Reportaje

Cómo cortar el financiamiento a la dictadura de Díaz-Canel

275 Vistas
Cómo cortar el financiamiento a la dictadura de Díaz-Canel

El régimen confisca sistemáticamente parte de las remesas que los cubanos en el exterior envían a sus familiares en la Isla. 

Redacción | Primer Informe

La administración de Joe Biden sigue sin tomar medidas que neutralicen las capacidades del régimen cubano para operar en la región latinoamericana. El apoyo de La Habana es imprescindible para las dictaduras de Nicaragua y Venezuela.

Sin embargo, poco se ha hecho desde la Casa Blanca de Biden para golpear al régimen cubano. En especial para debilitar el aparato económico controlado por los militares que sirve para subyugar a los cubanos.

Un análisis firmado por Mary Anastasia O’Grady publicado por The Wall Street Journal apunta a que el blanco de la política de Washington a Cuba debería ser el odiado y temido general Luis Alberto López Calleja.

López Calleja es el ex yerno de Raúl Castro y propietario del conglomerado militar cubano GAESA. Desde allí controla las remesas que los cubanos en el exterior envían a sus familiares en la Isla.

LEA TAMBIEN: Gobierno italiano se destapa como otro aliado de Díaz-Canel

Por qué desapareció el peso convertible

Las remesas han sido el principal ingreso de la Isla en los últimos 20 años. El régimen impuso a los cubanos los llamados pesos convertibles (CUC). En teoría, esa moneda tenía el mismo poder de compra que el dólar en las tiendas gubernamentales.

Todavía se usaba un peso flotante y sin valor para pagar a los trabajadores. Pero el CUC permitía a los cubanos que podían conseguirlo mejorar su nivel de vida.

Eventualmente, la excesiva emisión de CUC por parte del régimen cubano terminó por devaluarlo. Y un mercado negro se creó para transarlo a su precio.

La economía informal, único alivio de los cubanos

Igualmente, desde 2013 cuando bajaron las restricciones de viaje fuera de la isla, los empresarios comenzaron a cargar mercancías desde el exterior para venderlas en Cuba. Eso hizo florecer mercados informales fuera del control del régimen.

Ese fenómeno se convirtió en un gran problema para López Callejas que  perdía la captura de ingresos en divisas para sí mismo.

En 2019, los militares intentaron poner fin a esto tomando medidas enérgicas contra los viajeros que regresaban a la isla con mercancías. También ordenó el uso de tarjetas de débito emitidas por el régimen en las tiendas del régimen, donde venden con sobreprecio.

El Ejército, a través de sus instituciones financieras, continuó confiscando dólares de las remesas y emitiendo pesos sobrevaluados a los destinatarios previstos. Havana Consulting Group, con sede en Miami, estima que las remesas a Cuba desde Estados Unidos en 2019 totalizaron 3.700 millones de dólares.

En octubre de 2020, la administración Trump comenzó a prohibir el flujo de remesas de dólares a través de Fincimex, una empresa en la sombra propiedad del ejército cubano, u otras empresas de propiedad militar. Western Union cerró entonces sus operaciones en Cuba.

El 1 de enero de 2021, la administración Trump también sancionó al Banco Financiero Internacional del Ejército cubano.

Inflación cubana

Así, López Calleja quedo sin divisas en momentos en que el financiamiento de China, Rusia y Venezuela se redujo. El año pasado el régimen retiró el CUC y, en un último esfuerzo por asustar al dinero real escondido en los colchones, impuso una fecha límite para el cambio de dólares.

Ahora emite solo pesos flotantes y en diciembre reconoció que la inflación oficial de 2021 llegaría al 70%. En octubre dijo que el tipo de cambio del peso en el mercado negro implicaba un aumento en el nivel de precios de 6.900%.

Para López Calleja, el lío ofrece otra forma de controlar la disidencia. Los dóciles reciben escasa comida. El resto son “contrarrevolucionarios”, y son reprimidos con violencia, encarcelados, privados de empleo y hasta de atención médica.

«Mientras tanto, un ejército de propagandistas e idiotas útiles en universidades y medios de comunicación de todo el mundo continúan insistiendo en que las dificultades son causadas por las sanciones de Estados Unidos», dice el análisis de The Wall Street Journal.

La administración Biden podría contrarrestar la desinformación del régimen lanzando una campaña de alto perfil a favor de una vía transparente para que los cubanos reciban remesas en dólares. Que las reciban directamente como lo hacen otras naciones.  Pero eso sería un gran problema par ala dictadura.

Con información de The Wall Street Journal.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de Cuba o similares.
Últimas Noticias: