Corrupción

Los secretos del general López-Calleja, el ex yerno de Raúl Castro

1.840 Vistas
Los secretos del general López-Calleja, el ex yerno de Raúl Castro

Una fuente de inteligencia del régimen cubano revela todo lo que hizo el recientemente fallecido general Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, para llegar a una posición de intocable hasta para Fidel Castro.

Jaime Garvett | Primer Informe

Con una oficina en el piso más selecto del ministerio de la Defensa de Cuba, un lugar en el buró político de la Revolución, decenas de propiedades de lujo dentro y fuera de la Isla, exclusivos negocios y una fortuna calculada en 9 billones de dólares en cuentas alrededor del mundo; la figura del general de división Luis Alberto Rodríguez López-Calleja nunca pasó desapercibida, aunque siempre trabajó bajo la sombra de Raúl Castro.

La noticia de su muerte el pasado viernes 1 de julio, fue un golpe sensible al status quo dominante en Cuba. López-Calleja ejercía como uno de los principales asesores presidenciales de Miguel Díaz-Canel, aunque ambos pertenecieran a corrientes separadas dentro del castrismo.

Este último puesto que ejerce en el gobierno cubano es un retrato de su accionar político. Detrás del poder fue donde López-Calleja encontró el mejor lugar para controlar uno de los hilos más rentables del sistema económico castrista, el Grupo de Administración Empresarial S.A. (GAESA).

A López-Calleja se le llegó a considerar como un posible sucesor de la presidencia que hoy está en manos de Díaz-Canel. Sin embargo ser el protegido de Raúl Castro le ayudó a estar siempre en la toma de las decisiones más importantes dentro del régimen.

Ahora, tras su muerte, un hermano que desde Europa maneja una clandestina flota cubana con negocios offshore y su hijo, quien es nieto y Jefe de Seguridad de Raúl Castro, serían los herederos directos de su legado dentro del castrismo. Sin embargo, ambos deberán luchar contra los enemigos que López-Calleja se fue ganando en su camino hacia la cima.

«Si te fijas, después que Raúl entrega todo y deja a Díaz-Canel, mira como Luis Alberto ( Rodríguez López-Calleja) fue poco a poco ascendiendo hasta que llegó al Buró Político, al Comité Central, a todo, estaba en la máxima nomenclatura. No fue presidente porque él no quiso, porque si por Raúl hubiese sido, Luis Alberto hubiera sido presidente de Cuba», dijo a Primer Informe un ex agente de la inteligencia cubana, que trabajó muy cerca de López-Calleja y dio declaraciones exclusivas para este reportaje, bajo condición de anónimato.

LEA TAMBIÉN: Murió el general que encabezó el mayor emporio económico del castrismo

El hombre nuevo que encantó a Raúl

Guillermo Rodríguez del Pozo, el padre de Luis Alberto Rodríguez López-Callejas es quien conecta a su hijo en los más altos círculos castristas. El viejo guerrillero venía de acompañar a Raúl y Fidel desde los días de Sierra Maestra y formaba parte del ala de gobierno que manejaba el hermano menor de los Castro.

«Luis se graduó en la Unión Soviética y estuvo en todas las escuelas más privilegiadas. Sin embargo él sobresalía porque era un muchacho rubio, ojos verdes, alto. Le gustaba mucho hacer ejercicio, tenía un cuerpo atlético. Comía sanamente y además era un tipo con muchos estudios, con carrera universitaria. Era el suspiro de todas las mujeres que pasaban», recuerda el exagente que trabajó en el círculo más cercano de López-Calleja durante más de 15 años.

Débora Castro, la hija de Raúl, se enamoró de López-Calleja y tanto ella como él se divorciaron de sus respectivos matrimonios para casarse. De esta forma López-Calleja oficializó la entrada al círculo familiar de los Castro.

Desde ese momento López-Calleja se convirtió en el zar. Tenía inflluencia dentro de la familia Castro por haberse casado con la hija mayor de Raúl, Débora Castro Espín, mamá de ‘Raulito’ y ‘Vilmita‘ quienes son los primeros nietos de Raúl. Además, las habilidades que fue mostrando cautivaron a Raúl, quien de inmediato le creó una oficina bajo su ala protectora.

La Quinta Sección del MinFAR, un órgano que comenzó a controlar las finanzas de las Fuerzas Armadas, fue creada para que la manejara López-Calleja. El despacho estaba situado en el cuarto piso del ministerio de la Fuerzas Armadas, ubicado frente a la Plaza de la Revolución, en La Habana.

Para resaltar la importancia de estar en el cuarto piso de ese edificio, el ex agente castrista lo ilustra así: «en el cuarto piso estaba el despacho de Raúl. También estaba la jaula Faraday, donde puedes hablar libremente, sólo se oyen los que están ahí adentro, para que no haya pinchazos ni haya nada. Fidel tenía una y Raúl tenía otra. En ese cuarto piso también está la oficina de Julio Casas y le crearon las oficinas a Luis Alberto, nadie más estaba en el cuarto piso».

Julio Casas Regueiro era el otro general que Raúl puso al lado de López-Calleja en la Quinta Sección del MinFAR.

Estando en esa instancia, López-Calleja propone fundar un ente que se encargue de generar dólares. Se dio cuenta de que el ministerio de las Fuerzas Armadas tenían una serie de industrias al borde de la obsolescencia, pero con una factura de primera en su construcción, y con marcas de equipos como SIEMENS o PHILLIPS.

Estas fábricas e industrias fueron integradas en el GAESA por López-Calleja. El consorcio se creó en Panamá con él como director general.

Nuestra fuente de inteligencia, cercano a los acontecimientos, cuenta que «ya en el año 1992, cuando ya yo estaba directamente allí con ellos, se facturaron casi mil millones de dólares con esas empresas. Sobretodo con las que tenían en África por la influencia que tenía Cuba en Angola y en los países de esa área. Había una muy importante que aún está hoy que es una inmobiliaria que ellos mantienen allá que les sigue dando muchísimo dinero».

Raúl Castro quedó encantado con el paso dado por su protegido. López-Calleja además le había prometido que el dinero que el GAESA generara se reinvertiría en el Ejército de Cuba y todos los gastos militares necesarios. Sin embargo eso nunca fue así.

«Normalmente yo estaba con él (Rodríguez López-Calleja) para todos lados. A él siempre le gustaba ir a Varadero los fines de semana porque acuérdate que todo lo que era el Grupo Gaviota. Esas eran todas las instalaciones del turismo militar, que se llamaba así antes. Esas pasaron a ser instalaciones para el turismo nacional pero seguían bajo la dirección del Grupo Gaviota que era un grupo de turismo que se creó paralelamente al Ministerio de Turismo Cubano y eso lo dirigía Julio Casas y Luis Alberto».

Pero el hombre fuerte era López-Calleja. Él fue quien convirtió al GAESA en un conglomerado monstruoso. Julio Casas era un oficial mucho mayor y estaba encargado de la retaguardia del ministerio de las Fuerzas Armadas.

López Calleja fue ficha de Raúl Castro hasta el final. Sólo hay que fijarse en como se mantuvo su ascenso aún en los últimos años. Se convirtió en miembro de la Asamblea Nacional con 61 años siendo el límite de 60 para ser legislador por un pueblo perdido en las entrañas de Cuba. El primer día en el Parlamento lo hicieron parte del Comité Central y al día siguiente ya era miembro del Buró Político.

Inmediatamente después fue ascendido a general. Aunque lo ascendió Díaz-Canel, el exagente castrista cree que se trataba de «una cosa de Raúl, porque Díaz-Canel en la nueva constitución es el único que puede hacer generales. Así que lo tuvo que hacer y ascenderlo porque no le quedaba más remedio. Él (López-Calleja) era una piedra dura en el zapato de Díaz-Canel».

LEA TAMBIÉN: Así es la vida de lujos de la nieta de Raúl Castro en Cuba

El respeto de Fidel

En este punto, López-Calleja se había convertido en intocable hasta para el mismo Fidel Castro. En vez de enviar todo el dinero a las Fuerzas Armadas, como prometió a Raúl, fue creando un entramado de compañías que generaban ingentes cantidades de dinero.

A discreción, López-Calleja enviaba una parte de las ganancias de GAESA a las Fuerzas Armadas y la otra parte para la ampliación de la red de empresas bajo su control. Además, el organismo estaba fuera del presupuesto nacional. Ni la Junta Central de Planificación del régimen cubano recibe dinero ni conoce las cuentas del GAESA.

Crearon una sociedad cerrada dentro del aparato delante de Fidel Castro, quien lo permitió y mantuvo las cuotas de poder y de negocios separadas.

«Luis siempre tuvo una visión ultra capitalista, era un tipo con una mente fuera completamente de las fronteras de lo que era la revolución, el socialismo y estas cosas. Era un hombre muy visionario con el capitalismo, él siempre lo decía donde quería porque además, ¿quién se iba a meter con él?. Él decía que las sociedades capitalistas eran eficientes porque les cobraban impuestos a la gente y porque reinvertía esos impuestos en donde tenía que hacerlo», recuerda la fuente cercana a López-Calleja.

El GAESA se convierte en un conglomerado internacional que produce millones de dólares y es López-Calleja quien decide dónde invertirlos. Existen reportes actuales sobre el levantamiento de dos nuevos hoteles gigantes de lujo total, pertenecientes al fallecido general cubano.

«Fíjate que aún estando Fidel en plena condición física, que no tenía nada, que estaba en el poder sin ninguna limitación de salud como después tuvo, Luis Alberto operaba libremente, ni Fidel se metía con él».

«Fidel lo respetaba porque el tipo era un genio. Luis Alberto se reía de hombres de Fidel como Carlos Laje o Pérez Roque y Fidel no decía nada. Nadie podía tocar a Luis Alberto», dice nuestra fuente.

«Esa es una de las cosas principales por las que López-Calleja creció, porque Luis no tenía el dedo de Fidel arriba de él».

Todo esto corrobora luego las acciones de Raúl Castro cuando asume la presidencia de Cuba. Inmediatamente que asumió el poder, todos los que estaban con Fidel fueron sustituidos. Laje, Pérez Roque y su equipo, fueron retirados de las posiciones de poder. A todos Raúl los veía como competencia para López-Calleja.

Dinero y muerte

Se cree que la fortuna amasada por Luis Alberto Rodríguez López-Calleja es cercana a los US$9 billones. La estimación la hace otro ex agente del régimen cubano radicado en Miami y que también habló con Primer Informe de forma anónima. Dice que ese monto sólo englobaría sus cuentas personales.

La ex mano derecha de López-Calleja, aseguró a este portal que para el año 1995 ya poseía US$2 billones en cuentas no relacionadas a las empresas.

«Esa era una de las cosas que yo atendía», explica el ex agente. «Yo atendía 2 o 3 personas, extranjeros que ya están muertos, eran dos españoles y un alemán. Ellos eran los que le proveían a él la posibilidad de tener las cuentas en el exterior».

«En Europa era más difícil, él tenía dinero en Malta, tenía dinero en España en el Banco Santander, las cuentas de Suiza que eran de Fidel pero él tenía dos también en Suiza de él y luego también se movieron muchas cosas para Irán, incluso oro y metales preciosos, porque se les cayó Gaddafi que era quien les hacía todas las transacciones con oro y diamantes a Fidel. Cuando se acabó Gadafi ellos buscaron la manera y lo hacían todo a través de Irán».

Aunque López-Calleja estaba sufriendo de un cáncer bastante avanzado, informes de inteligencia estadounidense revelaron que ya había superado lo peor. Sin embargo la segunda fuente de inteligencia con la que hicimos este artículo, aseguró que «ahí casi seguro hubo una conspiración para dejarlo morir rápido, porque López-Calleja no estaba tan grave para morir».

Raúl Castro, Julio Casas y López-Calleja se fumaban 4 cajetillas de cigarrillos al día. Solían compartir sus encuentros en el cuarto piso del Ministerio de la Defensa, con cigarros H. Human, una marca cubana. Estos los matizaban con abundantes tragos de alcohol. Ese ritmo le pasó factura a Casas que murió de una afección respiratoria, a López-Calleja que sufrió cáncer de pulmón y a Raúl quien dejó de fumar y tomar cuando después de una crisis, su médico le advirtió que debía parar porque le quedaban 24 horas de vida.

López-Calleja contaba con un equipo médico de alto nivel junto a él todo el día, por lo que resulta extraño que no lograron salvarlo. También llamó la atención la manera como fue anunciado pues apenas se conoció, los medios oficiales de la dictadura cubana lo hicieron público.

Últimamente López-Calleja aparecía con más frecuencia en público, incluso era un habitual en las comitivas internacionales de Cuba. Su salida de la estructura de poder de Cuba, podría considerarse más complicada de asumir que la muerte de Raúl Castro.

Además, la muerte de López-Calleja ocurre dentro de una extraña secuencia de muertes de altos militares cubanos que comenzaron el 11 de julio del año pasado. Por eso también la teoría de la conspiración para dejarlo morir puede tener peso. López-Calleja se hizo de muchos enemigos en su historia dentro de los más altos círculos de la dictadura castrista.

En el inicio de GAESA, López-Calleja se rodeó de un equipo incondicional. Pero en 1998 comenzaron los problemas con el personal de confianza cuando mandó a encarcelar a Héctor Argiles. Este era el director de las tiendas de recuperación de divisas. Luego, personal de la Contra Inteligencia Militar comenzó a enfrentarlo por sus malos tratos.

También se hizo de enemigos más poderosos pues eran los generales viejos que venían desde el inicio de la revolución. Después se creó más enemigos dentro del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros, que no eran militares y eran controlados por Fidel Castro.

Así, López-Calleja se fue haciendo de contrarios de peso que le fueron quedando hasta sus últimos días.

LEA TAMBIÉN: Cómo cortar el financiamiento a la dictadura de Díaz-Canel

La herencia política y económica

Luis Alberto Rodríguez López-Calleja tuvo 3 hermanos, dos hombres y una mujer. María Cristina, la hermana, se retiró a vivir a Miami. Mientras tanto, existe otro hermano llamado Guillermo Rodríguez López-Calleja, quien pudiera suceder a su hermano aunque quizás no como director de GAESA. Este hermano estaba en Grecia manejando todo lo relacionado a las compañías navieras de Cuba, todas en un entramado de firmas off-shore.

Nuestra fuente de inteligencia explicó que Guillermo Rodríguez López-Calleja «va a tener un peso específico en GAESA porque él locreó con su hermano y es el que llevaba todas las cuentas y las compañías en el exterior. Sabe mucho, era muy allegado al hermano y es posible que tenga toda la información que el hermano se llevó a la tumba».

López-Calleja se hizo de muchos contactos en países claves alrededor del mundo. En Francia, Chile, Argentina posee contactos importantísimos para el manejo de sus cuentas y bienes. Especialmente estos contactos pueden estar preparados para atender a la familia de López-Calleja tras su fallecimiento.

Con respecto a Venezuela, el general López-Calleja fue el encargado de asumir los contactos entre La Habana y Caracas cuando Nicolás Maduro asume la presidencia con Chávez enfermo. El alto funcionario cubano llevó absolutamente todas las relaciones con el gobierno madurista.

El otro que queda es Raúl Rodríguez, su hijo mayor. El nieto de Raúl Castro y también encargado de su seguridad personal, es otro que podría reclamar su espacio dentro de la cúpula política de la Isla.

Para el exfuncionario que conoció más de cerca el ámbito familiar de López-Calleja, con esta muerte, la familia «quedan muy mal, así como la familia de Raúl».

«Yo no creo que López-Calleja tenga ahora mismo un heredero. Creo que va a pasar lo mismo que hizo López-Calleja cuando Fidel salió por completo del juego y entró Raúl, va a haber una limpieza de todo lo que tenga que ver con él. Díaz-Canel va a limpiar todo lo que le estaba molestando y creándole una quinta columna», dice el ex agente.

Además, cree que los movimientos de Díaz-Canel serán decisivos pero a la vez muy sutiles pues Raúl Castro sigue con vida y aunque está enfermo, su influencia sigue siendo respetada en los altos mandos militares y civiles del comunismo cubano.

[email protected]

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras noticias de Venezuela y el mundo descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/primerinforme y dale click a +Unirme.

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de Castrismo o similares.
Últimas Noticias: