Reportaje

Las conexiones mexicanas de Alex Saab

34 Vistas
Las conexiones mexicanas de Alex Saab

México fue el principio del fin para el mayor contratista del chavismo y testaferro de Nicolás Maduro

Redacción | Primer Informe

Las conexiones de Alex Saab en México y en especial dentro del actual gobierno mexicano, comenzarán a ser revisadas nuevamente, luego de su reciente detención en Africa este fin de semana.

A pesar de conocerse las sanciones internacionales y de estar plenamente comprobada la participación de Alex Saab en los casos de corrupción y lavado de dinero con el régimen venezolano, el gobierno izquierdista de López Obrador decidió reactivar las redes ilícitas de Alex Saab, desbloqueando sus cuentas en el país, en noviembre del año pasado.

En México se destapó el escándalo cuando la Procuraduría general del gobierno de Peña Nieto, anunció a mediados de octubre del 2018, el desmantelamiento de una banda criminal de empresas que exportaban alimentos de baja calidad y con sobreprecio a Venezuela, con beneplácito de Nicolás Maduro.

Las empresas se encargaban de dotar las cajas de alimentos CLAP, que vende el gobierno a la ciudadanía en Venezuela.

LEA TAMBIÉN Capturado Alex Saab, empresario colombiano considerado el mayor testaferro de Nicolás Maduro

Estas cajas eran vendidas por Saab y su conglomerado empresarial al gobierno de Maduro con hasta 112% de sobreprecio.

«De acuerdo con la investigación -afirmó el subprocurador Alonso Lira entonces-, este grupo de empresas y personas físicas (mexicanas y extranjeras), han obtenido recursos desviándolos de sus fines humanitarios, para, en cambio, adquirir alimentos y especular comercialmente con ellos, aprovechándose de la carestía alimentaria que aqueja a Venezuela».

La empresa Group Grand Ltd fungía como intermediaria en la compra de los alimentos en México y vendiendolos en Venezuela. El dueño es Alex Saab, quien para entonces ya estaba en condición de prófugo.

Las investigaciones aclararon que Saab ingresó al negocio con esta empresa, registrada en Hong Kong, y con elementos suficientes para considerarse una empresa fantasma.

Los contratos que le entregaron a Group Grand solicitaban abastecer unas 1.5 millones de cajas CLAP. Según cálculos, la caja puesta en Venezuela alcanzaba un precio de 16 dólares, mientras que la empresa de Saab las revendió en Venezuela por 34 dólares.

Caída en México

La operación que reveló la trama de corrupción de Maduro y Saab en México, ocurrió cuando la Fiscalía de ese país confiscó un inmenso cargamento de víveres, valorado en 61 millones de dólares. La mercancía se encontraba en cajas de mercados llamadas CLAP.

Imágen de protesta en Venezuela por cajas CLAP. Alex Saab. Nicolás Maduro
Imágen de protesta en Venezuela por cajas CLAP

Los servicios de inteligencia de varios países se encontraban tratando de develar un entramado internacional por el que fluyen cientos de millones de dólares, cuando dieron con la mercancía, distribuida en 1.300 contenedores marítimos y que contenía un millón 800 mil cajas que contenían raciones de leche en polvo, azúcar, pasta, harina, frijol, aceite y latas de atún.

Tras el hallazgo y con la investigación previa, las autoridades mexicanas explicaron que en la trama se identificaron «diversos operadores, como el señor Alex ‘N’, aparentemente relacionado con autoridades del gobierno de aquel país, así como Álvaro ‘N’, Emmanuel ‘N’, Santiago ‘N’ y Andrés ‘N’, quienes con el propósito de obtener los productos alimenticios que deben suministrar al gobierno venezolano, acuden a diversos países para contactar con otras empresas».

LEA TAMBIÉN Libre Abordo, firma mexicana que hizo trueque con Nicolás Maduro, pierde $90 millones y se declara en quiebra por sanciones

Los nombres hacían referencia directa a Alex Saab, su socio Álvaro Pulido; Emmanuel Rubio, hijo de Pulido y apoderado de Group Grand Limited; Andrés Eduardo León, otro de los apoderados de la empresa; además del venezolano Santiago Uzcátegui, administrador de la sociedad.

Dicho administrador, Santiago Uzcátegui, es a quien se señala por entrar a México en 2017 a bordo de una avioneta privada y registrar la empresa Group Grand Limited, S.A., en Ciudad de México, pese a haber ingresado al país con visa de turista.

De esta forma Uzcátegui violó la ley mexicana al constituir una empresa en el país pues con esa visa sólo puede «realizar actividades que no impliquen recibir remuneración».

El diario ContraRéplica comprobó en documentos a los que tuvo acceso, que el venezolano Uzcátegui fue quien autorizó la compra de alimentos de la canasta básica (arroz, maíz blanco, lentejas, frijol negro, atún en lata, salsa de tomate, pastas, aceite vegetal, leche en polvo y azúcar), a las empresas mexicanas El Sardinero, La Moderna y Serel, que luego fueron enviados a Venezuela para ser revendidos por medio de los CLAP.

Uzcátegui obtuvo su residencia temporal con permiso para trabajar el 19 de septiembre del 2017, cuatro meses después de que fundó la empresa que negoció el contrato con los CLAP en Venezuela.

Dos meses después de haber constituido la empresa, Uzcátegui la entregó a dos apoderados, Andrés León y Emmanuel Rubio, quien es hijo de Germán Rubio, conocido como Álvaro Pulido Vargas, quien comanda Salva Foods 2015, C.A., la empresa que distribuye y vende cajas para los CLAPS con productos vencidos.

Fuentes periodísticas mexicanas, indicaron a Primer Informe que Uzcátegui estaría actualmente en la ciudad de Caracas junto a su familia, donde se siente más seguro. Su vinculación con los círculos relacionados a Saab al parecer son gracias a su padre, Javier Uzcátegui Briceño, un merideño quien trabajó en Colombia para el primer gobierno de Carlos Andrés Pérez, como cónsul de Venezuela en Bogotá, donde habría generado los contactos que terminaron conectando a su hijo Santiago.

LEA TAMBIÉN Guaidó sobre Saab: «No hay intocables»

Tomando en cuenta la crisis humanitaria en Venezuela, las autoridades mexicanas autorizaron la salida de los 1.300 contenedores a Venezuela después de acordar una reparación express con los intermediarios capturados. Según el acuerdo ellos entregarán 3 millones de dólares que pasarían a las manos de la Agencia ONU para refugiados (ACNUR).

Pero el acuerdo también buscaba que los imputados no efectúen más pactos comerciales con el gobierno de Venezuela o terceros que se encuentren relacionados con el «envío y comercialización de despensas, alimentos o medicinas en aquel país, con motivo del programa CLAPS de Venezuela».

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de Álex Saab o similares.
Últimas Noticias: