Análisis

Petróleo venezolano no para de llegar a China a pesar de las sanciones

2 Vistas
Petróleo venezolano no para de llegar a China a pesar de las sanciones

Crudos extra pesados de Venezuela se venden a precios muy bajos en estos momentos y son muy demandados por las refinerías chinas.

Redacción | Primer Informe

El petróleo venezolano sigue burlando las sanciones estadounidenses para llegar a los clientes de PDVSA en China. Oficialmente, el gigante asiático no importa ningún crudo venezolano desde septiembre de 2019.

Pero según indican reportes de la firma de inteligencia de datos Kpler, 3,3 millones de barriles de petróleo proveniente de Venezuela esperaban en el costa china al 15 de junio.

Igualmente, a principios de abril, un gran transporte de crudo (el Voyager), visitó dos puertos venezolanos antes de zarpar el estrecho de Malaca. Ese pasaje es ruta obligada del petróleo que recibe China de sus principales proveedores.

En el estrecho de Malaca, el petróleo fue transferido al buque tanque Pola, que zarpó hacia China a principios de junio y habría llegado este miércoles al centro de almacenamiento chino de Zhoushan.

A principios de esta semana, un buque tanque Suezmax y otro buque tanquero de gran capacidad indicaron una caída en el calado en los puertos cerca de las ciudades chinas Zhoushan y Ningbo, respectivamente. De acuerdo con la información de seguimiento de buques, ambos transportaban algo de petróleo venezolano, dijo Kpler.

Otros dos superpetroleros, cargados con crudo venezolano Merey, navegaban hacia Singapur luego de esperar un tiempo frente a China desde el 15 de junio. Ninguno de los dos los buques registró descenso en el calado mientras esperaban cerca de China, lo que sugiere que aún pueden estar cargados de petróleo.

Por separado, se estima que 7,5 millones de barriles de petróleo venezolano flotan en los estrechos de Singapur y Malaca.

Otros 5 millones de barriles estarían en ruta hacia el puerto de Qingdao. Sin embargo, no está claro si todos estos envíos terminarán finalmente en China.

LEA TAMBIÉN: Sanciones marítimas de EE.UU. contra Venezuela y otros países “están dando resultados”

Así se esquivan las sanciones

A través de proceso de transferencia de barco a barco, que generalmente ocurre en el estrecho de Malaca (Malasia), el petróleo proveniente de Venezuela es depositado en un buque tanque diferente. Luego es enviado a China en donde se recibe como si el petróleo fuera extraído en la misma Malasia.

Malasia es un productor modesto de crudo por lo que el incremento de sus exportaciones petroleras a China causó sospecha. De esa forma se reveló la metodología que ha permitido esquivar las sanciones impuestas a embarcaciones y empresas navieras que negocias con la estatal venezolana PDVSA, empresa también castigada por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos.

Las transferencias de petróleo de buque a buque son comunes cuando se necesitan mover crudo de un súper tanquero a buques más pequeños que pueden navegar en puertos menos profundos.

Pero en este caso, las transferencias se emplea para esconder el origen del petróleo y evitar sanciones sobre los barcos, sus propietarios y las compañías navieras que los operan. 

La transferencias de petróleo de barco a barco permite ocultar el país de origen de petróleo.

Crudo muy preciado 

La caída en los precios del petróleo venezolano son un incentivo para los comerciantes para ir en contra de las sanciones estadounidense.

Además del precio, los crudos extra pesados de Venezuela son muy buscados por las refinerías chinas y los recortes de producción de la OPEP han hecho que estas variedades de petróleo escaseen en el mercado en estos momentos.

Los crudos  pesados de Venezuela, con su alto contenido de residuos, son una materia prima muy popular entre las refinerías chinas, según Serena Huang, analista senior de la firma de análisis de mercado Vortexa Ltd.

Los grados como Merey y Hamaca son típicamente altos en azufre y producen una gran porción de bitumen, utilizado en la producción de asfalto, y combustibles pesados cuando se refinan. Son  una materia prima barata para refinerías con unidades sofisticadas.

De esos tipos de crudo se extraen derivados que  se destinan a proyectos de carreteras y construcción, dijo Eugene Lindell, analista senior de petróleo de JBC Energy en Viena.

A medida que la economía de China se reabre y el estímulo del gobierno impulsa la actividad industrial y el gasto en infraestructura, la demanda interna de combustibles y el asfalto se incrementará.

En marzo, el Ministerio de Transporte del país solicitó acelerar los proyectos de construcción de carreteras. En abril, la producción de asfalto de China experimentó un aumento del 16%, alcanzando un récord de 4,86 millones de toneladas.

Además, también se espera que la demanda del país de crudos pesados obtenga cierto apoyo de la mezcla de betún en fuel oil con muy bajo contenido de azufre, un combustible utilizado principalmente por los barcos.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de Negocios de China y Venezuela o similares.
Últimas Noticias: