Análisis

Coacción del régimen de Maduro provocó salida de Directv de Venezuela

[jp_post_view]
Coacción del régimen de Maduro provocó salida de Directv de Venezuela

Aunque la empresa de telecomunicaciones atribuyó el cese a las sanciones estadounidenses, todo comenzó por las medidas de coacción que impuso Maduro.

Redacción | Primer Informe

Venezuela amaneció con la noticia de que la operadora de televisión por pago más importante del país, Directv, cierra sus operaciones con efecto inmediato.

La acción de la empresa fue comunicada por AT&T, su matriz en Estados Unidos, con un post en su página web en las que explica las razones de esta no tan sorprendente decisión, responsabilizando a las sanciones de Estados Unidos a Venezuela.

El comunicado, aunque corto, es específico cuando dice que: “las sanciones del gobierno de EE.UU. a Venezuela han prohibido la transmisión de los canales Globovisión y PDVSA, los cuales son obligatorios bajo la licencia de DIRECTV para proporcionar el servicio de televisión paga en Venezuela».

La empresa aduce que se le hace imposible cumplir con los requisitos legales de ambos países.

Las oficinas de Directv Venezuela han confirmado la noticia en sus redes sociales y llaman a estar atentos a las próximas instrucciones a sus clientes con saldo activo:

El régimen venezolano ha hecho de los canales de televisión públicos, unas ventanas propagandísticas partidistas a favor de la gestión chavista, es el caso del canal de PDVSA, de la petrolera estatal sancionada por Estados Unidos. Por su parte el canal de noticias Globovisión pertenece a Raúl Gorrín, uno de los 10 más buscados por ICE en Estados Unidos, quien ha sido acusado de orquestar una gran operación de lavado de dinero para el gobierno chavista.

Las sanciones estadounidenses impiden a las empresas de ese país trabajar con sancionados, ya sea acusados de narcotráfico, corrupción o violaciones a los Derechos Humanos, pero Venezuela obliga a Directv a transmitir los dos canales sancionados y nombrados en el comunicado de AT&T.

Las presiones del régimen madurista a Directv son de vieja data. Maduro y sus entes censuradores han obligado a la empresa a retirar de su parrilla de transmisión a varios canales que informaban sobre la situación en Venezuela, para seguir operando, agrandando así la hegemonía comunicacional de la revolución.

Hace poco más de un año, cuando Maduro enfrentó un alzamiento militar en Venezuela, el gobierno ordenó a Directv suspender las transmisiones de CNN y BBC. La empresa acató la orden mientras todo el mundo, menos Venezuela, vehía imágenes de camiones militares que asesinaban manifestantes.

A principios de año, la empresa televisiva fue presionada por Estados Unidos para ayudar a frenar la maquinaria propagandística de Maduro y reincorpore a su programación unos 6 canales de noticias internacionales que los organismos del régimen venían prohibiendo.

Esta operación ponía en riesgo sus instalaciones, que podían ser confiscadas por el chavismo, además de la pérdida de su licencia y su reputación pues la empresa no quería ser vista como un activo en la política exterior estadounidense participando en planes liderados por el presidente interino Juan Guaidó.

Pero ya en Estados Unidos temían que si la presión de Venezuela era demasiado alta, AT&T tendría que abandonar el país.

Hoy la empresa estadounidense con sede en Dallas, no tiene otra opción más que hacer que Directv cese sus actividades en el país señalando que las sanciones no permiten que transmitan los canales PDVSA y Globovisión, ambos afines al régimen venezolano y con sanciones impuestas por el Departamento del Tesoro estadounidense.

Más de 700 nuevos desempleados

La importancia de las operaciones de Directv son esenciales para Venezuela. Con más de 700 empleados es la operadora más importante en el país, con 2,3 millones de clientes (unos 10 millones de usuarios) y con alcance, por su modalidad satelital, a zonas a las que no llegan servicios de cable.

Directv tenía la capacidad de llegar a los lugares más intrincados de la geografía venezolana

La empresa, según documentos ante la Comisión de Bolsa y Valores, no necesitaría tener una presencia física en Venezuela para transmitir a esa nación y podría hacerlo desde centros de transmisión en Argentina, Brasil, California o Colombia, como ya se ha comenzado a especular en redes sociales, pero se deben evaluar costos, promociones y sistemas de cobro.

Las reacciones no se han hecho esperar, incluyendo la del Presidente Interino Juan Guaidó:

Este suceso es una nueva muestra de cómo se han ido cercenando las libertades en Venezuela para hacer que los ciudadanos pierdan espacios que les permitan mantenerse comunicados, gracias a un régimen que busca censurar a toda costa la falta de democracia, la corrupción y los grandes escándalos que penden sobre Maduro y quienes lo sostienen en el poder.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de Directv o similares.
Últimas Noticias: