Países

Las revelaciones sobre el ataque de la administración Biden a los Hutíes

424 views
Las revelaciones sobre el ataque de la administración Biden a los Hutíes

Aviones de combate estadounidenses y británicos, junto con buques de guerra y submarinos, bombardearon instalaciones militares hutíes en todo Yemen, centrándose en los sitios de lanzamiento y almacenamiento de drones, misiles de crucero y balísticos.

Redacción | Politico

El presidente Joe Biden todavía estaba de vacaciones en St. Croix cuando habló con su equipo de seguridad nacional la primera mañana de 2024. Los hutíes, respaldados por Irán, habían lanzado otro ataque contra el transporte marítimo internacional en el Mar Rojo, y el presidente estaba dispuesto a discutir la posibilidad de una respuesta militar.

La orientación del presidente fue doble. En el frente diplomático, ordenó a su equipo que presionara con más fuerza para lograr una resolución de las Naciones Unidas que condenara los ataques. En el aspecto militar, ordenó al Pentágono que desarrollara opciones para contraatacar a los hutíes.

Esa reunión del día de Año Nuevo finalmente resultó en que Estados Unidos y sus aliados lanzaran un ataque masivo contra objetivos hutíes en Yemen 10 días después, el jueves, en represalia por los repetidos ataques con misiles y drones del grupo contra transporte marítimo comercial en aguas internacionales desde noviembre.

Aviones de combate estadounidenses y británicos, junto con buques de guerra y submarinos estadounidenses, bombardearon instalaciones militares hutíes en todo Yemen, centrándose en los sitios de lanzamiento y almacenamiento de drones, misiles de crucero y balísticos. Entre los buques que participaron se encontraba el USS Florida, un submarino de misiles guiados que dispara misiles de crucero Tomahawk, según una persona familiarizada. También participaron F/A-18 Super Hornets del portaaviones USS Dwight D. Eisenhower.

El hecho de que Biden no ordenara los ataques de represalia durante más de una semana después de ordenar a su equipo que elaborara opciones militares estaba en consonancia con su bien conocido deseo de agotar las opciones diplomáticas y evitar arrastrar a Estados Unidos a otra guerra en Oriente Medio. Pero el presidente dejó claro en una declaración el jueves por la noche que los últimos ataques habían cruzado una línea roja.

“La acción defensiva de hoy sigue a esta extensa campaña diplomática y a la escalada de ataques de los rebeldes hutíes contra buques comerciales”, dijo Biden. «Estos ataques selectivos son un mensaje claro de que Estados Unidos y nuestros socios no tolerarán ataques contra nuestro personal ni permitirán que actores hostiles pongan en peligro la libertad de navegación en una de las rutas comerciales más críticas del mundo».

Este relato se basa en comentarios de un alto funcionario de la administración y un alto funcionario militar, a quienes se les concedió el anonimato para proporcionar detalles confidenciales poco después de la operación.

LEA TAMBIÉN: Ataques de hutíes de Yemen a barcos en el Mar Rojo ya comienzan a tener consecuencias globales

Presión sobre Biden

Los ataques del jueves pusieron fin a semanas de creciente presión sobre Biden para que respondiera militarmente a los ataques de los hutíes. El ejército estadounidense había elaborado opciones más contundentes ya en la primera semana de diciembre, pero en ese momento, altos funcionarios de Biden coincidieron en que atacar directamente a los hutíes no era el mejor camino.

A los funcionarios estadounidenses les preocupaba que atacar a los hutíes, quienes dicen que los ataques a barcos comerciales son una demostración de apoyo a los palestinos, provocaría que Irán respondiera por su cuenta y arriesgara ampliar la guerra entre Israel y Hamas a un conflicto regional.

Durante la reunión del 1 de enero, Biden ordenó a su equipo que emitiera una declaración de advertencia final, junto con socios internacionales, antes de emprender una acción militar.

Sin que los demás líderes de seguridad nacional lo supieran, el secretario de Defensa, Lloyd Austin, acababa de someterse a una cirugía para tratar el cáncer de próstata 10 días antes. Más tarde, el 1 de enero, lo trasladarían en una ambulancia al Centro Médico Militar Nacional Walter Reed por complicaciones de ese procedimiento. Los médicos de Austin concluyeron que sus síntomas se debían a una infección del tracto urinario y lo trasladaron a la unidad de cuidados intensivos para recibir tratamiento adicional.

Del 2 al 5 de enero, la adjunta de Austin, Kathleen Hicks, estuvo efectivamente a cargo del Pentágono mientras estaba de vacaciones en Puerto Rico. El resto del equipo de seguridad nacional de Biden no se enteró de la hospitalización de Austin hasta el jueves. Desde que reanudó todas sus funciones el 5 de enero, Austin ha seguido asistiendo a reuniones desde su cama de hospital.

El 3 de enero, Estados Unidos y otros 13 países emitieron una declaración advirtiendo que los hutíes soportarían todas las “consecuencias” de cualquier nuevo ataque contra buques comerciales. Pero eso no sirvió de mucho para disuadir a los hutíes.

El martes, los hutíes lanzaron su ataque más grande y descarado hasta el momento, lo que marcó un punto de inflexión para los funcionarios estadounidenses. El grupo lanzó una andanada de drones y misiles contra barcos comerciales y militares estadounidenses. Las fuerzas navales de Estados Unidos y el Reino Unido derribaron casi 20 aviones no tripulados y tres misiles, evitando los graves daños que pretendían los hutíes.

A raíz del ataque, Biden convocó a su equipo de seguridad nacional para otra reunión ese día. Atrincherado en la Casa Blanca sin obligaciones públicas en su agenda, a Biden se le presentaron nuevamente opciones militares. Al final de la reunión, Biden decidió que era hora de seguir adelante. Le ordenó a Austin, que todavía trabajaba en el hospital, que llevara a cabo las huelgas.

La operación tomó tiempo para coordinarse porque las otras naciones involucradas querían entender la base legal de los ataques, dijo un alto funcionario del Departamento de Defensa, además de exactamente qué les pedía Estados Unidos que contribuyeran.

A las fuerzas estadounidenses se unieron cuatro Typhoon de la Royal Air Force, apoyados por un avión cisterna Voyager, según un comunicado del Ministerio de Defensa del Reino Unido. Los aviones utilizaron bombas guiadas Paveway IV para lanzar ataques de precisión contra dos instalaciones hutíes: un sitio en Bani, en el noroeste de Yemen, utilizado para lanzar drones y un aeródromo en Abbs que solía lanzar misiles de crucero y drones sobre el Mar Rojo.

Tanto los funcionarios estadounidenses como los británicos dijeron que los ataques fueron diseñados para minimizar los riesgos para los civiles.

“Los primeros indicios son que la capacidad de los hutíes para amenazar el transporte marítimo mercante ha recibido un golpe, y nuestro compromiso de proteger las rutas marítimas, a través de las cuales pasa alrededor del 15 por ciento del transporte marítimo mundial y que es vital para la economía global, ha sido ampliamente demostrado”, según el comunicado.

Los funcionarios estadounidenses dijeron que si bien aún no han visto una respuesta hutí a los ataques, están preparados para ese resultado.

«No nos sorprenderá ver algún tipo de respuesta», dijo el alto funcionario de la administración.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de Ataque o similares.
Últimas Noticias: