Petróleo

INFORME: PDVSA se termina de hundir sin sus socios internacionales

15 Vistas
INFORME: PDVSA se termina de hundir sin sus socios internacionales

Nuevos socios sin trayectoria ni capital y China intentando reducir sus emisiones de carbono ponen en peligro de colapso total a la petrolera venezolana.

Redacción | Primer Informe

Si las grandes petroleras internacionales detienen sus inversiones en Venezuela, la industria de los hidrocarburos del país colapsaría por completo. Y, como se ha advertido, las mayores reservas de crudo del mundo quedarían en el subsuelo.

Hasta ahora, la decadencia del sector petrolero ha registrado una disminución de producción de 2,03 millones en 2017, a cerca de 500.000 barriles diarios que se extrajeron en agosto.

Este año Total Energies (de Francia), Equinor (de Noruega) y Inpex (Japón) han dejado sus operaciones en el país. También, Repsol, considera que puede perder mas de 300 millones de euros de activos en Venezuela.

Las empresas internacionales están siendo reemplazadas por pequeñas firmas venezolanas sin capital ni trayectoria.

El portal Oil Price cita a la analista Svetlana Doh, especializada en las actividades upstream (exploración y producción) de petróleo y gas. Doh explica un hecho que demuestra la desesperación de la administración chavista de PDVSA.

LEA TAMBIÉN: El más reciente acuerdo entre Irán y Venezuela profundiza intercambio petrolero

Desafiante transformación

La analista  destaca que Petrocedeño está siendo rediseñado para producir nafta, una materia  prima fundamental para producir gasolina.

«Básicamente, esto significa que las refinerías del país tienen una necesidad tan desesperada de renovación o incluso de un simple mantenimiento, que ahora los mejoradores tienen que realizar un paso de refinación por ellas», dice la analista.

Pero Doh añade que  esa transformación de los mejoradores podría ser muy desafiante, ya que requeriría nuevos equipos. Y, PDVSA «apenas puede encontrar los fondos para realizar un mantenimiento elemental de sus refinerías».

Desde hace meses, la estatal petrolera venezolana, juega con un delicado equilibrio de intentar producir gasolina, necesitada en el país, o mejorar su crudo extrapesado para poder exportarlo.

Antes de que Total y Equinor salieran las cifras de producción se desplomaron debido a la escasez de diluyentes necesarios para mezclar el crudo extra pesado.

En agosto, la producción en la faja del Orinoco se redujo en un cuarto a menos de 300.000 barriles diarios. La escasez se produjo por la decisión de utilizar crudos medianos y livianos para gestionar la escasez de combustible.

«Si el país tiene que continuar con esta estrategia para mantenerse a flote, podría tener un impacto dramático en sus cifras de producción y exportación para el resto de 2021″, advierte Oil Price.

En agosto, PDVSA importó 620.000 barriles del condensado diluyente para apoyar su industria de refinación de petróleo. También está considerando el uso de crudos sintéticos para mantener altos los niveles de producción.

Las esperanzas en China

Una de las pocas esperanzas de Venezuela es la potencia petrolera emergente China. Se espera que ese país mantenga alta la demanda internacional de petróleo. Sobre todo, cuando Europa y EEUU hacen una transición a energías limpias.

Pero, el gigante asiático está moviéndose en esa misma dirección.  El Partido Comunista Chino ordenó racionar el consumo de electricidad para contener los precios y reducir las emisiones. Ese es uno de los grandes objetivos del gobierno chino.

La segunda economía del mundo quiere ser «sostenible y más igualitaria» reporta el portal El Economista.

Las medidas están diseñadas primero para aplicarse en la industria y después en las residencias de los ciudadanos chinos.

«El problema es que si China pisa el freno de su ‘fábrica’, el resto del mundo sufrirá las consecuencias, algo que podría comenzar a verse en las próximas semanas, a medida que las empresas europeas, americanas… vean agravada la escasez de insumos con los que trabajan», advierte El Economista.

Ya China sufre una crisis económica que amenaza con ralentizar su crecimiento tras la caída del gigante inmobiliario Evergrande que sucumbió ante una deuda acumulada de más de 300.000 millones de dólares.

Si la industria de la construcción china falla, eso impactaría también en la demanda de crudos extra pesados venezolanos que sirven para la producción de asfalto que se usa para recubrir caminos.

Con información de Oil Price y El Economista.

 

Si quieres rcibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de China o similares.
Últimas Noticias: