Actualidad

Qué hay detrás de la empresa israelí creadora del software espía que ayudó a capturar al Chapo Guzmán

20 views
Qué hay detrás de la empresa israelí creadora del software espía que ayudó a capturar al Chapo Guzmán

El programa también es señalado por ser usado para perseguir a disidentes o defensores de los Derechos Humanos en países con regímenes totalitarios.

Redacción | Primer Informe

Con una simple videollamada perdida, el programa espía Pegasus se instala en cualquier celular. Una vez implantado, de manera furtiva, sin levantar la más mínima sospecha del usuario, ese software toma control total del equipo.

El programa puede: escuchar las llamadas telefónicas, acceder a su historial de navegación, activar la cámara y el micrófono. También puede conocer todas las conversaciones en aplicaciones como Gmail, Facebook, WhatsApp, Telegram y Skype.

Si eso parece poco, Pegasus también puede entrar datos de la nube del usuario e incluso suplantar su identidad a la hora de acceder al correo electrónico.

Este programa se ganó una buena reputación por haber sido utilizado en la captura del Chapo Guzmán. En 2012, el Gobierno de México  firmó un contrato por 20 millones de dólares para tener acceso al software espía y usarlo en su lucha contra los carteles narcotraficantes. La cabeza del cartel de Sinaloa fue la víctima más notoria de Pegasus.

Pero luego de eso,  NSO Group, la empresa fabricante de Pegasus, vendió esa arma, sin discriminar, a gobiernos de todo el mundo. Su uso para la persecución de activistas de Derechos Humanos ha sido denunciada por Amnistía Internacional.

Se presume que los servicios de inteligencia de Arabia Saudita, emplearon el spyware para espiar al periodista saudí Jamal Khashoggi, durante meses antes de su asesinato.

Qué es NSO Group

La empresa de ciber inteligencia NSO Group nació en 2010 en Herzliya, una ciudad cerca de Tel Aviv. Sus fundadores Shalev Hulio, Niv Carmi y Omri Lavie, son tres antiguos agentes del cuerpo de ciber inteligencia del ejército de Israel. En principio, la organización tenía  fines nobles.

LEA TAMBIÉN Descubren hackers iraníes con las manos en la masa en ataque cibernético contra EE.UU.

Al centro de la foto, Shavel Hulio, CEO de NSO Group, la empresa creadora de Pegasus. (Foto: Reuters)

La empresa, aseguraban sus creadores, ayudaría a los gobiernos «monitorear y capturar a terroristas, traficantes de droga, pedófilos y otros criminales con acceso a tecnología avanzada».

Pero conforme ha pasado el tiempo, es difícil saber para quién trabaja NSO Group. En Estados Unidos la acusan de espiar a 1.400 móviles,  se le relaciona con el ‘hackeo’ al celular de Jeff Bezos, CEO de Amazon, y de un ciberataque a WhatsApp.

También están las denuncias de ciber espionaje a personalidades públicas y activistas de los derechos humanos en: Arabia Saudí, Turquía, Tailandia, Qatar, Kenia, Uzbekistán, Mozambique, Marruecos, Yemen y Hungría.

Un arma informática

Desde 2012, el gobierno israelí regula la venta del software de NSO Group. Su uso debe quedar siempre en manos de gobiernos, ya que está prohibido el acceso de entidades privadas al sofware Pegasus.

Javier Rodríguez, experto en ciberguerra de la empresa española Tarlogic,  dice que el debate sobre el abuso de las prestaciones de Pegasus no debe centrarse solamente en la empresa.

«Cada país tiene una serie de ‘amenazas’ y usa esta tecnología contra ellas, pero claro, lo que en un país puede ser una amenaza, como los activistas políticos, para nosotros claramente no lo es. El problema es esa doble moral, porque esto es un debate no solo tecnológico, sino también geopolítico», explica.

LEA TAMBIÉN: Marco Rubio tendrá acceso privilegiado a la más avanzada inteligencia de EE.UU. desde el Senado

Sin embargo, NSO Group no puede desligarse de la uso final que sus clientes hacen del programa. «Cuando una empresa hace una tecnología así es hace muy a medida de cada cliente, debe de tener conocimiento de cómo se está usando».

Yolanda Quintana, periodista y autora del libro ‘Ciberguerra’, asegura que «cuando tiene un uso ilegítimo la responsabilidad última es del Gobierno en cuestión, pero la empresa también es responsable, sobre todo si tiene constancia del uso que se le está dando. Y cuando tratas con ciertos regímenes ya sabes qué uso se le va a dar».

Cualquiera que sea su responsabilidad, Hulio ha creado un negocio tan lucrativo como cuestionado que involucra el espionaje y la ciberguerra. NSO Group ha llegado a valorarse hasta en 1.000 millones de  dólares.

Con información de El Confidencial

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de ciber espionaje o similares.
Últimas Noticias: