Dinero

INFORME: Así es el impacto de la paridad dólar-euro

705 Vistas
INFORME: Así es el impacto de la paridad dólar-euro

Un dólar más fuerte proporciona un modesto alivio de la inflación galopante porque la gran variedad de bienes que se importan a Estados Unidos -desde coches y ordenadores hasta juguetes y equipos médicos- se abaratan

Redacción | Primer Informe

El dólar estadounidense ha subido tanto que, por primera vez en 20 años, su valor es casi igual al del euro. Esta tendencia, sin embargo, amenaza con perjudicar a las empresas estadounidenses porque sus productos se vuelven más caros para los compradores extranjeros. Si las exportaciones de EEUU se debilitan como resultado, también lo haría la ya de por sí ralentizada economía estadounidense.

Sin embargo, también hay un lado positivo para los estadounidenses: Un dólar más fuerte proporciona un modesto alivio de la inflación galopante porque la gran variedad de bienes que se importan a Estados Unidos -desde coches y ordenadores hasta juguetes y equipos médicos- se abaratan. Un dólar más fuerte también ofrece gangas a los turistas estadounidenses que hacen turismo en Europa, desde Ámsterdam hasta Atenas.

El índice del dólar, que mide el valor de la moneda estadounidense frente a las seis principales divisas extranjeras, se ha disparado casi un 12% este año, hasta alcanzar el máximo de dos décadas. El euro vale ahora algo menos de 1,02 dólares.

La subida del dólar se debe principalmente a que la Reserva Federal está subiendo los tipos de interés de forma más agresiva que los bancos centrales de otros países, en su esfuerzo por enfriar la inflación más alta de Estados Unidos en cuatro décadas.

Las subidas de tipos de la Reserva Federal provocan un aumento de los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos, lo que atrae a los inversores que buscan rendimientos más elevados que los que pueden obtener en otras partes del mundo. Esta mayor demanda de valores denominados en dólares, a su vez, impulsa el valor del dólar.

LEA TAMBIÉN: La crisis sacude a Europa y hunde al euro a la paridad con el dólar

Europa vs EEUU

Rubeela Farooqi, de High Frequency Economics, señala que, a pesar de la preocupación por una posible recesión en Estados Unidos, «la economía estadounidense se encuentra en una posición más firme que la europea».

Este año, el euro se ha hundido en gran medida por el creciente temor a que los 19 países que utilizan la moneda se hundan en la recesión. La guerra en Ucrania ha magnificado los precios del petróleo y el gas y ha castigado a los consumidores y las empresas europeas.

En particular, la reciente reducción de los suministros de gas natural por parte de Rusia ha disparado los precios y ha hecho temer un corte total que podría obligar a los gobiernos a racionar la energía a la industria para evitar los hogares, las escuelas y los hospitales.

Los líderes europeos han denunciado la medida de Moscú como un esfuerzo por chantajear a Europa por respaldar a Ucrania y abrazar las sanciones occidentales tras la invasión rusa.

Los economistas del banco Berenberg han calculado que, al ritmo actual de consumo, la factura de gas añadida ascendería a 224.000 millones de dólares en 12 meses, o la friolera del 1,5% de la producción económica anual.

«Esta guerra es un ‘golpe en el cuerpo’ para Europa», tuiteó esta semana Robin Brooks, economista jefe del grupo bancario Institute of International Finance. «Socava el modelo de crecimiento de Alemania, que se basa en la energía rusa barata. Europa se enfrenta a un cambio sísmico, y (el) euro tiene que caer para reflejarlo».

Una desaceleración europea podría dar al Banco Central Europeo (BCE) menos margen de maniobra para subir los tipos y moderar el crecimiento económico para hacer frente a su propio problema de inflación.

El BCE ha anunciado que subirá su tipo de interés clave en un cuarto de punto cuando se reúna a finales de este mes y posiblemente hasta medio punto en septiembre. Un euro más débil alimenta las presiones inflacionistas al encarecer las importaciones a Europa.

El dólar más fuerte

Los analistas de UniCredit afirmaron que el temor a la recesión mundial fue el principal motor de los mercados de divisas «en medio de la opinión generalizada de que la Reserva Federal podría tener, en última instancia, más oportunidades que muchos otros bancos centrales» para subir los tipos. Los analistas también señalaron el papel del dólar como refugio seguro reconocido en todo el mundo, a la luz de las recientes turbulencias de los mercados financieros, como otro factor que está impulsando la demanda del dólar.

Mientras tanto, la subida del dólar está complicando un panorama ya incierto para Estados Unidos, la mayor economía del mundo. Por un lado, el fortalecimiento del billete verde hace que los productos extranjeros sean menos costosos para los estadounidenses y alivia las presiones inflacionistas. Pero no por mucho.

Mark Zandi, economista jefe de Moody’s Analytics, calcula que una subida del 10% del dólar en el último año, frente a las monedas de sus socios comerciales, redujo la inflación en aproximadamente 0,4 puntos porcentuales. Aunque Zandi considera que se trata de un impacto «significativo», señala que los precios al consumo se han disparado un 8,6% en el último año, la mayor subida interanual desde 1981.

Además, una moneda más fuerte afecta a las empresas estadounidenses que hacen negocios en el extranjero. Por un lado, erosiona los beneficios de las empresas multinacionales que dependen de las ventas en el extranjero. Un dólar más fuerte hace que sus ingresos en el extranjero valgan menos cuando los convierten a dólares y los traen a Estados Unidos. Microsoft, por ejemplo, rebajó el mes pasado las perspectivas de sus beneficios de abril-junio «debido a la desfavorable evolución de los tipos de cambio».

Peor aún, un dólar más fuerte hace que los productos fabricados en Estados Unidos sean más caros en los mercados de ultramar, al tiempo que da a los productos extranjeros una ventaja de precio en Estados Unidos.

«El dólar más fuerte», dijo Zandi, «pesa sobre el crecimiento (económico), ya que resulta en una reducción de las exportaciones, más importaciones y, por lo tanto, un déficit comercial más amplio».

De hecho, la creciente brecha comercial restó 3,2 puntos porcentuales al crecimiento económico de Estados Unidos en el periodo enero-marzo. Esa fue la principal razón por la que el producto interior bruto del país -el indicador más amplio de la producción económica- se contrajo a un ritmo anual del 1,6% en el primer trimestre.

Los economistas afirman que el riesgo de recesión ya está aumentando en Estados Unidos a medida que la Reserva Federal eleva los costes de los préstamos y los consumidores agotan los ahorros que acumularon durante la pandemia.

«La fortaleza del dólar», dijo Eswar Prasad, economista de la Universidad de Cornell y de la Institución Brookings, «ciertamente no favorecerá a los exportadores estadounidenses».

Información de The Associated Press.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de Dólar o similares.
Últimas Noticias: