Análisis

INFORME: Las fallas del servicio de seguridad que «mataron» al ex primer ministro de Japón

920 Vistas
INFORME: Las fallas del servicio de seguridad que «mataron» al ex primer ministro de Japón

Al menos 10 hombres custodiaban al ex primer ministro, pero el asesino logró un segundo disparo mortal.

Redacción | Primer Informe

Mientras las autoridades japonesas se afanan por averiguar todo lo posible sobre el asesinato del ex primer ministro del país, Shinzo Abe, se plantea una pregunta sencilla pero fundamental: ¿cómo pudo alguien acercarse al influyente ex líder y dispararle por la espalda a corta distancia?.

El vídeo y las fotos tomadas justo antes del ataque de la semana pasada muestran cómo el presunto asesino, Tetsuya Yamagami, de 41 años, evadió a los agentes de seguridad de Abe con aparente facilidad. El hecho llamó la atención sobre la seguridad de la élite política de Japón, o la falta de ella.

Mientras Abe pronunciaba su discurso de campaña en la ciudad de Nara el viernes por la tarde, Yamagami apuntó y disparó dos veces situándose a sólo siete metros del político. El primer disparo falló, pero el segundo hirió mortalmente a Abe.

La respuesta a la pregunta radica en parte en la relativamente modesta presencia de seguridad en torno a los altos funcionarios japoneses en actos públicos.

En Japón, donde la violencia con armas de fuego es extremadamente rara y casi nadie posee un arma, es común que los funcionarios de alto nivel se tomen selfies o choquen los puños con sus partidarios en eventos públicos, con sólo un puñado de oficiales cerca. Los miembros del público se relacionan regularmente con los líderes, incluidos los primeros ministros anteriores y actuales, sin someterse a una investigación exhaustiva. Un redactor del periódico británico The Times vivía al lado de Abe, que residía en un piso propiedad de su madre en un barrio corriente donde la seguridad era, en palabras del periodista, «asombrosamente, casi risiblemente, relajada».

LEA TAMBIÉN: Asesinan en atentado a exprimer ministro japonés Shinzo Abe

Un fallo de seguridad mortal

Cuando Abe pronunció un discurso de apoyo a sus compañeros de partido en Nara la semana pasada, estaba rodeado de una decena de miembros de seguridad, como solía ocurrir con el ex primer ministro en anteriores actos públicos. También estaba presente al menos un miembro del equivalente japonés al servicio secreto estadounidense.

Pero al margen de la relativa falta de protección en torno a Abe, lo que ocurrió en los prolegómenos del asesinato de Abe fue un fallo de seguridad, según los expertos.

Koichi Ito, antiguo oficial del Equipo Especial de Asalto de la Policía Metropolitana de Tokio, responsable de la protección de los invitados de Estado más importantes, dijo que el personal de seguridad de Abe debería haber bloqueado la carretera detrás de donde se encontraba Abe durante el acto de campaña.

El político, de 67 años, se dirigía a una multitud en un cruce a las afueras de una estación de tren en Nara. Autobuses y coches pasaron libremente por detrás de su espalda, dejando un hueco donde el sospechoso apuntó. «Pero si se cierra al menos un carril y se aparca la camioneta de campaña detrás de él, eso ya es una cierta protección para cubrir al menos parte del punto ciego», dijo Ito a VICE World News Ito, después de visitar la intersección donde ocurrió el tiroteo.

Quienes defendieron la respuesta de la policía de Japón al tiroteo el viernes dijeron que los agentes no protegieron a Abe en parte porque se vieron sorprendidos por el sonido desconocido de los disparos.

Pero Ito, que ha participado en la protección del ex presidente estadounidense Ronald Reagan cuando visitó Japón en 1983 y 1986, dijo que los agentes deberían estar entrenados para anticiparse incluso a las amenazas inusuales. «Si hay algún ruido fuerte inusual, como el sonido de los fuegos artificiales o de los coches, los agentes están entrenados para bajar a la persona y protegerla», dijo.

Confirmando aún más que los agentes de seguridad japoneses estaban mal preparados para las amenazas, el periódico japonés Mainichi Shimbun informó que un agente enviado para vigilar la zona detrás de Abe no se percató del atacante porque estaba «distraído» por el paso de las bicicletas.

Además pocos discutirían que los agentes tardaron demasiado en responder. Lo más importante es que hubo una ventana preciosa de tres segundos antes de que el atacante hiciera el segundo disparo fatal. Fue tiempo más que suficiente para que los agentes de seguridad de Abe le tiraran al suelo o se pusieran delante de él para proteger al ex dirigente, según Ito.

El atentado tuvo especial trascendencia dada la importante influencia política de Abe tanto en el país como en el extranjero, incluso después de haber dejado de ser primer ministro en 2020. Algunos expertos en seguridad japoneses han lamentado que se deberían haber enviado muchos más oficiales para protegerlo.

«Si hay agentes uniformados, eso disuade a algunos de actuar con violencia porque saben que el político está bien protegido», dijo a VICE World News Takanori Kato, que tiene más de 25 años de experiencia trabajando como guardaespaldas para una empresa de seguridad privada.

Kato señaló que no es raro que la gente tenga como objetivo a los políticos. Pero la mayoría de los ataques fracasan porque los agentes de policía o los guardias de seguridad son capaces de recabar información sobre actividades o personas sospechosas antes de que se cometa el delito. En este caso, la ausencia de señales de advertencia podría explicar por qué el equipo de seguridad parecía haber sido sorprendido por completo, dijo.

Las sospechas

Yamagami, el sospechoso, confesó que intentó matar a Abe por su supuesta conexión con la Iglesia de la Unificación, a la que ha culpado de causar conflictos en su familia.

Al parecer, Yamagami había planeado matar al líder de la iglesia, Hak Ja Han, pero en su lugar apuntó a Abe porque creía que el abuelo del político era el responsable de traer la iglesia a Japón y no podía viajar a Corea del Sur para matar a Hak Ja Han durante la pandemia de COVID-19.

Tomoaki Onizuka, jefe de la policía de la prefectura de Nara, dijo que era «innegable» que había problemas con las medidas de vigilancia.

«En todos los años desde que me convertí en agente de policía en 1995, en mi carrera de más de 27 años, no hay mayor remordimiento, ni mayor arrepentimiento que éste», dijo a los periodistas con voz temblorosa un día después del asesinato.

Ese mismo día, la Agencia Nacional de Policía dijo que había enviado un equipo a la policía de la prefectura de Nara para examinar los problemas de las medidas de protección y seguridad de la agencia.

El sábado, un día después del asesinato de Abe, la seguridad en torno al actual primer ministro, Fumio Kishida, fue evidentemente reforzada cuando volvió a su campaña para las elecciones parlamentarias del domingo. Los bolsos de los asistentes fueron revisados y los agentes se cernieron sobre Kishida, con un funcionario situado directamente detrás del político.

Así podrían ser las futuras interacciones entre los ciudadanos japoneses y los altos dirigentes, pero Kishida prometió continuar con las antiguas tradiciones de campaña de Japón, diciendo que dejar de hacerlo sería rendirse a la violencia.

Información de VICE.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de Abe o similares.
Últimas Noticias: