Países

China importó crudo de PDVSA de forma oculta a través de Malasia, violando sanciones de EE.UU.

0 Vistas
China importó crudo de PDVSA de forma oculta a través de Malasia, violando sanciones de EE.UU.

China encontró otras formas de seguir importando el petróleo de Maduro violando sanciones norteamericanas.

Redacción / Primer Informe

Desde que en agosto del año pasado Washington advirtió que cualquier empresa o entidad gubernamental extranjera que continuara haciendo negocios con Maduro, podría estar sujeta a medidas y sanciones, la estatal China National Petroleum Corp (CNPC), dejó de cargar petróleo en los puertos de Venezuela.

Aunque pareció que la mayor petrolera china estaba tomando muy en serio las amenazas de la administración Trump, a pesar de la alianza china con Venezuela, la realidad fue otra. China nunca dejó de importar.

El crudo de PDVSA siguió llegando a puertos chinos, con la auda de una subsidiaria con sede en Suiza de Rosneft, la estatal petrolera rusa.

Para la operación también se usó un método de entrega indirecta que hizo parecer como si el origen del petróleo fuera Malasia, según Reuters.

Durante el último semestre del 2019, se lograron entregar cerca de 19.7 millones de barriles de crudo venezolano en 18 tanqueros, pero con nombres cambiados en puertos chinos, determinaron rastreos de barcos, documentos internos de PDVSA y un grupo de expertos, citados por la agencia de noticias.

Los 18 envíos representaron más del 5% de las exportaciones totales de Venezuela en 2019, por un valor de mil millones de dólares, a precio de mercado OPEP del crudo «Merey».

Estas entregas dieron un respiro al necesitado régimen madurista.

El método de transporte, cuyo paso principal involucra la transferencia de barriles entre buques en altamar, está siendo estudiado por el gobierno estadounidense, quien ya ha sancionado a Rosneft por las transferencias buque a buque realizadas para ayudar a Venezuela a exportar su petróleo.

LEA TAMBIÉN Petroleras chinas evitan usar tanqueros que hayan operado en Venezuela por temor a sanciones

Elliot Abrams, representante especial del Departamento de Estado dijo que están «sobre la mesa» las sanciones a las empresas chinas que compran crudo transbordado. «Tomaremos medidas individuales con respecto a las transferencias STS», dijo Abrams, consultado por Reuters.

Números reales

Las importaciones venezolanas a China incluso aumentaron con esta modalidad de envío. Las mismas alcanzaron un promedio de 283.000 bpd en 2019, una cifra 24% más alta que la reportada por la aduana china.

Eso no fue suficiente para compensar por completo el impacto de las sanciones estadounidenses sobre PDVSA. Los refinadores en Estados Unidos importaban unos 500 mil bpd cuando se impusieron las medidas a principios del 2019.

Foto referencial de dos barcos transfiriéndose carga en altamar

Las compras chinas ayudaron a mantener activos los pocos terminales de PDVSA que están en funcionamiento, en un momento en el que la demanda caía, generando problemas de exceso de petróleo en tierra, obligando a detener la producción en campos esenciales.

Estas maniobras STS son las mismas que ha venido utilizando Irán para enviar su crudo a China, desde que fue sancionada por Estados Unidos.

Las transferencias STS generalmente se usan con otros fines, mayormente legítimos, como descargar petróleo desde embarcaciones productoras, trasegar petróleo desde grandes tanqueros a embarcaciones de menor tamaño para traslados por canales estrechos; o para llenar un barco grande de exportación ante una eventual falta de puertos con capacidad.

Esta técnica fue comenzada a usar a mediados del año pasado entre Venezuela y China. Los tanqueros que salían de Venezuela con crudo no viajaron directamente a China.

Según la investigación de Reuters, 15 barcos salieron de Venezuela y se dirigieron en primera instancia a costas de Malasia, luego cerca en el estrecho de Malaca, cada uno se encontró con un segundo tanquero vacío que se aproximó a su posición.

Los bancos llenos transferían sus cargas a los que los esperaban y en algunos casos hasta a embarcaciones más pequeñas.

Dieciocho de los barcos receptores terminaron en China y algunas de las embarcaciones más pequeñas. Allí el producto fue descargado y registrado como proveniente de Malasia.

Michelle Bockman, analista en la publicación Lloyd´s List, dijo que el etiquetado era muy poco común y que los únicos que lo han hecho son los iraníes.

La otra inconsistencia de las operaciones está en que Malasia no suele vender crudo a China en los volúmenes registrados por la aduana en Pekín, durante 2019. El aumento fue 400% más alto que los niveles registrados de importaciones sólo tres años antes y las más elevadas desde 2006.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de China o similares.
Últimas Noticias: