Países

En EEUU crece la presión contra Biden por los estadounidenses presos por el régimen de Maduro

85 views
En EEUU crece la presión contra Biden por los estadounidenses presos por el régimen de Maduro

Dos estadounidenses detenidos en Venezuela piden a Biden que consiga su liberación mientras vence el plazo dado por Estados Unidos.

Redacción | Primer Informe

Durante los últimos 20 meses, la familia de Eyvin Hernández ha estado esperando saber si las autoridades venezolanas liberarían de prisión al defensor público con sede en Los Ángeles y le permitirían regresar a Estados Unidos.

Esperaban que la noticia se diera antes del 30 de noviembre, fecha prevista por la administración Biden, pero cuatro días después de la fecha límite, e incluso después de una amenaza implícita de que el incumplimiento por parte de Venezuela podría provocar que Estados Unidos restableciera algunas sanciones recientemente levantadas contra la nación sudamericana de la OPEP: Hernández sigue encarcelado en Venezuela.

En una carta enviada a la Casa Blanca la semana pasada y obtenida exclusivamente por CBS News, Hernández, de 45 años, suplicó al presidente Biden que asegurara su liberación.

«He estado en cautiverio durante aproximadamente 20 meses y no hay nada que desee más que mi propia libertad y la libertad de mis hermanos y hermanas que actualmente están en cautiverio conmigo», escribió Hernández.

Hernández también llamó al secretario de Estado, Antony Blinken, y nombró específicamente a cada uno de los principales funcionarios latinoamericanos de la administración Biden, incluido Juan González, del Consejo de Seguridad Nacional, y el enviado de rehenes, Roger Carstens. Hernández dijo que cree que deberían reunirse cara a cara con funcionarios del gobierno venezolano.

«Creo que la forma más humana de lograr nuestra libertad es estableciendo relaciones humanas personales entre los diferentes miembros de los gobiernos de Estados Unidos y Venezuela», escribió Hernández.

CBS News también obtuvo una grabación de Hernández dictando la carta desde su prisión en Caracas. El ruido de fondo es fuerte, pero se puede escuchar a Hernández suplicando a sus defensores que se aseguren de que el contenido de la carta se haga público. Los defensores de Hernández dijeron a CBS News que la declaración no fue coaccionada, sino que fue idea del propio Hernández.

Drew Havens, un amigo de la familia, dijo a CBS que aún no está claro qué hará la administración Biden para hacer cumplir su propio plazo.

Además de Hernández, otros dos estadounidenses, Jerrel Kenemore, un ingeniero de software del norte de Texas, y Joseph Cristella, también permanecen en Venezuela y han sido designados como detenidos injustamente por el Departamento de Estado. Esa designación pone toda la fuerza del gobierno de Estados Unidos detrás de su liberación. Pero los tres están ahora atrapados en una delicada danza diplomática entre los dos países.

«Tenían hasta la tarde del día 30 para tomar este tipo de decisiones», dijo el domingo el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, John Kirby, a la moderadora de «Face the Nation», Margaret Brennan, refiriéndose a las autoridades del gobierno de Maduro. «Desafortunadamente, no lo hicieron. Por eso ahora vamos a volver a las opciones políticas y revisar cuáles son nuestras posibilidades».

El hermano de Eyvin Hernández, Henry Martínez, dijo a CBS News en una entrevista telefónica el viernes que habló con su hermano justo antes de la fecha límite del 30 de noviembre y que parecía optimista de que podría regresar a casa.

Hernández fue arrestado en marzo de 2022 mientras estaba de vacaciones por lo que su familia dice que son acusaciones falsas de asociación criminal y conspiración.

Martínez dijo que Hernández fue con un amigo a Cúcuta, Colombia, un pueblo cerca de la frontera con Venezuela. Ninguna señal indicaba la ubicación exacta del paso fronterizo. Según Martínez, un hombre se acercó a Hernández y le pidió que pagara un soborno de 100 dólares para ingresar a Venezuela. Después de negarse a pagar el soborno, hombres armados le pusieron una capucha a Hernández y se lo llevaron en la parte trasera de una camioneta.

Desde entonces, su familia ha estado presionando al gobierno de Estados Unidos para asegurar su liberación. En octubre de 2023, Estados Unidos fijó la fecha límite original del 30 de noviembre con el régimen de Nicolás Maduro para comenzar a liberar a los estadounidenses detenidos injustamente en cárceles venezolanas, entre otras solicitudes.

En una grabación separada obtenida por CBS News el sábado, el estadounidense Jerrel Kenemore pidió desde prisión «máxima presión positiva» sobre Joe Biden, diciendo que hay «un acuerdo sobre la mesa» para 20 venezolanos y 13 estadounidenses para un intercambio de prisioneros.

«En realidad es sólo una cuestión de que nuestro presidente diga ‘Está bien'», dijo Kenemore. «Este lado ofrece 30 almas».

Kenemore también dijo en la grabación que tiene motivos para creer que Caracas quiere que Estados Unidos libere a una «persona favorita» retenida por Estados Unidos. Se negó a nombrar a esa persona, pero otras personas con conocimiento indicaron que las autoridades venezolanas continúan presionando por la liberación de Álex. Saab, un empresario colombiano preso en Miami.

Kenemore indicó en la grabación que quería que se hiciera pública la posibilidad de un acuerdo, pero no indicó cómo lo supo ni quién le había pedido que compartiera esos detalles. No está claro si esa grabación fue coaccionada.

Un funcionario de la Casa Blanca dijo a CBS News que la administración está buscando todas las vías para garantizar la libertad de los tres detenidos injustamente y está «en contacto regular con sus familias… incluso tan recientemente como esta semana». El funcionario añadió: «No hacemos comentarios sobre las negociaciones y mucho menos sobre lo que la otra parte pueda afirmar que es su posición o la nuestra durante las mismas».

LEA TAMBIÉN: Administración Biden revisa opciones por tardanza del régimen de Maduro en liberar a los detenidos estadounidenses

Diplomacia entre Estados Unidos y Venezuela

En octubre, el gobierno de Maduro y su oposición acordaron ciertas garantías para sus próximas elecciones presidenciales en 2024. El «Acuerdo de Barbados», fue un paso hacia los llamados de la administración Biden de abrir las elecciones a candidatos de la oposición antes del 30 de noviembre.

En octubre, Blinken dijo en un comunicado que «todos los que quieran postularse para presidente deben tener la oportunidad y tener derecho a igualdad de condiciones electorales, a libertad de movimiento y a garantías para su seguridad física».

Para alentar nuevas medidas hacia elecciones libres y justas, Estados Unidos levantó ciertas sanciones a Venezuela, permitiendo la venta de petróleo, gas y oro. Sin embargo, el Departamento de Estado advirtió que si Venezuela no abría sus elecciones a candidatos de la oposición y no comenzaba a liberar a ciudadanos estadounidenses y prisioneros políticos venezolanos detenidos injustamente antes del 30 de noviembre, se restablecerían las sanciones levantadas.

Lo que aumenta aún más los riesgos diplomáticos es un acuerdo alcanzado a principios de octubre entre la administración Biden y el gobierno de Maduro para deportar a los migrantes que no sean elegibles para asilo o estatus legal temporal de regreso a Venezuela. Estas deportaciones directas tenían como objetivo abordar un nivel sin precedentes de migrantes que ingresan a Estados Unidos desde su frontera con México, una cuestión que ha demostrado ser un problema constante para la administración Biden.

Los gobiernos de Estados Unidos y Venezuela han llevado a cabo anteriormente liberaciones de prisioneros. En octubre de 2022, siete estadounidenses detenidos injustamente fueron liberados de Venezuela en un intercambio de prisioneros por dos sobrinos de la esposa del presidente Maduro. Cinco de los estadounidenses eran miembros de los llamados «6 de Citgo», un grupo de ejecutivos petroleros de la refinería Citgo, con sede en Houston que llevaban cinco años retenidos en Venezuela.

Durante este intercambio, Hernández se quedó atrás.

El viernes, un día después de la fecha límite del 30 de noviembre, el Departamento de Estado dijo que Estados Unidos está «profundamente preocupado» por la falta de progreso en la liberación de ciudadanos estadounidenses y prisioneros políticos venezolanos detenidos injustamente, y que tendrá «más que decir en los próximos días sobre los próximos pasos.»

Mientras tanto, Hernández y los otros dos estadounidenses «detenidos injustamente» esperan noticias sobre su inminente liberación. Joseph Cristella lleva casi 15 meses detenido y Jerrel Kenemore casi 21.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de Antony Blinken o similares.
Últimas Noticias: