentar los enormes retrasos en los tribunales de inmigración.
  2. Ampliar las vías de empleo legal temporal para los trabajadores centroamericanos para ayudar a canalizar algunos flujos de irregulares a regulares, reduciendo la presión en la frontera entre Estados Unidos y México.
  3. Trabajar con los países de las Américas para reforzar los sistemas de protección humanitaria y de gestión de la migración, invirtiendo en asistencia técnica y capacidad institucional.
  4. Invertir en un desarrollo sostenible y transparente en México y Centroamérica que, con el tiempo, pueda reducir los impulsores de la migración.
  5. Reforzar la cooperación regional entre los organismos encargados de la aplicación de la ley para combatir las redes de tráfico de migrantes y promover los esfuerzos de gobernanza y anticorrupción.

Los gobiernos de toda América están logrando avances en algunos de estos objetivos. Por ejemplo, en junio, Estados Unidos y otros 20 países firmaron la Declaración de Los Ángeles sobre Migración y Protección para mejorar la gestión regional de la migración, incluido el acceso al asilo, las nuevas vías legales y la integración de los inmigrantes. Pero se necesitan compromisos más concretos, así como esfuerzos para seguir y evaluar los resultados.

Aunque en Estados Unidos la atención se centra, por supuesto, en las caóticas llegadas a la frontera suroeste, el aumento de la migración también está afectando a otras partes del hemisferio. Los flujos récord de migrantes extracontinentales a través de la selva del Darién, que conecta Colombia con Panamá, presagian un aumento de la migración a través de Centroamérica y México. Los 28.000 migrantes venezolanos que atravesaron la mortífera selva en agosto se dirigían en su mayoría a Estados Unidos; con más de 34.000 venezolanos registrados en el Tapón del Darién en septiembre, es muy probable que muchos de ellos lleguen pronto a la frontera entre Estados Unidos y México.

Las autoridades costarricenses y mexicanas han observado aumentos similares en la migración de venezolanos, cubanos y nicaragüenses. A pesar del endurecimiento de las políticas de control migratorio, las autoridades regionales no han podido reducir de forma significativa la migración irregular, en parte porque se enfrentan a dificultades similares a las de Estados Unidos para repatriar a los migrantes a Venezuela, Cuba y Nicaragua. La aplicación por parte de México en enero de la exigencia de visado para los venezolanos, por ejemplo, redujo las llegadas por vía aérea durante unos meses, pero los flujos irregulares por vía terrestre aumentaron de forma constante después de mayo. Y lo que es más importante, los enfoques regionales existentes no han conseguido mejorar las condiciones locales y los mecanismos de protección no se han ampliado lo suficiente como para ofrecer a los migrantes una alternativa razonable a la migración irregular y detener su continuación.

No hay soluciones fáciles ni a corto plazo para estos patrones y desafíos migratorios cada vez más complejos y hemisféricos. Pero las oleadas recurrentes en la frontera entre Estados Unidos y México que se han producido bajo múltiples administraciones y estrategias de aplicación de la ley demuestran que la aplicación de la ley por sí sola no puede tener éxito (o ser sostenible). Si los gobiernos se centran en la realidad que hay detrás de las cifras de los encuentros, pueden cooperar de forma proactiva en políticas que, con el tiempo, pueden hacer que la migración sea más segura, ordenada y regular, y también pueden preparar a la región para futuros retos migratorios.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de Centroamérica o similares.
Últimas Noticias: