Actualidad

En Nicaragua el coronavirus hace estragos en el liderazgo sandinista

0 views
En Nicaragua el coronavirus hace estragos en el liderazgo sandinista

Rosario Murillo mencionó 22 nombres de funcionarios y militantes quienes «hicieron la transición a otro plano de la vida»

Redacción | Primer Informe

La vicepresidenta y primera dama de Nicaragua, Rosario Murillo entregó ayer un mensaje cargado de ambiguedades, dedicado a la memoria de 22 funcionarios y militantes sandinistas fallecidos en el que lamentaba su muerte resaltando su fidelidad al régimen sandinista de Daniel Ortega.

Murillo envió un abrazo a «todas las familias, a todas las compañeras y compañeros que hoy viven estos tiempos complejos, con la esperanza de renacer».

Pese a que en ningún momento de su discurso mencionó la palabra «muerte», se entiende que hablaba de personas que fallecieron porque dijo que «hicieron la transición a otro plano de la vida», expresión que se suele usar cuando alguien muere.

Rosario Murillo, a quienes muchos analistas centroamericanos consideran el poder detrás del poder en Nicaragua, mencionó a Orlando Noguera, alcalde de Masaya; Orlando Castillo, director de Telcor, Fermín Cuadra, ex alcalde del municipio El Coral en Chontales.

De este último ofreció algunos detalles de su muerte, alcanzando a decir que murió de un «pico de azúcar» cuando viajó a Managua, para ser tratado.

Pero del «leal» alcalde de Masaya ni siquiera menciona su apellido.

Después de mencionar estos tres, comenzó a leer una lista de nombres en las que s{olo cinco se identificaron con su lugar de origen: José Ramón Mahado y Claudio José Pérez, ambos de El Cua en Jinotega; Salvador Montiel, de Chichigalpa, en Chinandega; Fausto Ramón Gutiérrez, de Acoyapa en Chontales y Silvia Marlene Ramírez, de la ciudad de Chinandega.

Sobre Bayardo Salinas, Ramón Pereira, Óscar Ponce, Óscar Molina, Ramón Salvatierra, Mariano Chávez, Denis Mayorga, Lubi Mayorga, Ricardo Baca, Ramón Juárez, Narciso Mendoza, Narciso Isaguirre, Pablo Artega, Ramón Isaac Melendez, no aportó ningún otro dato.

Murillo no dijo nada sobre la muerte de la parlamentaria orteguista Rita Fletes, quien falleció ayer, convirtiéndose en el quinto diputado de Nicaragua y el cuarto sandinista, que muere en los últimos 60 días.

En una sesión extraordinaria, la Asamblea Nacional rindió honores a Fletes y a otra diputada orteguista recién fallecida, Maria Sacasa, quien murió tras padecer durante años de cáncer.

Hace exactamente dos meses fue anunciada la muerte del diputado Jacinto Suárez, quien se desempeñaba como secretario de Relaciones Internacionales del FLSN, tras permanecer más de dos meses hospitalizado en Managua.

Dos días después, el 4 de mayo pasado, falleció la legisladora sandinista Antonia Vílchez, a causa de un infarto al miocardio después de haberse sometido a una cirugía nueve días antes.

El 19 de mayo murió el diputado liberal opositor Carlos Jirón por complicaciones de salud y quien fue enterrado de urgencia en medio de la pandemia de Covid-19, siendo este diputado el único que no recibió honores póstumos en el parlamento con mayoría oficialista.

La buena vida sandinista

En su reciente alocución, Murillo dijo que «la buena vida» que promueve el gobierno «es en memoria de los muchos camaradas que han dado su vida sirviendo a nuestra gente con un compromiso de solidaridad cristiana».

«Para todos ellos, nuestro amor, estamos iluminados por todos los compañeros que nos han precedido en el viaje, son el sol que no se pone. Honor y gloria a todos nuestros colegas», dijo Murillo.

Docenas de muertes se han reportado en las últimas tres semanas, de personas con síntomas de Covid-19, pero el régimen de Ortega y Murillo no aceptan la gravedad de la enfermedad, diciendo que más son los que mueren de hambre, por accidentes de tráfico, suicidios y otras enfermedades, que quienes han fallecido por coronavirus en el país centroamericano.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de coronavirus o similares.
Últimas Noticias: