Análisis

ANÁLISIS: La PDVSA de Maduro y el auge del mercado negro del petróleo

142 Vistas
ANÁLISIS: La PDVSA de Maduro y el auge del mercado negro del petróleo

Rusia está reuniendo una «flota oscura» para transportar su petróleo al margen del régimen de precios máximos, y cuenta con los manuales de Irán y Venezuela para seguir exportando grandes volúmenes.

Tsvetana Paraskova | Oil Price

Las sanciones a las exportaciones de petróleo de Venezuela e Irán, y ahora de Rusia, han dado lugar a un lucrativo comercio clandestino de petróleo en el que armadores, navieras y comerciantes menos escrupulosos siguen vendiendo petróleo sancionado a quienes están dispuestos a correr el riesgo de comprarlo.

El embargo de la UE a las importaciones rusas de crudo y la limitación de su precio -en vigor desde el 5 de diciembre- están llamados a aumentar aún más los envíos ilícitos de petróleo a países no pertenecientes a la UE ni al G7 que no se han sumado a la llamada Coalición Price Cap.

Se cree que Rusia ya está reuniendo una «flota oscura» de petroleros para transportar su petróleo al margen del régimen de precios máximos, y cuenta con los manuales de Irán y Venezuela para seguir exportando grandes volúmenes de su crudo y productos. Rusia podría estar utilizando tácticas ya probadas de etiquetar el petróleo como procedente de otros lugares, apagar los transpondedores de los petroleros e incluso falsificar las posiciones de los petroleros a través de los datos del Sistema de Identificación Automática (AIS) para ocultar la actividad que tiene lugar a cientos de millas de distancia de los datos de posicionamiento falsos.

Mediante el uso de diversas tácticas de suplantación, los productores y vendedores de petróleo sancionado consiguen colocar sus productos con compradores que están encantados de obtener crudo con grandes descuentos.

LEA TAMBIÉN: Régimen de Maduro planea financiar con petróleo más del 60% del presupuesto de 2023

No es un negocio para cualquiera

Pero no todos los compradores, especialmente los de jurisdicciones con controles y verificaciones estrictos como Estados Unidos, se ven tentados a descartar las preocupaciones y las señales de alarma sobre el origen de un cargamento. Otros compradores, especialmente las refinerías chinas independientes, no se inmutan, ya que su prioridad es comprar crudo a bajo precio y obtener buenos beneficios refinándolo. China, el mayor importador de petróleo del mundo, sigue comprando crudo iraní y venezolano, a menudo enmascarado como crudo de Malasia u Omán, según han constatado diversos análisis e informes de investigación en los últimos años.

Fuera de China, los compradores desconfían de verse sometidos a sanciones y, por lo general, tratan de evitar crudos misteriosos de origen sospechoso.

Uno de estos casos recientes fue una oferta a compradores de la zona de Houston, el corazón de la industria de refinado de la costa estadounidense del Golfo. El operador Jonathan Plemel, de Sidewalks Holdings, ha ofrecido recientemente crudo pesado documentado como procedente de México, que, sin embargo, se ofrecía con el enorme descuento de 30 dólares por barril respecto a la referencia estadounidense. Los compradores potenciales rechazaron la oferta porque, por muy barata y atractiva que pareciera, estaban preocupados por el origen, dudando de que fuera realmente de México, informó Bloomberg esta semana, citando a Plemel y a otros comerciantes de la zona de Houston a los que se han dirigido ofertas igualmente atractivas en el último año.

Plemel dijo a Bloomberg que no podía estar seguro del origen del crudo y no podía responder a muchas preguntas de los posibles compradores.

«¿Podría proceder de pozos abandonados en México? ¿De Venezuela? Sinceramente, no puedo decirlo».

Venezuela está utilizando documentos falsos y petroleros vinculados a Irán y conocidos por haber transportado en el pasado crudo iraní sancionado, según demostró una reciente investigación de Reuters. Según la investigación, Venezuela vende petróleo a refinerías chinas haciéndolo pasar por crudo malasio en los documentos.

Las aguas malasias también son famosas por las transferencias de barco a barco y la mezcla de crudo para ocultar el verdadero origen del petróleo iraní y venezolano. Este año, los datos de las aduanas chinas han mostrado en ocasiones tantas importaciones procedentes de Malasia que analistas y observadores creen que China sigue importando petróleo sancionado que se hace pasar por procedente de Omán o Malasia.

El mes pasado, las refinerías independientes chinas importaron volúmenes récord de crudo iraní hecho pasar por procedente de Malasia, Omán u otros lugares, según los datos de seguimiento de petroleros de Vortexa citados por Reuters.

Según los analistas, Rusia también recurrirá cada vez más a prácticas para eludir las sanciones, como ocultar su crudo o falsear los datos de posicionamiento. Rusia ya ha acumulado una «flota en la sombra» de petroleros para enviar su crudo al margen del límite de precios, y está copiando algunas de las técnicas utilizadas por Irán y Venezuela, que figuran en la lista de países «amigos» de Moscú.

El año pasado se descubrió que petroleros que transportaban crudo venezolano falsificaban sus posiciones, y este verano, un petrolero de bandera rusa en el Mediterráneo fue sorprendido falsificando su AIS, según demostró esta semana una investigación de Global Fishing Watch y SkyTruth.

La investigación sobre los movimientos del petrolero ruso Kapitan Schemilkin demostró que el buque alteró su señal para mostrar -falsamente- que estaba dando vueltas frente a las costas de Grecia, mientras que en realidad, el buque se desplazó a lugares cercanos a Malta y Chipre.

«Se trata de la primera detección de un petrolero de bandera rusa que emite coordenadas falsas, y puede ser la primera de muchas», declaró SkyTruth.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de crudo o similares.
Últimas Noticias: