Dinero

La oscura sociedad del productor de los prohibitivos mega conciertos en Venezuela con un ex alto cargo chavista

2.052 views
La oscura sociedad del productor de los prohibitivos mega conciertos en Venezuela con un ex alto cargo chavista

Ocupó un alto cargo en el chavismo entre 2006 y 2013 mientras acumuló una fortuna que lo llevó a invertir en una empresa que impulsó la carrera de Bad Bunny y Karol G y que hoy hace conciertos en Venezuela con entradas valoradas entre los 50 y 1000 dólares.

Redacción | Primer Informe

La cantante colombiana Karol G confirmó que Venezuela es parte de su lista de países a visitar el próximo año, a propósito de su tour “Mañana será bonito” por toda Latinoamérica. La compañía PPP Group (@pppmusicvzla) está a cargo de la producción junto al ejecutivo José “Junior” Carabaño, responsable del tour en Caracas, y confundador del sello discográfico Rimas Entertainment LLC.

El venezolano Carabaño es socio de Noah Assad en la disquera que ha impulsado tanto a Karol G como al artista puertorriqueño Bad Bunny, la que obtuvo una inversión millonaria por parte del exviceministro del chavismo Rafael Jiménez Dan, que fue revelada recientemente tras una demanda marital contra Assad por parte de su expareja Gretchen Hernández.

De acuerdo a la revista Billboard, Jiménez Dan se acreditaba como único propietario de Rimas hasta 2018 cuando otorgó el 40% a Assad. Fuentes cercanas al ejecutivo puertorriqueño cuestionaron esa versión, y aseguraron que cuando Rimas se formó en 2014, Assad trabajaba junto a Jiménez creyendo en que sus fondos provenían de negocios de restaurantes.

Assad no había hecho referencia pública a Jiménez Dan, quien fuese exviceministro venezolano de seguridad jurídica entre 2006 y 2013, y con quien ha roto relaciones. Sin embargo, sí había mencionado a Carabaño, artista gráfico venezolano y ahora mánager internacional, como su cofundador.

Al frente de la productora PPP Group se encuentra el CEO, Carlos Antonio Flores Rangel, que ha buscado la consolidación de la empresa de espectáculos en el mercado venezolano desde hace un par de años.

El evento de Karol G tiene previsto realizarse el 22 de marzo en el nuevo Estadio Monumental de Caracas “Simón Bolívar”, inaugurado por la administración de Nicolás Maduro para la Serie del Caribe de Béisbol el pasado febrero. Es uno de los conciertos más esperados a pesar de los elevados costos que se prevé.

Las redes sociales en Venezuela se dividen entre los grupos que quieren asistir al concierto, y quienes critican su realización en un país con una inflación galopante y un poder adquisitivo en caída, con un salario mínimo fijado en menos de US$4 al mes.

El año pasado con el leve repunte de la actividad económica en el país caribeño, se registró una oleada de presentaciones musicales que continuaron este 2023 con la visita de Luis Miguel, Jerry Rivera, Plácido Domingo, Victor Manuelle y Luis Fonsi.

El precio de las entradas ha oscilado entre US$30 y US$1.000, para ver a los artistas en lugares emblemáticos de la capital venezolana como el Poliedro de Caracas. Tras la inauguración del Estadio Monumental, y una vez culminada la temporada de béisbol, el chavismo lo ofreció para eventos musicales, con una capacidad de 43.000 personas.

Específicamente para la presentación de Karol G, las entradas oscilarán entre 50 y 700 dólares.

LEA TAMBIÉN: Los millones que invirtió un ex funcionario chavista en la carrera musical de Bad Bunny

Oscuros vínculos

De acuerdo con una demanda presentada en Puerto Rico por Gretchen Marie Hernández Rivera —en el Tribunal de Primera Instancia Sala de San Juan— la carrera musical de Bad Bunny nació gracias a la empresa Rimas Entertainment, fundada por el empresario y manager musical Noah Assad Byrne, quien presuntamente recibió $2 millones de un exmilitar venezolano y antiguo alto funcionario del gobierno del ya fallecido Hugo Chávez, quien después se hizo socio de la firma que representa al artista puertorriqueño.

Se trata de Rafael Ricardo Jiménez Dan, quien ahora reside en Florida, y según el portal Poderopedia, fue viceministro de Seguridad Jurídica en el Ministerio de Relaciones Interiores y Justicia desde el 30 de enero de 2006 hasta el 2013.

Hernández Rivera —la demandante— es expareja de Noah Assad, quien no solamente maneja la carrera de Bad Bunny, sino que ha firmado con otros artistas consagrados como Tommy Torres, Corina Smith, Karol G, Eladio Carrión, Arcángel, Mora, Mickey Wooz, Amennazi, Jowell & Randy, entre otros. El periodista Oscar J. Serrano, de NotiCel, fue el primero en reportar los vínculos de Jiménez Dan con el hombre que representa a Bad Bunny.

La demanda de Hernández Rivera busca, entre otras cosas, que Assad le otorgue la mitad del valor que guarda en la operación comercial que incluye a Rimas Entertainment. Según la mujer, a pesar de que no consumaron un matrimonio formal, ella fue parte clave del exitoso imperio creado por Assad, con el que vivió durante varios años en concubinato y llegó a tener dos hijos.

En la demanda, los abogados de Hernández Rivera relatan cómo la mujer conoció a Assad y ayudó a que el manager se dedique a explotar sus habilidades empresariales dentro de la industria musical.

En la página 9 del texto, se revela el vinculo del exviceministro chavista Jiménez Dan con Noah Assad y cómo este dio un primer impulso financiero para forjar el imperio Bad Bunny a través de Rimas Entertainment.

“En el 2014, (Assad Byrne) conoció a un venezolano de nombre Rafael Ricardo Jiménez Dan, exviceministro del gobierno de Hugo Chávez, que en ese momento acababa de salir de Venezuela para residir en Weston, Florida”, se lee en la demanda. “El codemandado Jiménez-Dan le prestó y/o invirtió dinero (a Assad Byrne) para abrir un estudio de grabación. Ese mismo año, (Hernández Rivera y Assad Byrne) lograron hacer realidad uno de sus sueños cuando se incorporó Rimas Entertainment, LLC, con dinero adicional que aportó y/o prestó el venezolano Jiménez-Dan ($2,000,000), quien también pagó deudas personales (de Assad Byrne)”.

“El codemandado Jiménez-Dan compró una casa en Ocean Park para Rimas Entertainment poder operar desde allí. La demandante Hernández comenzó a trabajar en esas oficinas, colaborando en todo tipo de gestiones, incluyendo el manejo de los recursos humanos de la empresa. Luego movieron las operaciones de Rimas Entertainment a Piloto 151 en Santurce, en la cual nuevamente ella participó. Más tarde, las oficinas fueron reubicadas a Miramar (San Juan), local que la demandante Hernández diseñó, decoró y organizó”, continúa.

Tres años más tarde, en 2017, Noah Assad descubrió a un “bagger” en un supermercado que quería ser cantante. Este joven subía sus canciones a Soundcloud, Assad las escuchó, le gustaron y se animó a ver al joven en un show en Puerto Rico. Luego le puso los temas a su expareja Hernández Rivera, a quien también le agradaron las canciones.

“El codemandado Assad conoció a ese joven cantante y, luego de consultar con la demandante Hernández, decidió firmarlo como su representante y manejador a través de la codemandada Rimas Entertainment. Ese joven se llama Benito Martínez. Así comenzó la relación de Rimas Entertainment y las partes de este caso con Benito Martínez, mejor conocido como ‘Bad Bunny’”.

Con información de Bloomberg y El American.

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de Bad Bunny o similares.
Últimas Noticias: