Análisis

Asi controla el ELN rutas producción de oro en el Arco Minero

6 Vistas
Asi controla el ELN rutas producción de oro en el Arco Minero

La explotación minera ilegal en Venezuela, financia la mitad de los costos de las dos principales guerrillas colombianas.

Redacción / Primer Informe

Numerosos grupos armados hacen presencia en territorio denominado Arco Minero, al sur de Venezuela, pero quienes dominan en el área son los grupos guerrilleros, aliados del régimen madurista, el cual les ha permitido reagruparse en territorio venezolano y operar a sus anchas, utilizando los ingresos de actividades como la minería ilegal, para fortalecer su poder.

Después de que se firmó el acuerdo de paz en Colombia, en noviembre del 2016, Venezuela se fortaleció como un refugio para los disidentes y líderes de las FARC que no quisieron seguir respetando el manejo del proceso de paz por el gobierno colombiano.

Los grupos armados en el Arco Minero imponen «impuestos» tanto a los mineros como a las comunidades locales. Los sindicatos, por su parte, extorsionan a las comunidades locales y a los dueños de negocios y mineros, generalmente esperando el pago en oro.

Aunque los sindicatos aún controlan la mayoría de las minas, el ELN ha expandido su control durante el año pasado, ejerciendo el control de varios corredores de transporte importantes en el área y con frecuencia administra las cadenas de suministro de equipos en la región.

Así se han disgregado en Venezuela las FARC y el ELN. Infografía CSIS.

Tanto el ELN como las FARC cobran a los sindicatos por utilizar corredores de transporte y equipos de minería. Esto ha enriquecido a ambos grupos, ya que, según los informes, el ELN obtuvo al menos el 60 por ciento de sus ingresos de las actividades mineras en Colombia y Venezuela y las FARC obtuvieron hasta el 50 por ciento de sus ingresos de las actividades mineras en Venezuela, según se constata en el último informe que sobre el tema publicó el Center for Strategic & International Studies, (CSIS).

El Arco Minero se cruza con la selva amazónica venezolana, un área de biodiversidad que contiene 36 áreas protegidas, incluidos parques y monumentos nacionales. En los cuatro años posteriores a la creación del Arco Minero, más de 2.821 kilómetros cuadrados (aproximadamente 1.090 millas cuadradas) de bosque han sido destruidos, el 50 por ciento de esa área en «territorios protegidos».

Aunque la minería es ilegal en los parques nacionales de Venezuela, se ha informado de minería en Canaima, Yapacana y muchos otros parques nacionales y sus alrededores. También se ha informado sobre minería en la Reserva de la Biosfera Alto Orinoco-Casiquiare, un área protegida que alberga al pueblo yanomami y otros pueblos indígenas. 

Vista aérea de mina ilegal en el Parque Nacional Canaima, estado Bolívar, Región de la Gran Sabana, al sureste de Venezuela.  AFP PHOTO/FEDERICO PARRA

La parte de Maduro

El régimen de Maduro se beneficia directa e indirectamente de la minería ilícita. El sector minero semioficial involucra empresas estatales, como Minerven y Compañía Anónima Militar para las Industrias Mineras, Petrolíferas y de Gas (CAMIMPEG), que obtienen minerales de minas ilícitas y los exportan oficialmente a otros países, especialmente Turquía y Los Emiratos Arabes Unidos. Algunos beneficios de estos intercambios van directamente a las arcas del régimen de Maduro, dándole el dinero necesario para sortear la presión financiera internacional.

Sin embargo, estas operaciones semioficiales solo representan un pequeño porcentaje de las exportaciones de oro de Venezuela. La mayoría del oro extraído ilícitamente sale de Venezuela como contrabando y luego se formaliza en el mercado global, con el régimen de Maduro extrayendo muchos de los beneficios.

Los daños al ecosistema también son otros crímenes que se cometen en zonas protegidas, con la venia de Maduro.

En casi cada paso del proceso minero, las fuerzas de seguridad del Estado tienen su parte. Por ejemplo, dice el informe de CSIS: «dado que el ejército controla el suministro de combustible en la región, se beneficia vendiendo combustible a pandillas, llamadas sindicatos y guerrillas que operan las minas que consumen mucho combustible. Según los informes, tanto el Ejército como la Guardia Nacional operan numerosos puntos de control a lo largo de rutas de transporte ilícitas, donde recogen sobornos en efectivo y oro. Finalmente, los minerales salen de Venezuela con la ayuda de las fuerzas armadas venezolanas, lo que facilita los vuelos clandestinos a cambio de sobornos».

Las ganancias son exponencialmente más altas para los generales del ejército, algunos de los cuales reciben el equivalente en oro de hasta $800,000 por mes en sobornos.

Maduro también ha utilizado la minería para asegurar la lealtad de los líderes políticos. En noviembre de 2019, anunció que otorgaría a los 19 gobernadores chavistas en Venezuela el control directo sobre una mina de oro cada uno y que las ganancias podrían usarse para complementar los presupuestos locales.

El oro sangriento venezolano termina en el Medio Este, Europa, África y en EE.UU.

La mayor parte del oro se legaliza de manera fraudulenta después de ser introducida de contrabando en Colombia, Brasil y Guyana, entre otros países. Por ejemplo, actores armados no estatales mueven un contrabando de oro a través de la frontera colombiana utilizando barcos fluviales, aviones privados, camiones o refugiados venezolanos pobres que trabajan como «mulas». Una vez en Colombia, el oro se lava y se falsifica como oro colombiano legal antes de ingresar al mercado global.

Otra ruta involucra el Caribe holandés. Por ejemplo, el oro extraído ilegalmente llega a Curazao, donde es manejado por empresas de fundición y comercialización de oro que se encuentran fuera de la zona de libre comercio de la isla. Los comerciantes de oro luego usan papeles de aduana para ocultar el verdadero origen del oro antes de exportarlo al mercado global.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de Arco Minero del Orinoco o similares.
Últimas Noticias: