Análisis

Las amenazas que emergen de la asociación entre Irán y Venezuela

286 Vistas
Las amenazas que emergen de la asociación entre Irán y Venezuela

La seguridad nacional de Estados Unidos -y la seguridad de la región en su conjunto- se ve mermada por el mayor poder e influencia de Irán en Venezuela.

Jorge Jraissati* | The National Review

Desde el otoño de 2020, he estado escribiendo sobre la creciente relación entre el régimen venezolano de Nicolás Maduro y la teocracia de Irán -antes encabezada por Hassan Rouhani, ahora por Ebrahim Raisi-.

En ese momento, expliqué cómo los iraníes estaban ayudando al régimen de Maduro a eludir las sanciones energéticas estadounidenses y cómo, a cambio, pedían un mayor control sobre la industria petrolera de Venezuela y otros de sus sectores económicos estratégicos clave.

Este mes, dos episodios han ilustrado la evolución de esta relación antiamericana y autoritaria. Estos casos también confirman que la seguridad nacional de Estados Unidos -y la seguridad de la región en su conjunto- se ve mermada por el mayor poder e influencia de Irán en Venezuela.

El primer episodio ocurrió en Buenos Aires, cuando el gobierno argentino incautó un avión de carga Boeing 747 venezolano. Según el ministro de seguridad argentino, Aníbal Fernández, el avión fue incautado porque su gobierno había recibido información de «agencias de inteligencia extranjeras» de que algunos miembros de la tripulación estaban vinculados a la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria de Irán. La Fuerza Quds está incluida en la lista de organizaciones terroristas del gobierno de Estados Unidos desde 2007. Por ello, el gobierno argentino confiscó los pasaportes de los 19 miembros de la tripulación, cinco de ellos de nacionalidad iraní.

Este avión es propiedad de Emtrasur, filial de la compañía aérea venezolana Conviasa, que actualmente está sancionada por la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Tesoro de Estados Unidos. Sin embargo, ahora se sabe que este Boeing 747 era antes propiedad de la iraní Mahan Air, una compañía sancionada por el gobierno de Estados Unidos por su supuesta cooperación con la Fuerza Quds y por transportar material militar en vuelos civiles.

LEA TAMBIÉN: Maduro inscribió a Venezuela en el «Eje de la Resistencia» de Irán contra EEUU e Israel

El segundo episodio relacionado con estos dos países se produjo en Venezuela, cuando llegó un petrolero iraní que transportaba aproximadamente un millón de barriles de crudo ligero para ser procesado en las refinerías venezolanas. En virtud de las sanciones estadounidenses, todas las empresas extranjeras tienen prohibido realizar este tipo de transacciones con el Estado venezolano y su compañía petrolera, PDVSA.

Sin embargo, a diferencia de nuestro primer informe sobre estas transacciones ilícitas en 2020, esta vez los envíos iraníes a Venezuela no fueron ocultados por las autoridades. De hecho, los medios de comunicación controlados por el Estado iraní informaron la semana pasada que este es su tercer envío a Venezuela en el último mes. Esto es una clara evidencia de que las sanciones energéticas norteamericanas tanto a Venezuela como a Irán no sólo no están funcionando, sino que ya ni siquiera son respetadas o temidas.

Y esta no es una situación exclusiva de estos dos regímenes. China también viola las sanciones estadounidenses sistemáticamente al comprar con descuento la mayor parte del suministro de petróleo iraní y venezolano. China lo hace a través de una serie de empresas fantasma sin ningún historial de comercio de petróleo. Estas empresas sirven de intermediarias entre estos países sancionados y el conglomerado petrolero estatal chino, la China National Petroleum Corporation. A través de este mecanismo, China está comprando la mayor parte del petróleo producido en Venezuela.

Toda esta situación demuestra que la política de sanciones de Estados Unidos no se ha manejado adecuadamente. Para ser efectivas, las sanciones tienen que ser controladas sistemáticamente, ajustadas activamente y aplicadas de manera oportuna y coordinada. De este modo, los responsables políticos pueden estar seguros de que las sanciones están sirviendo realmente a su objetivo político original. Si las sanciones no se aplican de esta manera, fracasan. Peor aún, producen consecuencias políticas, económicas y geopolíticas imprevistas.

20 años más de cooperación

En el caso concreto de Venezuela, los responsables políticos estadounidenses deberían haber reconocido que las sanciones estaban creando escasez de combustible en Venezuela (dada la mala gestión del sector petrolero del país y, por tanto, su colapsada producción nacional de combustible). Deberían haber visto entonces que esta situación estaba empujando a Venezuela a los brazos de Irán, ya que Teherán estaba ofreciendo una solución ilícita pero inmediata a la crisis de combustible de Caracas. Para evitar esto, el Tesoro de Estados Unidos debería haber emitido una exención a las sanciones: Una exención que permitiera a las empresas extranjeras vender combustible a Venezuela, o al menos participar en intercambios de petróleo por gas con PDVSA. Esta fue mi propuesta en octubre de 2020.

Sin embargo, esta política nunca se siguió. Como resultado, Irán tiene ahora un socio muy valioso en Sudamérica. De hecho, este mismo mes, los dos países han firmado una «hoja de ruta de cooperación» de 20 años de duración con el objetivo de reforzar los lazos en energía, ciencia y tecnología, entre otros sectores «estratégicos».

«La política exterior de la República Islámica de Irán siempre ha sido tener relaciones con países independientes, y Venezuela demostró que ha tenido una increíble resistencia contra las amenazas y sanciones de los enemigos y el imperialismo», dijo Raisi, sentado junto a Maduro.

«La experiencia exitosa de los dos países ha demostrado que la única manera de contrarrestar las fuertes presiones y la guerra híbrida de Estados Unidos es levantarse contra ella y resistir», dijo Raisi a Maduro.

En definitiva, se trata de una situación que tiene que ser seguida y abordada por el Departamento de Estado y el Consejo de Seguridad Nacional, porque si algo hay que aprender de la invasión rusa de Ucrania es que el autoritarismo está en alza, y no podemos quedarnos al margen y no hacer nada al respecto. Ahora es el momento de despertar y poner fin a dos décadas de recesión democrática.

 

* Director de ex alumnos de Students for Liberty, una ONG con más de 2.800 activistas por la libertad en 117 países. Su trabajo se centra en la creación de iniciativas de antiguos alumnos destinadas a promover la democracia liberal y el desarrollo económico. Jorge es también economista e investigador del IESE Business School.

Este artículo fue publicado por The National Review, con el título ‘Iran Is Increasing Its Influence in Venezuela. Watch Out, U.S.‘.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de Biden o similares.
Últimas Noticias: