Países

Vínculo con Hezbolá del ministro petrolero de Maduro es clave en los acuerdos con EEUU

1.477 Vistas
Vínculo con Hezbolá del ministro petrolero de Maduro es clave en los acuerdos con EEUU

Tareck El Aissami es reconocido por Estados Unidos como un narcotraficante especialmente designado, además de ser el contacto clave de Rusia y Hezbolá en Venezuela.

Redacción | BREITBART

Cualquier acuerdo potencial entre la administración del presidente Joe Biden y el dictador venezolano Nicolás Maduro para que Estados Unidos compre petróleo venezolano, como se rumorea que le interesa a Biden, tendría que pasar por el ministro de petróleo del país, Tareck El Aissami, sospechoso durante mucho tiempo de vínculos con Hezbolá y buscado en Estados Unidos por narcotráfico.

Los informes de este fin de semana revelaron que Biden había enviado una delegación a Caracas para intentar restablecer la comunicación después de que Estados Unidos dejó de aceptar a Maduro como presidente legítimo del país y sancionó a su industria petrolera. Maduro perdió la presidencia en 2019 cuando la Asamblea Nacional ejerció su facultad de reemplazarlo para juramentar al actual presidente legítimo Juan Guaidó. Washington continúa reconociendo a Guaidó como el verdadero presidente incluso cuando no ha logrado obtener ningún poder real sobre Venezuela, e incluso mientras negocia con Maduro.

Los informes de los medios de comunicación corporativos estadounidenses, sugirieron que Biden había enviado a la delegación para discutir la posibilidad de levantar las sanciones e importar petróleo del país. El expresidente Donald Trump sancionó a Petróleos de Venezuela (PDVSA), la compañía petrolera del Estado, en respuesta a años de abusos contra los derechos humanos de civiles. Biden, según los informes, había planeado prohibir la importación de petróleo de Rusia a raíz de la invasión a gran escala de Ucrania por parte del líder Vladimir Putin el mes pasado.

Biden anunció esta semana que efectivamente prohibiría la importación de petróleo ruso, y Maduro confirmó el lunes que se había reunido con una delegación estadounidense. Maduro no mencionó nada sobre la venta de petróleo estadounidense, sin embargo, afirmó que el grupo solo había venido a Caracas para una “reunión diplomática respetuosa y cordial”. El ministro de Petróleo, El Aissami, pareció indicar que el país se está preparando para exportar significativamente más de lo que exporta esta semana y anunció el miércoles que esperaba expandir la producción del país a 2 millones de barriles por día para fines de 2022. Venezuela produjo 755.000 barriles en enero de 2022.

En la izquierda han comenzado a presionar a Biden para que compre petróleo venezolano para compensar el pequeño porcentaje de petróleo utilizado en Estados Unidos que antes de esta semana procedía de Rusia, según Associated Press. Otros han señalado que estados que violan los derechos humanos como Arabia Saudita e Irán, un aliado clave de Venezuela, también pueden llenar el vacío. Un acuerdo con Venezuela generaría otras preocupaciones, incluida la posible falta de eficacia para evitar que Rusia se beneficie dada la deuda de miles de millones de dólares de Venezuela con Rusia y los estrechos vínculos personales de Maduro con Putin.

LEA TAMBIÉN: Biden pone en ‘stand by’ las negociaciones petroleras con Maduro

La clave El Aissami

La presencia de El Aissami presenta desafíos significativos para un acuerdo estadounidense, desafíos que en su mayoría no se mencionan en los medios estadounidenses establecidos. Numerosas pruebas vinculan al ministro del Petróleo, -nombrado en 2020 después de ocupar varios títulos de alto rango como el de máximo enlace con Rusia-, con la organización yihadista chiíta Hezbolá durante años. El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) emitió un aviso de búsqueda de El Aissami en 2019 con el argumento de que el Departamento de Justicia lo acusaba de participar en el tráfico de drogas intercontinental mientras ocupaba altos cargos en el gobierno venezolano. El gobierno de los EEUU lo calificó como Narcotraficante Especialmente Designado en 2017.

“Tareck El Aissami es uno de los grandes recaudadores de Hezbolá, una especie de gran financiador, y el dinero pasa por las redes, y luego, como usted dice, ese dinero vuelve a través de las inversiones”, dijo a Breitbart la periodista venezolana y experta en carteles de drogas Vanessa Neumann. “[Fuentes terrestres] me han dicho que, según su perspectiva, él es un jugador importante en el lado de la financiación, en lugar del lado de las operaciones”, dijo Neumann.

“Tareck El Aissami está protegido hasta cierto punto por Hezbolá y, a través de esa protección, no se presentarán en su oficina porque entonces serían fácilmente detectados. Sus sistemas financieros benefician a Hezbolá”, dijo en ese momento Joseph Humire, director ejecutivo del Centro para una Sociedad Libre Segura con sede en Washington.

En un informe publicado en 2020 por el Atlantic Council, Humire detalló una extensa red de operativos y recaudadores de fondos de Hezbolá presentes en América Latina que se benefician directamente de los vínculos con el régimen de Maduro. El Aissami es un protagonista en la historia:

«Mientras estaba destinado en la embajada de la República Bolivariana en Damasco, Siria, [operador latinoamericano de Hezbolá y diplomático venezolano] Ghazi Nassereddine ayudó a organizar reuniones entre altos funcionarios venezolanos y operativos de alto rango de Hezbolá.

«Según informantes de la DEA, alrededor de 2009, Ghazi fijó una reunión en Siria entre Hezbolá y el entonces ministro del Interior de Venezuela, Tareck El Aissami, y el jefe de contrainteligencia militar venezolano, Hugo Carvajal Barrios. La reunión supuestamente provocó un intercambio de cocaína por armas. El esquema entre las FARC y Hezbollah se materializó en 2014 cuando un avión de carga libanés lleno de armas pequeñas (AK-103, lanzagranadas, etc.) llegó al hangar presidencial (rampa 4) del Aeropuerto Internacional de Maiquetía en Caracas».

ICE afirmó que El Aissami dirigió personalmente las operaciones de narcotráfico cuando lo calificó de “fugitivo más buscado” en 2019.

“Facilitaba envíos de narcóticos desde Venezuela, incluyendo el control de aviones que salían de una base aérea venezolana y rutas de droga por los puertos de Venezuela”, aseveró ICE. “En sus cargos anteriores, supervisó o fue propietario parcial de cargamentos de narcóticos de más de 1.000 kilogramos desde Venezuela en múltiples ocasiones, incluidos aquellos con destinos finales en México y Estados Unidos”.

Los informes no han confirmado si El Aissami fue parte de la reunión entre Maduro y la delegación estadounidense y, al cierre de esta edición, las partes no han anunciado ningún acuerdo sobre la compra de petróleo venezolano.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de Biden o similares.
Últimas Noticias: